martes, 13 de agosto de 2019

LA UTOPÍA AFRICANA




LA UTOPIA AFRICANA

Me llevaron a Guinea con 9 años y volví a España con 32, me he criado con ellos, estudiado  en los mismos pupitres, he jugado con ellos a fútbol, baloncesto y con mi cayuco he navegado por sus aguas, así que por esto y otras razones creo puedo opinar con mejor criterio que esos ejecutivos, que se han tomado un wisky en un bar africano y nos dan una conferencia sobre la esclavitud.
Actualmente ante la llegada de pateras, la solución de Europa es nefasta, los tienen varios días sin quererlos  desembarcar, luego los reciben  y tienen que mantenerlos, posteriormente los sueltan y buscan en la calle donde subsistir, no les queda otra solución que robar. . Sus mandatarios africanos reciben millones de euros, dólares o rublos, de los cuales mandan parte a sus cuentas en paraísos fiscales y cada día se pone peor.
Europa no puede acoger a 1.216 millones de habitantes que en el 2.050 serán 4.500 millones. Independiente de que no podemos mantenerlos es que al ritmo de crecimiento de esa población, los islamistas tienen un aumento mayor que el europeo de población, algunos pueden tener 2 o 3 mujeres y cada una 3 o 4 hijos, así que en 30 años serán mayoría y tendremos que asumir sus costumbres, comidas y hábitos.
La única solución es resolver el enorme problema tribal que tienen in situ.
Una idea es abrir un canal  de 2 kilómetros mínimo de ancho, que entrando por Libia llegue hasta el centro del desierto,  el los vértices de República Centro Africana, Chad, Niger, Nigeria, y Camerún. Esa faraónica obra daría trabajo a cientos de miles de trabajadores, la evaporación de esa agua que les llegaría, produciría un cambio de clima y lluvias. Con plantas potabilizadoras tendrían agua corriente y facilitándoles semillas, una agricultura de mantenimiento. Permitiría un comercio  más veloz, evitaría como ahora que para extraer minerales de sus países, como tienen que pasar por otros, se forman mafias de territorios, que actualmente las compañías mineras pagan .
Todo eso tendría que ser financiado por el resto del mundo pero con una inversión controlada, no entregando el dinero a sus ejecutivos, sino a empresas europeas con mano de obra nativa. Un plan de forestación y granjas piscícolas, además eso crearía ilusión a esos africanos que hoy están desfallecidos y sin encontrar soluciones.
Cuando comento el tema con amigos, dicen : eso es imposible, no hay dinero para ello, les respondo ¿ Sabes cuantos miles de millones se pierden en las ayudas inútiles a países africanos y el problema que representa para la salud de los europeos?. El sarampión que había desaparecido de Europa, empieza a brotar, los chinches han desembarcado el Ébola llama a la puerta y lo que vendrá.  

Fernando García     ( Fernando el Africano)
Barcelona a 12 agosto 2019

martes, 30 de julio de 2019

MI CORREO



MI CORREO

Publico en comentarios, uno de un señor que está en Kenia pero vive en Madrid, que desea contactar conmigo y precisa mi correo electrónico,.
Yo creía que estaba fácil de buscar. Por si acaso lo vuelvo a publicar

fernando.garciagimeno@gmail.com


Con esa vagoneta bajaban el cacao en la finca Mercedes hasta el embarcadero, aprovechando el desnivel existente en la finca. El delgado (huesos) soy yo, el del centro es el encargado de la finca señor Santiago Sancho y el de la izquierda es un amigo de la familia, Enrique Gil Cebrián. 

jueves, 25 de julio de 2019

LOS SUEÑOS






SOÑAR ES VIVIR

El otro día leí una frase dentro de un contexto filosófico que me impactó, decía así:
La vida se acaba cuando dejas de soñar.
Que profundas palabras que te hacen pensar. En la vida uno desea el triunfo deportivo, el éxito intelectual, la admiración de las personas hacia ti, el conocer mundos desconocidos, el descubrir un paraje maravilloso, el enamorarse y ser correspondido de una bella mujer, tantas y tantas cosas, que son sueños y esos sueños mueven el mundo, nuestras mentes generan tal energía para lograr alguno de esos sueños y eso hace avanzar al mundo.
El ser que no sueña es un ser muerto, una estructura animal que se mueve, acciona para sobrevivir, pero está muerta.
Noto, que mi ser  para estar vivo, tendría que haber cumplido algunos deseos, que a mis ochenta y seis años son imposibles. Por ejemplo volver a visitar aquellos parajes de mi niñez y adolescencia, la casa donde pasé aquellos años, volver a abrazar y charlar con los amigos de mis mejores años, sentir la lluvia tropical sobre mi cuerpo, ver aquellos fondos marinos llenos de corales, tiburones y tortugas, que con miedo y temblores provocaba con mi voluntaria inmersión.
Me encantaría saber de cómo han ido por el sendero de la vida, tantos seres queridos de los que no sé nada. Que significaba aquella sonrisa que brotaba de la faz de una bella mujer. Que tal me habría ido con aquella propuesta que me hicieron de irme a vivir a Brasil, o aquel trabajo frustrado en Australia.
Tantas cosas querría hacer en vida, que el tiempo queda corto. Recuerdo que hace unos sesenta años, viajando con un mal conductor, nos precipitamos por un barranco en el río Sampaka en Guinea Ecuatorial. En los 50 segundos que tardaría en caer de pie (gracias a Dios) el coche sobre un verde profundo, mi mente viajó por el tiempo, por lo menos la mitad de la existencia. Así parece que le pasa a muchos que llegamos a las puertas de San Pedro, pero como no es nuestra hora, nos devuelve a la Tierra.
Resumiendo el que no sueña es como si estuviera muerto.  

Fernando García Gimeno
Algete  28 de Octubre de 2019


miércoles, 10 de julio de 2019

LOS GARCÍA AFRICANOS- DOS






LOS GARCÍA  AFRICANOS  -DOS



A  raíz de mis comentarios de los García que crecimos o nacimos en Guinea, comentaba un amable lector de mis escritos, que le extrañaba la ausencia de europeos en los nuevos cargos del Gobierno de Guinea, y la poca intervención personal que tuvieron en ese periodo  hasta lograr la independencia.
Las autoridades coloniales en cuanto se proyectó la autonomía, de una forma  disimulada, nos dieron de alta en un Somaten armado, por si acaso. Yo me compré un hermoso revolver con cachas de nácar, que con el tiempo me obligaron a entregar a la Policía, de cuya entrega y guarda, tengo documento escrito. Igualmente nos apuntaron al Tiro Nacional, donde íbamos una vez por semana, y cuyos cartuchos nos entregaban gratuitamente, si no recuerdo mal.
Toda esa fanfarria que proyectaron las autoridades, se vino muy pronto abajo, cuando nos prohibieron votar en la autonómicas y en las de la Independencia, a la par que se anulaba el somaten y nos obligaban a entregar el armamento adquirido por nuestra cuenta. . Así que muchos García que habían nacido en aquellas tierras y otros como yo que desde los nueve años hasta los treinta y dos años, tomé mucha quinina, resochin, atepé , y contribuí con un pequeño esfuerzo a levantar el país nos prohibieron ejercer nuestro derecho, cosa que si permitieron a otras personas de color que llevaban pocos años en aquellas tierras.
Resumiendo en esa Independencia el Gobierno español, demostró su incapacidad política y perdió el consejo de muchas buenas personas que conocían la psicología y la realidad de aquellas tierras, único país africano cuya lengua oficial es el español.  

Fernando García Gimeno
Algete 19 de julio de 2019

martes, 2 de julio de 2019

LOS GARCÍA AFRICANOS


LOS GARCIA  AFRICANOS

                                             
                                    El principio de la tribu

Esta tribu de africanos importados que fuimos los García a Guinea, la inicia mi tío Julián García Pons.
Aunque no tengo segura la fecha, creo que sobre 1934, hubo unas oposiciones a secretario del Ayuntamiento de Santa Isabel (capital de la colonia de Guinea Española) , y como entonces ir a Fernando Poo era como ir a la muerte segura , no se presentaría nadie y le fue adjudicada a mi tío Julián que ya de muy joven era “travieso” es así que según me contaron a los 17 años lo detuvo la Guardia Civil en Cádiz donde se quería ir a Argentina con una bailarina, pero creo que al año siguiente se marchó una temporada a esa zona. .
Allí , a Guinea , fue con mi tía Antonia Gimeno Flores y su madre (mi abuela) Polonia. Allí empezó a crecer el grupo afrigarcías,  tuvo 2 hijos varones Jordi y Alberto y tres hembras, Sarita, Mary Carmen y Antoñita, cada una de estas ramas aumentaron el clan, salvo Jordi que no se casó. Algunas como mi prima Sarita se casó con Mauricio de la rama Chillida, ya de por si numerosa. Mi prima Antoñita, a los 17 años, se casó con un marino de uno de los barcos de guerra anclados en el puerto, y tuvo siete hijos.
Mi tío Julián trajo a Fernando Paz casado con mi tía Cloti, hermana de mi tía Antonia y hermana de mi madre. Le consiguió un empleo en Frapejo y fue el único que pasó en la década de los 40 a los 50, en la parte continental : Ebebeyin y Micomeseng..  Tuvieron una hija Paquita que sobre 1954 se casó en Micomeseng con Goyo Álvarez Touchard, que a su vez tuvieron 4 hijos. ( otro clan guineano que se extiende.).
Desconozco el año, calculo que antes de nuestra Guerra Civil, mi tío Julián trajo a la hermana de su mujer Amelia, que se casó con un inspector de sanidad que mandaron a Guinea sobre 1940, llamado Vicente Sánchez Ocaña, aunque ese matrimonio no tuvo hijos.
En 1941, mi padre que llevaba la responsabilidad del taller de estuchería y carpintería en la calle Corribia (hoy Avda. de la Catedral) actuaba de tenor en el Liceo, pero estando cerrado el mismo y por discrepancias con su padre, decidió aprovechar los consejos de su hermano Julián, que le buscó un empleo en Guinea. (Entonces para ir a Guinea precisabas: Un certificado de penales, un certificado médico y un contrato de trabajo). Así que en 1941 se marchó a Fernando Póo. Al año siguiente embarcamos nosotros: Mi madre Pura hermana de las ya guineanas Antonia, Amelia y Cloti, y en mayo de 1942 en el buque Dómine embarcamos: mi madre, mi hermano Salvador, yo y mi hermana de 13 meses Paquita. Con el tiempo mi hermano se casó con Aurora (esta no era residente en Guinea) y tuvo dos hijas, una mulata con la nativa Rosa y otra ya casado que se llama como la madre Aurora.
Mi padre trajo a su hermano Pepito, a su vez hermano de Julián, con sus dos hijos Vicente y Magda.
Todos esos clanes tuvieron hijos en Guinea algunos y se extendió la familia, estábamos en todas partes. Resumiendo la misma diremos que en aquellas tierras se juntaron
Tres hermanos : Julián, Fernando y Pepito
Cuatro hermanas: Antonia, Cloti, Pura y Amelia.

Algete 27 de Junio de 2019

No está mal, así que como pulpos estábamos en todos los acontecimientos de la Colonia.

jueves, 2 de mayo de 2019

HISTORIA DEL CAFÉ



 HISTORIA DEL CAFÉ

                                        Foto sacada de Internet 
La etimología de la palabra es del egipcio cave y del abisinio cafa. El café es de uso relativamente reciente entre los pueblos occidentales, pero en cambio en los negros del sur de Abisinia y de los Grandes Lagos parece que se utilizaba desde hace siglos aunque bien es verdad que no con la misma preparación actual.
Los cafetos típicos son espontáneos en África especialmente en las regiones de Abisinia Somalia y África Central. Los europeos encontraron plantaciones de café confirmadas por los componentes de la expedición de Emi Bajá, que señalaron cafetales en la orilla oriental del lago Victoria, los nativos de aquella comarca consumían café masticando los granos a veces ligeramente tostados, lo cual decían que alejaba la sensación de hambre.
Sería pues en esta limitada región, donde el cafeto se usaría como excitante, ya que todo el África Ecuatorial Occidental, tiene muchas especies variantes.
El Coffea Oyemensis, que los pamues llaman andon usaban la infusión de sus hojas como purga( calidad esta común a otros cafetos, especialmente al Liberia). Y la pulpa de las escasas cerezas como golosina para los niños nativos.  
Abisinia es la cuna del cultivo del café y de su uso y su nombre se relaciona con la región de Kaffa, de la que algunos autores creen se deriva la palabra café, siendo en esta región donde se hallan los primeros antecedes sobre la preparación del café.
Las peregrinaciones a la Meca y las diferentes expediciones militares de los árabes en los siglos XIII y XIV hizo se extendiera la costumbre en el mundo islámico de su consumo.
En Europa los mercaderes venecianos lo introdujeron en el siglo XVI, pese a la crítica y prejuicios de los médicos. En el siglo XVII son numerosas las cafeterías abiertas en Francia. La introducción por los portugueses en Brasil de semillas hizo posible que Brasil se hiciera el primer producto del mundo del café.
Los holandeses las introdujeron en sus posesiones asiáticas como Java y en América en la Guayana.
El pueblo árabe lo clasifica en tres niveles según fuera más o menos aromático: Bachuri, Saki y Salari, la primera calidad o sea la llamada Bachuri , era reservada  para el consumo del gran señor del Serrallo y las otras dos calidades eran vendidas a Levante y Europa.
En el siglo XVI se hacían las transacciones en el Cairo luego Constantinopla se constituyo en fuerte mercado.
El café obra sobre el sistema nervioso y circulatorio como estimulante y excitante, es digestivo, da lucidez disminuye la sensación de frío, y ahuyenta el sueño.
Dice la leyenda que descubrió parte de esas cualidades un tal Ceick Omar que viendo que sus ovejas cuando comían las hojas y frutos de este árbol, se pasaban la noche yendo de un lado para otro sin dormir, así que cuando él y sus discípulos se refugiaron en Yemen huyendo de la persecución por sus ideas religiosas y para que vigilaran por la noche y no se durmieran les hizo beber una infusión.

fernando.garciagimeno@gmail.com IA DEL CAFÉ

martes, 16 de abril de 2019

PREGUNTAS SIN RESPUESTA







PREGUNTAS SIN RESPUESTA

En plena explotación comercial de África, en la década de los 40 a los 60, el control de fronteras carecía de una vigilancia extrema, no existían los drones para controles aéreos, Europa no había establecido  los actuales sistemas de cooperación para la vigilancia de la emigración y pese a todo esto no se conocía el problema actual de las pateras y la ruina familiar para pagar a algún miembro de la familia el coste que imponían los traficantes a esos viajes.
¿Cual es la causa de que a partir de la década de los 60, en que los países africanos han conseguido su Independencia, se jueguen la vida para venir a Europa  y antes que era más fácil no lo hicieran. ?
Podemos pensar que hay varias respuestas:
 -Sus jefes políticos los explotan mucho más que los perversos europeos.
- Que antes carecían de información sobre el nivel de vida en Europa
- Que en su independencia ha emergido el tribalismo.
- Que los traficantes sean europeos y los engañen.
- Que sea una mezcla de todas esas cosas anteriormente comentadas.
Lo que es triste es que suceda y no se encuentre solución. Mi solución utópica es un canal de agua del Mediterráneo que entre hasta el centro del desierto, que haga cambiar el clima por evaporación, que establezca otra ruta comercial, que esa obra faraónica dé trabajo a muchos africanos, que las potabilizadoras suministren agua para beber y regar y que esa inversión europea sea controlado sin pasar por las manos de los dirigentes políticos africanos.
Esto merecería una tesina, pero es una divagación.

Fernando  el  Africano   16 de abril 2019