lunes, 25 de abril de 2016

ÑANGÜE











ÑANGÜE

Que es ñangüe lo explica muy bien don Carlos Echegaray en su volumen I de Filología titulado Estudios Guineos.
La palabra viene del cubanismo Ñañigo o ñagüio , sociedad folklórica fernandina, que toma el nombre de los mascarones (mamarrachos) que constituyen el elemento principal de los bailes. Según la mayoría de opiniones, procede de Cuba y su remembranza de los ñáñigos. También en Fernando Poo se les llama Ñankues.La forma ñangüe parece más próxima al cubanismo descrito como el negro vestido de mamarracho o arlequín que el día de Reyes, anda por las  calles dando brincos y haciendo piruetas, algunas veces con un muñeco de la misma figura y nombre.
MI COMENTARIO
En la zona de Nigeria y Benin, es habitual en las grandes fiestas aparecer el bailarín ñangüe, cubierto de cintas de colores vivos y pequeños espejos, que dicen reflejan el espíritu de algún antepasado, y a veces la misma alma del bailarín que sale de su cuerpo para dar agilidad a su danza, tanto es así, que pueden pasarse muchas horas sin interrumpir sus giros y cabriolas. Durante las fiestas de Navidad en Fernando Poo, parece como si tan siquiera fueran a dormir, ya que a todas horas se les ve en su ronda, para bailar en la casa de sus amigos y celebrar ese acontecimiento cristiano que han incorporado a sus propias creencias.


Fernandoelafricano.blogspot.com 

sábado, 23 de abril de 2016

CUENTO BUJEBA ÚLTIMA PARTE




Se reunieron para los preparativos de la boda, el Tortuga dijo: Suegro Arco Iris,
 yo tengo prohibido ser enterrado en otro pueblo ajeno al mío.  
El Arco Iris respondió: Sobre eso no habrá disputa. El Tortuga prosiguió:
Mira si yo muero aquí, tú me cargarás y acompañarás mi cadáver a mi pueblo,
mis hijos me enterrarán en mi tumba, que está debajo de la cama en mi Casa
 de la Palabra. Dormiré en la sepultura tres días y resucitaré; pero si me
entierran en pueblo ajeno no podré resucitar. El Arco Iris contestó, está bien.
El Tortuga entró con la mujer a dormir en casa y dijo: Me duele la barriga.
La mujer preparó calá (picante medicinal) , cogió nvule(purgante) y se fue con el Tortuga al río, el Tortuga se puso supositorios de calá, se volvieron el el Tortuga
seguía como antes.
Pasaron unos días y el Tortuga se metió dentro del caparazón como si hubiera
muerto. Las gentes del pueblo empezaron a llorar:
El Tortuga ha muerto, ¡ oh! Y el Arco Iris habló con sus hijos y dijo:
Haced angarillas, cargad al Tortuga, idos con él a su pueblo, porque no puede ser enterrado  aquí.
Los hijos cogieron el cadáver del Tortuga, lo montaron en las angarillas y cargaron
 con él; todas las hijas del Arco Iris terminaron por ir al pueblo del Tortuga, y con él marcharon a su pueblo.
Llegaron con el cadáver del Tortuga, los hijos del Tortuga cavaron la sepultura debajo de la cama ty enterraron al Tortuga. A los cuatro días llegó el Cu (rata) y los hijos del Tortuga dijeron: Cu ,cava el agujero; durmieron y al día siguiente el Tortuga comenzó
 a moverse dentro de la sepultura, salió arriba y las gentes se alegraron exclamando:
El Tortuga resucitó, y el Arco Iris quedó admirado y dijo:
¿Que hechizo tiene esa persona? Y el Tortuga llamó a todos los hijos de los animales y dijo:
Suegro Arco Iris, reparte las mujeres, y el Arco Iris dijo:
Elefante, esta es tu mujer, Buey, está es tu mujer, Antílope, esta es la tuya.
Todos los animales acabaron por tomar a sus mujeres, y el Tortuga casó con la suya.
El Arco Iris dijo, voy a volverme, y los animales guisaron comidas para dar al Arco Iris, y él acabó de comer para marcharse a su pueblo.
El Tortuga dijo: Hermanos vosotros me despreciáis, si yo no hubiera ido al pueblo de Arco Iris, ¿ Os hubierais casado con vuestra mujer y el Arco Iris dijo: El Tortuga es el más firme de toda la familia de animales.
Leyendas y Cuentos Bujebas  de la Guinea Española, editado en el libro del mismo noviembre  (año 1956) escrito por Arcadio de Larrea y Carlos Echegaray .

Fernandoelafricano.blogspot.com

 


CUENTO BUJEBA-1º PARTE





LA BODA DE LA HIJA DEL ARCO IRIS

Los hijos de los animales vivían en la tierra y el Arco Iris en el cielo.
El arco Iris llegó donde estaba el Elefante y le dijo:
Elefante, soy forastero tuyo, dame dote, tengo dos hijas solteras.
El Elefante respondió: Está bien y le dio la dote. El Arco Iris dijo:
Yerno mío Elefante, yo me voy, tú sígueme.
Contestó el Elefante, yo te seguiré dentro de cuatro días.
El Arco Iris subió al cielo, se quedó allí, y el Elefante no subió porque
no acertaba a  tener idea, de cómo subiría al cielo.
El Arco Iris terminó de coger las dotes de todos los animales, porque
 ninguno podía seguirle al cielo.
Y el Arco Iris bajó su último viaje para ir al pueblo del Tortuga, llegó y dijo:
Tortuga, dame dote; yo tengo hija soltera, y el Tortuga le dio la dote.
Las mujeres del Tortuga le guisaron mpan( especie de espárragos) y fueron
A dejar los mpan arriba en casa del Arco Iris.
El Arcos Iris empezó a comer, dijo: Yerno Tortuga, esta comida me gusta.
Y el Tortuga dijo: Mujeres mías, coged renuevos (brotes) de espárrago
Y el Arco Irís se los llevará.
El Tortuga continuó: Suegro Arco Iris, tú marchas con estos renuevos, déjalos
en la entrada del pueblo, y pasados tres días iré con todas las mujeres,
Y luego te seguiré a los cuatro días.
El Arco Iris respondió: De acuerdo. El Tortuga se despidió de sus hijos y de
Sus mujeres, diciendo, voy a los pueblos del Arco Iris.
Él había hablado al Arco Iris sin que éste comprendiera sus intenciones, y se metió dentro de la carga de mpan.
El Arco Iris subió para ir al cielo, llegó a la entrada del pueblo, y se sentó con sus
hijos y sus mujeres, empezó a darles noticias del viaje y durmió tres días.  
El Tortuga salió del interior de la carga, empezó a andar, rodeó para mirar con detenimiento las señales del bosque, fue andando hasta el pueblo, entró en la
 Casa de la Palabra del Arco Iris, saludó a sus hijos y a todas las gentes del pueblo.
El Tortuga dijo:
Con que tú viniste a edificar un pueblo en el que fue mío, donde yo nací. El
primer hijo se llamó Ntung Pfulí; el árbol que estaba en el monte ese está
 derribado; Ntung Pfulí lo agujereó para matar pale (un roedor) , en el río de
 abajo mis mujeres pescaron mucho, aunque no cogieron más pescado que ñan
 (raya eléctrica).
Y terminó por darle muchas señales de las cosas  y el Arco Iris quedó admirado
 y dijo: ¡Oh! ¿Con que éste es el pueblo antiguo de Tortuga? El Arco Iris llamó a
 su hija mayor , y le dijo: El Tortuga ha llegado. La mujer cogió la escoba,
marchó a barrer la casa y llamó al Tortuga diciendo:  Ven para ir a la casa.
Las mujeres guisaron comida, convidaron al Tortuga y el Arco Iris cogió los
 mpan y los empezó a repartir con sus mujeres. El Arco Iris estaba extrañado del Tortuga, porque ningún animal había podido tener idea de cómo había llegado

al pueblo del Arco Iris y el Tortuga había llegado.


miércoles, 20 de abril de 2016

ALGUNAS LEYENDAS DEL ORIGEN DE LOS BUBIS- ÚLTIMA PARTE









ALGUNAS LEYENDAS DEL ORIGEN DE LOS BUBIS ÚLTIMA PARTE

La siguiente expedición de los Basakato salvaron los collados que hay
 entre las bahías de Concepción y San Carlos y fueron a establecerse al
 Norte de esta última bahía. Otros siguiendo su camino toparon con la
Gran Caldera del Sur, donde nace el río Tudela denominado en bubi Ole.
 Para vadearlo les costó quince días enteros, según contaron algunos ancianos.
 Estos son los llamados batete y bokoko. Los bareka  se establecieron en el
 mismo lugar donde tomaron tierra en el punto más meridional de la isla.

Los primeros que vinieron a la isla parece ser fueron los baney y los basuala
 y los postreros los batete y bokoko. Esta aserción no carece de fundamento
 porque según cuentan los primitivos batete que fueron los que actualmente
 se llaman batoikoppo, baloeri basupú  banapá basilé y bariabebola, al
 abandonar su primera morada en la Isla que fue el territorio de Batete
 en la bahía de San Carlos y venir todos al Besé del actual Basupú del Oeste,
 encontraron este lugar habitado por los baney y basuala. El Besé de Basupú
 estaba en una planicie o meseta que se halla en una de las muchas lomas
 occidentales que se desprenden del pico de Santa Isabel y en la cual tiene
 sus fuentes el río Apú que pasa a veinte minutos al Este de la Misión
 metodista de Botenós. Además porque el dialecto que hablan los baney
 y basuala es el bubi que menos se parece a las lenguas habladas en la vecina
 costa. En el bubi de los batete y borikoko hay muchísimas palabras idénticas
 o parecidas a las lenguas kombe y benga, todo lo cual prueba que los bátete
 y bokoko tuvieron próximo y largo el contacto con los ndowe y fueron los
 últimos que entraron en Fernando Póo.

A continuación ponemos los distritos bubis de la isla con sus propios nombres
 según se nombran en el Norte o en el Sur.  De aquí se vendrá en conocimiento
 de cuán equivocados hemos estado los que no somos bubis en dar iguales
 nombres a los bubis de los diferentes distritos y a los mismos distritos.

Nombre de los Distritos

Español                Norte                    Sur
_____________________________
Biapa                  Riappa                  Riabba
Bantabari           Intabari                 Rintabari
Bilélipa             Boeppa                  Boeppa
Ban                   Rahu                      Rahu
Bakake             Boake                    Boake
Bariobe            Iriaobe                   Ririaobe
Basuala            Usuala                   Risuala
Baney              Oney                      Oney
Rebola             Rebola                   Rebola
Basapo            Isapo                      Risapo
Basilé             Osilé                      Osilé
Banapá           Onapá                    Onapá
Basupú           Isupú                     Risupú
Toplapa          Otoikoppo             Otoikoppo
Basakato        Isakato                   Risakato
Boloko           Boloko                   Moloko
Ombori          Ombori                  Ombori
Balachá         Oelachálachá          Oelachálachá
Batete            Obotehé                 Omotehé
Bokoko         Obóhókò                Omòhókò
Ureka            Uréka                     Ureka


Fernandoelafricano.blogspot.com 

ALGUNAS LEYENDAS DEL ORIGEN DE LOS BUBIS




Algunas leyendas del origen de los bubis
                   y sus costumbres     - Primera parte           


Como ratón de la historia sobre Guinea, me puse a penetrar en ese fondo
 de sabiduría que es la fenecida revista de los Claretianos, La Guinea
 Española y encontré unos artículos firmados con el seudónimo
Mosamoanda en 1918, y con tal que no se pierden en los recovecos
 de las bibliotecas los aireo en este resumen de los mismos que inicio.
 Se supone que el seudónimo corresponde a un misionero español, ya que
 en el escrito reconoce que no es bubi y los únicos que aparte de los bubis
 dominaban esta lengua y su historia, eran los Misioneros.  

Aunque está acreditado que no todos los bubis vinieron de la misma zona
 e incluso eran de tribus distintas, los primeros vinieron de las costas
cercanas, otros eran esclavos huidos de Angola y Santo Tomé.

En su teoría  confirma que los bubis forman parte del grupo Bantú y
 que estuvieron acampados en las riberas del río Ntem o Campo.
Según cuentan los viejos bubis en esos parajes vivieron muchos años
 hasta que invadidos de otras tribus guerreras se convirtieron en esclavos
 de estas y para evitar su servidumbre resolvieron abandonar aquellas tierras
 por mar y para lograrlo lo planificaron por grupos de noche y en diversas
 épocas.
 La visión del pico de Santa Isabel desde sus costas en días claros les animó
 a iniciar el corte de árboles gigantescos con cuyos troncos fabricaban
seguros cayucos en los que pensaban llegar a esas tierras de promisión.
 Empleaban grandes hojas de palma como velas y con poderosos remos de
 madera  les permitía que al amanecer ya estuvieran lejos de esas tierras
donde se  sentían prisioneros. Dos días completos ayudados por las
 corrientes marinas les permitían llegar a tierras fernandinas por Punta
Santiago cerca de Ureka, de allí unas giraban al norte y otros al Oeste,
 al norte fueron los biabba, basakato, baloketo, bantabari, bieleleppa,
bahau, bakake y bariaobe. Los que se dirigieron al Oeste fueron los
 babiaomo, balachalachá, batete, bokoko y bareka.

Los biabba fueron los primeros que pisaron tierra fernandina en la
 ensenada formada entre las puntas de la Soledad y Salvador y para
evitar enfrentamientos se subieron inmediatamente a la meseta o planicie
 de Moka que los bubis dan el nombre de Riamba, Riabba o Riappa,

según los distritos y se asentaron definitivamente en esos lugares descritos. 

sábado, 19 de marzo de 2016

EL BALONCESTO EN GUINEA 2º Y ÚLTIMA PARTE










LA HISTORIA DEL BALONCESTO EN GUINEA ÚLTIMA PARTE


En pocos meses, pudimos empezar a jugar partidos, y llegaron refuerzos como Gerardo Jones que había jugado en equipos importantes en Barcelona, así mismo a veces jugaba Armando Balboa y otros insignes de Guinea. Llegó otra figura que destacaba como Luis Maho, aquello ya tenía otro aspecto. Empezaron a llegar los de la OJE, con un Pezzi para organizar el baloncesto, salían nuevos jugadores como Davies.

La primera vez que vi un balón con válvula fue jugando contra el destructor americano que recaló en Santa Isabel, el Jonas Ingram, según leo en la foto que tengo y se observa en su camiseta. Nos regalaron un balón y una bomba para hincharlo. Hasta entonces los adquiríamos en la armería Heredia y dada la cinta de cierre, quedaban algo deformados, más se parecían a un huevo que a una naranja.

Nos visitó por primera vez un equipo de europeos que jugaba en una Liga en Duala, el equipo se llamaba Paralelle 4, perdimos pero aprendimos y nos reforzamos para devolver la visita. Hasta el año 1964 que me vine ya habíamos jugado tres partidos en Duala con dos victorias.

Cuando tomé la iniciativa de organizar y consolidar el baloncesto en Guinea, tuve clara la idea de que para mi no existían blancos ni negros, todos éramos compañeros y paisanos de aquel territorio. En el futbol lo tenían planteado como Liga de blancos y emancipados y Liga de negros, casi siempre como equipos de poblados, Rebola, Baney etc. Así que hicimos equipos mixtos desde el principio y les pusimos nombres clásicos: Huracán, Juventud etc.

Recuerdo que la primera vez que fuimos en 1960, que ya era independiente Camerún, nos manifestaron que ellos era un Club privado y para evitar roces con la población nativa no incorporaban ni deseaban encuentros con gente de color. Dado que en mi equipo en aquel entonces jugaban tres negros, Gerardo, Molongua y un atlético camerunés llamado Piau, les manifesté que el capitán del equipo era Gerardo Jones (cuando en realidad era yo) y que por lo tanto necesariamente debían admitir en su Club privado a orillas del río Wuri los jugadores nativos de Guinea. El equipo estaba formado por Amorós, García, Jones, Piau, Suarez, Varona, Molongua y Sánchez Mota.

Los equipos femeninos funcionaban igualmente viento en popa, al que menos entrenaba era el Colegio de Basilé, al que solo podía subir una vez por semana y fallaba de vez en cuando. En mi ausencia la madre Sor Manuela Ariza, (Con la que me sigo carteando después de 50 años), les hacia efectuar los mismos entrenamientos que observaba yo les hacia.

En el Orfanato destacaba Pilar Lahesa, una mulata que fue reina de los Juegos Florales de Santa Isabel, en la década de los 60, y que pese a residir en Costa de Marfil, sigo carteándome con ella.

En 1964, dado que mi intención era venir de vacaciones a la Península y si podía quedarme, fui dejando toda la organización en manos de la OJE especialmente de Pezzi. Por cierto que cuando llegó la OJE con el señor Trujillo al frente, el gobernador le pidió que organizara un festival deportivo y como él no estaba al corriente, me pidió que le organizara yo la parte puramente deportiva, así lo hice. Fue un triunfo, y a los pocos días a él le dieron una medalla por ello (y eso que cobraba) y yo quedé en el olvido. (Razón, yo no cobraba) - Así es la vida_.

Debo dejar constancia de las ayudas especiales de Gabino Molongua, Gerardo Jones y Luis Maho, y Carlos Suarez y Julio Amorós.



viernes, 18 de marzo de 2016

EL BALONCESTO EN GUINEA- 1ª PARTE













La historia del baloncesto en Guinea Ecuatorial


En el año 1955, fui a ver al cine Jardín una película que se llamaba Campeones de Ébano, era la historia de los Globers Troters, en la que su pivot Tatum, efectuaba maravillas hasta con su sombrero. Nunca había visto yo jugar a baloncesto, ni tan siquiera me constaba su existencia, pero me impresionó tanto que decidí practicar aquel juego, en un país que entonces no había ni pista, ni balones.

Mi primer trabajo fue conseguir la dirección de la Federación Española, y no recuerdo como la conseguí pero recuerdo que su presidente se llamaba Pons de apellido. Así que le envié un escrito supongo que convincente explicando que deseaba organizar el baloncesto en aquellas tierras y para ello mi primera necesidad era conocer su reglamento y sus tácticas, así como ver la forma de entrenar a un equipo.

Tuvo la santa paciencia de enviarme el reglamento, las dimensiones y normas del campo y canastas. Volví a escribirle manifestándole que como me trasladaba en pocos meses a Barcelona de vacaciones, si podía ver como entrenaba algún equipo en esta ciudad. Me contestó enviándome una carta de presentación para el Club de Futbol Barcelona (Del que yo ya era socio) y la inscripción de entrenador nacional que entonces se podía efectuar por correspondencia. Hice algunos meses los ejercicios para la titulación, pero me absorbió el ingente trabajo de organizar el baloncesto en la Isla.

En mis vacaciones de 1956, visité al Barsa, me facilitaron asistir a los entrenamientos de su equipo de baloncesto y efectuarle algunas preguntas a su entrenador, que entonces era extranjero. Algo aprendí de lo que no sabía nada.

Al regresar a Santa Isabel, visité al delegado de deportes de Fernando Poo, Quintana,un canario muy simpático que era el jefe del negociado de Industria en la Isla, le pareció bien la idea y me dio carta blanca no solo para el baloncesto, sino también para el atletismo, según consta en un carnet de la Delegación Colonial de Deportes, por el nombramiento 3.362, se me nombra Delegado de Deportes y como me parecía muy fuerte tener dos cargos, hice que nombraran delegado de atletismo a mi hermano Salvador, del que igualmente conservo el nombramiento.

El siguiente paso fue convencer a mi amigo Ruperto González, constructor para que me hiciera una pista de baloncesto en el estadio de Santa Isabel, así mismo Quintana se encargó de hacer con las medidas aconsejadas tres pistas en los Colegios de internas de las monjas Concepcionistas, Santa Teresita, Basilé y Orfanato.

Con unos amigos y con la pintura que conseguí, pintamos las pistas y las áreas de juego. Así mismo logré de Talleres Rodymar que me fabricaran cuatro juegos de canastas. La verdad es que no recuerdo si las regalaron o la delegación de deportes pagó algo.

Los extraños a aquellos territorios, no comprenderán esa forma tan fácil de conseguir las cosas, pero era así, siempre había gente dispuesta a ayudar, por eso tuvieron tanto éxito económico, los festivales para recaudar fondos en los desastres de Ribadelago o las inundaciones del Vallés en Cataluña y
otros desastres similares.

Mi idea que puse en práctica era organizar una liga femenina y una masculina. La femenina era fácil al tener tres colegios de internas, ya que aunque recibí el encargo del Gobierno de buscar un equipo femenino de las externas no fue posible por lo difícil de lograr que acudieran a los entrenamientos de una forma razonable, venían cuando querían y con, lo que diríamos ahora, mucha marcha.

No se como pude con tanta actividad, ya que hasta las notificaciones a la Policía de los partidos, lo tenía que comunicar yo, para que mandaran algún agente por si acaso, y además en aquellos tiempos, todo acto que hubiera una pequeña aglomeración humana, era casi delito no comunicarlo.

Para los equipos masculinos, lo primero que hice fue ir a la Escuela Superior de Indígenas, y pedí voluntarios, se apuntaron muchos, así que los cité en el Estadio, y escogí a los 20 que consideré tenían más capacidad, algunos de estos se pasaron enseguida al Atletismo con mi hermano, recuerdo a Martin Endje y Saturnino Ibongo como más significativos, otros como Gabino Molongua, fueron cruciales para progresar en el baloncesto.


Una vez por semana iba a los tres colegios femeninos a entrenar a los futuros equipos. A los cuatro equipos masculinos que hice tuve la suerte de encontrar personas que habían jugado en la Península a baloncesto, como Julio Amorós, Blasco, Manuel Varona, Edmundo Collins, Fernando Sanz, Joaquín Colomer, Peña, los hermanos Eduardo y Rafael Moreno y otros que no recuerdo. 

Seguirá....