martes, 19 de febrero de 2019

LA PROPIEDAD INDÍGENA - CAPITULO II






LA PROPIEDAD INDÍGENA - CAPÍTULO II



La colonización planteó un problema social y económico de capital importancia: el de conjugar el respeto de la propiedad de la tierra cultivada por el indígena y su futuro acrecentamiento, en relación con el potencial económico y elevación del nivel de vida, con la implantación de una nueva agricultura de mayores rendimientos, mediante concesiones a la población europea e indígena emancipada. La primera disposición legislativa en relación con la propiedad indígena es el decreto de 1868, que afirma ser ``propiedad de los hijos del país las tierras que se cultivan al presente y el área de los solares que tengan ocupados con edificios dentro del casco de la población ´´. Los decretos de 1880, 1886 y 1896, al confirmar esta declaración, invocan leyes, títulos y libros de la Recopilación de Indias, precedente que vuelve a recordar el decreto de 1904. En él se afirma el derecho absoluto del Estado en ´´ todos los terrenos que no hayan pasado al dominio de los particulares.´´ En éstos se procedería, a medida que las circunstancias lo permitieran, a delimitar ´´ los terrenos propiedad de las tribus, poblados o grupos familiares, propiedad cuya naturaleza, extensión o modos de transmisión se regiría por los usos y costumbres, salvo disposiciones en contrario adoptadas por el poder público,´´ quedando sujeta a la aprobación
Judicial su transmisión a los no indígenas. En 1907 se ordena la forma en que se había de hacer la distribución de terrenos, sobre la base de núcleos de población, constituida por 20 familias, y en 1920 se precisa que la extensión sería de 2 Ha. Por individuo. De otra parte, en 1907 se dispone que, en lo futuro, la concesión de tierras se haría sobre la base de familias de seis miembros y con extensión de un solar para edificar, un cuarto de hectárea por el cultivo de frutos menores y 3 Ha. Para el cultivo mayor, admitiéndose también el acceso a la tierra de los extranjeros casados en la Isla. En 1930, a solicitud de los indígenas, se les hacen nuevas concesiones de tierra, con un máximo de 20 Ha. Y garantías de que no serían arrendadas ni transmitidas a europeos, disposición que se vuelve a repetir en leyes posteriores, y en 1944, por último se vuelve a reglamentar la propiedad indígena, que se divide en individual y colectiva. En relación con aquélla se fija un límite de 4 Ha. Para los indígenas no emancipados. En cuanto a la segunda, se considera como colectiva la propiedad comunal de los poblados, cooperativas, sindicatos y colonias agrícolas, así como las de los patrimonios familiares.
Tal es, brevemente enunciada, la legislación que hasta el momento presente ha regulado todo lo relativo al régimen de la propiedad indígena, el cual convertidas nuestras colonias en provincias españolas, ha de pasar por una fase de transición hasta la plena aplicación de la legislación peninsular. La administración española reconoció, pues, desde el comienzo de la colonización, los derechos del indígena a la propiedad individual y colectiva de la tierra, de lo que resulta la existencia en la Isla de una agricultura indígena y de un importante número de fincas, pequeñas o grandes, propiedad de bubis y fernandinos.

En 1928, el número de propietarios indígenas era el de 2.130; el de fincas, 2.681, con un total de 13.725 Ha. Y en 1940 había registradas 3.026 fincas, con una extensión de 14.871 Ha., siendo su extensión de 4,91 Ha. ( Estamos hablando de que en esa época la población bubi estaba calculada entre 15.000 y 20.000 personas, por lo que resulta que toda familia prácticamente era propietaria de una finca.)


domingo, 17 de febrero de 2019

LEYES SOBRE LA PROPIEDAD INDÍGENA- CAPÍTULO I




LEYES SOBRE PROPIEDAD INDÍGENA EN GUINEA ESPAÑOLA

La mentalidad colonizadora del Estado Español, hizo aplicar las Leyes de Indias en la región africana, con el ánimo de proteger al indígena del abuso y del engaño del europeo que en los primeros tiempos, presionaba la compra de venta de terrenos, pagando miserias al propietario nativo, o le hacía firmar documentos de venta en la ignorancia del perjudicado, tanto del valor de lo vendido como el desconocimiento de la propiedad, todavía muy primitiva en aquellos hombres que cuando llegaban a una zona del bosque, lo adaptaban a su agricultura hasta su agotamiento e iban a buscar otro terreno que igual que el primero carecía de dueño. Para todo ello España estableció dos categorías, el emancipado y el no emancipado, al primero en teoría, se le reconocían los mismos derechos que a cualquier español al segundo cualquier acción de propiedad, o arrendamiento debía ser velada por la Autoridad competente, para ello se creó el Patronato de Indígenas( Real decreto 11 julio 1924 y estatutos R.O. 17 julio 1928), que es quien daba la titulación de emancipado o la quitaba. . Que hacía falta para ser reconocido emancipado. Bien llevar una vida a la “europea” quiere decirse monógamo, ser bien visto por la iglesia o las autoridades locales, o de una forma directa, tener un título académico o estudios acreditados( saber leer y escribir), claro que ello conllevaba la aprobación de las Autoridades para pasar a esa etapa de emancipación. ( ver leyes 11 Julio 1904- 6 Agosto 1906- 17 Julio 1928- y el último 7 marzo 1952.)

Toda esa forma de protección farisea del nativo, fue desapareciendo y así en 1960, mucho antes de la independencia había desaparecido, pero se establecieron leyes injustas la principal la Orden 23 de Diciembre 1944, PROPIEDAD, aprueba reglamento concesiones B.O.,E. 1945, Capítulo III, De régimen especial de la propiedad inmobiliaria indígena. Sección Primera Artículo 24. En el que no se le puede conceder a un indígena NO EMANCIPADO, más de 4 hectáreas de terreno incluidas las que tenga de propiedad.

Basado en esta nefasta ley, que se hizo para evitar que el pequeño agricultor de huerta, al acudir a subasta pública no se hipotecara con los impuestos y obligaciones que contraía al adquirir propiedades cuyos reglamentos ignoraba, dada su escasa formación, máxime cuando además las concesiones de terreno obligaban al adjudicatario a plantarlas en su totalidad, antes de un plamo máximo de cinco añoss, por lo que muchos agricultores nativos al no tener medios económicos no finalizaban su desforestación y plantación de la finca adjudicada y perdían no solo la finca, sino su esfuerzo y su inversión. La ley SI. aceptaba todo tipo de concesión al indígena EMANCIPADO, cuya instrucción le permitía saber en que “terreno se metía”, todo ello ha hecho el CLARO SOFISMA, que en la mayoría de libros leídos sobre este tema, tanto escritos por europeos y básicamente por nativos, dicen que a los indígenas les estaba vetada la propiedad inmobiliaria a partir de cuatro hectáreas, cuando saben incluso muchos que han escrito, que sus familias tenían propiedades mayores de cien hectáreas
En este resumen de las leyes sobre propiedad indígena y para evitar su extensión, se suprimen los trámites de derechos reales, inscripción y reclamación que son idénticos para propietarios indígenas que no nativos, no obstante como prólogo copio literalmente que en el apartado III titulado La propiedad indígena y el régimen de concesiones hace Manuel de Teran en su libro Síntesis Geográfica de Fernando Poo editado en 1962. titulado .

CONTINUARÁ

viernes, 9 de noviembre de 2018

RESUMEN HISTÓRICO DE GUINEA ECUATORIAL ÚLTIMA PARTE



                                               La foto no es mía , que me perdone su magnífico autor



TERCERA Y ÚLTIMA PARTE-resumen histórico de GUINEA ECUATORIAL 


Aunque la llegada del hombre a la Isla, no se puede fechar, si se puede afirmar por las excavaciones efectuadas, principalmente en
la playa de Carboneras y por la cerámica encontrada en Timbabé, que hace dos mil años, ya existían agricultores en la zona.

El historiador Tessman, cuenta que en las costas cercanas un hijo cometió incesto, y tuvo que huir llegando a la Isla, donde renegando de su condición de continentales, inició una nueva raza que para diferenciarse de las otras, se marcó la cara con cicatrices largas (Biahó). Se supone que de estos descendientes los primeros habitaron en Eoko poblado cercano a Concepción en el camino de Riasaaka y hasta para distinguir estos primeros pobladores y familias del resto, las cicatrices que se marcaron el la cara, se hicieron en vertical y al resto de las tribus de la Isla, llevan las señales en horizontal.

Por otra parte durante la vigencia de la ciudad de Clarence, los ingleses comprobaron que algunos poblados de la parte Sur de la Isla, o los de la parte Este con el Oeste, tenían dificultades para entenderse lo que es prueba de su diferente punto de partida para su llegada a la Isla. Eso pasa actualmente en que hay dos bubis diferentes entre Norte y Sur como sucede en España entre distintas regiones.

Otra tradición cuenta que huyendo del mal trato de su marido, llegó a la Isla una mujer embarazada procedente de la costa cercana de Victoria, y que esta mujer en la isla, dio a luz de dos hijos, niño y niña, y de que la unión de estos se formó el primer poblado en la zona de Ureka o cercanías. No parece tan verosímil, aunque la verdad que pese a la dictadura de los hombres, la Gran Madre Bisila tiene arraigo importante en el país, y tanto es así que celebran el día de la Virgen de Bisila, como sucedáneo de sus creencias traspasadas a la Iglesia Católica.

En un libro de notas de Francisco de las Barras de Aragón de 1929, habla del viajero Zingraff y de las tribus dualas que llegaron a Fernando Poo, según Frobenius en unas cuevas de Senegal se encuentran armas de cobre, vasos de barro pintados de rojo, que demuestran la influencia mediterránea en esa zona de Guinea, donde llegan los indicios por dos empujes, el náutico y el terrestre procedente del mar Rojo y la Península arábiga, pruebas de ello es que cuando los ingleses llegaron a Benin descubrieron la costumbre de revestir los muros de latón de sus habitantes.        


Podría seguir ampliando la información, pero cada día tengo menos ganas de hurgar en la historia y me baso en textos ya escritos por mi en otra época.


Algete  6 de Noviembre de 2018

Fernando García Gimeno

miércoles, 7 de noviembre de 2018

RESUMEN HISTÓRICO DE GUINEA ECUATORIAL. SEGUNDA PARTE



RESUMEN HISTÓRICO GUINEA ECUATORIAL SEGUNDA PARTE



SEGUNDA PARTE


La isla de Fernando Poo, de 2.017 km2, es la mayor de las islas de los Territorios de Guinea, teniendo unos 70 Kms. de largo por 32 de ancho.

Descubierta por los hidalgos portugueses Fernán do Poo y López González, a quien el rey Juan II de Portugal había cedido los posibles descubrimientos al sur de Sierra Leona. Pero curiosamente pese a ser aguas muy navegadas incluso por naves españolas que recalaban en Nigeria, nadie había dado con esta isla, cuyo pico de más de 3.000 metros se divisa a mucha distancia. Tal impacto emocional causó a sus descubridores que quisieron bautizarla como Formosa, pero al final primó el nombre de uno de los descubridores para la isla, y El cabo del continente cercano lo llamarían López en honor del otro.

Una tradición estima que los bubis proceden de la ciudad de Vitoria, en la costa del Camerún, donde existía un lazareto en una pequeña isla, que se divisa desde las costas de Fernando Poo, concretamente desde la playa de Bakake, sitio que parece recalaban mucho los piratas para intentar capturar esclavos, o proveerse de abundante agua; por eso, un poblado cercano se llama Baho, que significa comida o bebida en bubi, ya que utilizan el mismo verbo para los dos conceptos. Lo que sí es seguro de que hubo varias oleadas de migración, y no todos venían de la misma zona. Uno de los clanes los bareka veneran las piedras donde desembarcó su caudillo Muametó, los baabba llegaron por Bilélipa, los bateé dicen que su jefe Ripecha procedía del Camerún cercano. Riolí desembarcó con los basakato en Basakato del Oeste, y se presume que los ureka llegaron desde la Isla portuguesa de Príncipe, de donde parece que esporádicamente han ido llegando esclavos huidos. 

Los menhires de Moka, pertenecen a la migración baelá. Los portugueses en sus crónicas del siglo XV hablan de los grandes cayucos bubis, se presume que en aquella época se incrementaron las llegadas de gente, como los batete que en las costas cercanas tenían una lengua muy similar. No está muy claro de donde procede el origen de la palabra que define a los habitantes de la Isla, los bubis, si viene de boobe (hombre) o de bubí que significa pescador, al fin y al cabo vinieron por mar, y por eso la fiesta del Cayuco es una de las más importantes de la Isla. La primera embarcación (cayuco) que arribó a las playas se quedó como testimonio en Ureka, y con el tiempo a medida que se pudría se construía un nuevo cayuco con madera cortada del bosque sagrado, que previamente se había seleccionado con permiso del rey de Moka. En esa embarcación, se clavaba un trozo de madera del antiguo con ceremonias de botadura muy sagradas. Esa zona de Ureka a Moka hoy en día sigue sin carreteras ni caminos, son simples sendas que la exuberante vegetación desafía al afilado machete para que se abra paso bajo sus ramajes, tal vez por eso los habitantes del poblado de San Antonio de Ureka son amables, cariñosos, hospitalarios, en fin que todavía no han sido “polucionados” por la malas costumbres de la llamada civilización.   


RESUMEN HISTÓRICO DE GUINEA ECUATORIAL




ANTECEDENTES HISTÓRICOS
DE GUINEA ECUATORIAl

PRIMERA PARTE

Se supone que ya los cartagineses, pudieron haber llegado a la Isla, pues un faraón egipcio encargó al cartaginés Hanno o Hannon, según cuenta Herodoto dar la vuelta a África, cosa que hizo en tres años, con treinta naves y un ejercito que le apoyaba desde la Costa, calculado en treinta mil hombres. Se habla de que llegaron frente a un volcán en erupción que podría ser el monte Camerún, y de una isla con peludos salvajes ( pudieron ser monos grandes o gorilas), y de haber capturado tres hembras y debido a su resistencia las tuvieron que matar, claro si eran monos o gorilas no me extraña. ( No creo que en aquel entonces hubiera discotecas y los gorilas fueran los guardaespaldas de estos establecimientos)También la pequeña isla podría haber sido Corisco, y los gorilas que hubieran llegado de la cercana costa donde abundaban mucho en esa época. La  Isla de Corisco situada frente de la desembocadura del río Muni de tan solo seis kilómetros de largo por cinco de ancho, fue enclave importante para el negocio de esclavos, ya que al estar separada del Continente pero muy cercana, era fácil de defender y servía de almacén para la trata efectuada por los portugueses y en 1642 cuando Portugal luchaba por su independencia contra España, los holandeses establecieron el depósito de su cargamento humano, que obtenían entre el río Camarones y Cabo López. Se tiene constancia que diversos animales salvajes propios de la costa vecina incluido cocodrilos llegaron encima de troncos de árboles, que las corrientes marinas hacían embarrancar en Corisco.

En todos estos viajes de la antigüedad se habla de Libia, pero no es la Libia que conocemos actualmente, ya que la Libia de esos relatos llega hasta el cuerno de África, y por otra parte habla de ríos llenos de cocodrilos, hipopótamos y otras especies en demasía, y aunque la regresión de la sábana africana haya sido mucha, es difícil imaginar que hayan existido estos animales en la actual Libia. En las mapas de Eratóstenes y Estrabón, se ve que Libia llega hasta Zanzíbar.

Platón Solon en la Atlántida hablaba de una palmera que daba alimento, vestido y bebida, ( Parece un cerdo vegetal se aprovecha todo) efectivamente la Helaseis Guineensis propia de Guinea, da aceite, fibra vegetal para tejer y hacer techo de viviendas y vino de palma o topé( ba-u, en bubi), una especie de aguardiente.

No hay que olvidar que el pueblo normando conquistó Canarias en 1400, y es probable que sus naves, bien por tempestades, por deseo de conquista o comercio, bajaran hasta el Golfo de Biafra, o por lo menos exploraran las costa cercanas hasta Cabo Blanco.  

viernes, 2 de noviembre de 2018

YO TENÍA UNA CASA EN ÁFRICA



YO TENÍA UNA CASA EN ÁFRICA



Yo tenía una casa en África, que no tenía puertas
Entraban siempre amigos no tenía enemigos
Rodeada de palmeras, mangos y huertas
Se oían los cantos de los hombres de las aves los trinos

Desconocía la envidia, el odio, el valor del dinero
Tenía lo deseable, amaba a todos, no gastaba casi nada
No me costaba expresar mi pensamiento sincero,
Iba donde quería, todas parte me parecía tierra amada.

Con un anzuelo y un nylon, pescaba lo que quería
La caza caía con una simple escopeta de perdigones
Cogía una palometa, un colorado con alegría
En mi zurrón ardillas y hermosos gorriones

Para jugar a futbol, servía  la playa o la calle
de balón hasta una bola de fuerte trapo
de portería, unas piedras o cualquier detalle,
el momento, a cualquier hora, en cualquier rato.

Mis amigos, negros, blancos, de todos colores
para jugar allá todos éramos compañeros
no teníamos en nuestro trato temores
y despreciábamos a los pendencieros.

Por una mala y estúpida gestión política
Tuvimos que salir de aquellas tierras
De una forma vergonzosa y crítica
Lo que se dice por piernas.

Creo que perdimos las dos partes según parece
Ahora hay más injusticia y abuso del poder,,
El desorden  y peligro crece
Y lo que nos falta por ver.


Fernando García Gimeno

Algete   2 de noviembre 2018     - segunda versión del verso

  
  
 
 

jueves, 18 de octubre de 2018

GUINEA ECUATORIAL - CUARTO Y ÚLTIMO CAPÍTULO










GUINEA ECUATORIAL.- CUARTO Y ÚLTIMO CAPÍTULO

Como complemento de la población, estuvo el blanco, compuesto básicamente de españoles, algún francés, sirio y libaneses en el comercio. En la agricultura en la Isla predominaban los catalanes en la madera en el Continente los vascos. Claro que en el momento de la Independencia los blancos fueron apartados, expulsados, maltratados , pese a que han seguido manteniendo el Centro Cultural Español y alguna ayuda a ese gobierno nefasto.
Resumiendo este escrito, diremos que la Manzana de Oro, La Suiza africana, se perdió por incompetencia de nuestra diplomacia y la lucha en el Gobierno de Franco de dos tendencias dispares, de las que no ganó ninguna de las dos. 
Firmado _ Un negro pasado por lejía (un blanco). Fernando el Africano
Barcelona a 15 de octubre de 2018.