domingo, 3 de septiembre de 2017

QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN - VII ÚLTIMO


QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- VII ÚLTIMO CAPÍTULO


Necrolatría y nigromancia

Todas las tribus africanas habitualmente practican la necrolatría y nigromancia, con actos de adoración a los muertos e invocación de sus espíritus, que los pamues llaman Akom melan.  

Para ello guardan  las calaveras de sus antepasados en unos cuencos de cortezas de árbol y cuando estiman que sus antepasados se han olvidado de ellos o quien conseguir triunfos en la guerra o riquezas en abundancia, preparan una especie de cabaña cercana al pueblo, donde ordenan sus calaveras y huesos de sus antepasados, cubriéndoles de un polvo rojo diluido en agua.

Todos los iniciados pueden presenciar los cultos que efectúa el interesado. Acostumbra a realizarlo ante sus hijos, mostrándoles la calavera de sus abuelos, perfeccionándolo con un relato biográfico de su vida: donde nació, la familia a su cargo, lugar de su muerte y hazañas de su vida.  Recordándoles que cuando ellos sean mayores tendrán que efectuar algo similar.

Luego nuestro hombre, se dirige a sus calaveras, explicándole las víctimas que le trae, tales como ovejas, cabras, gallinas, y le habla como si el otro le pudiera oír: ¡Oh padre mío, hace ya cinco meses que no has comido; hoy te traigo una cabra para que comas, yo te pido me des mucha riqueza, quiero casarme y tener cinco mujeres, y que todas tengan muchos hijos que me ayuden en el trabajo!. Fulano me debe un dinero, que me pague pronto, y así una retahíla de peticiones y deseos.

Una vez expuesto todo ello, sacrifica a la víctima, derramando la sangre encima de la calavera.

Los asistentes desuellan la pieza y parten las carnes, llevándolas a las cocinas de las mujeres para que la guisen en grandes revueltos, con prohibición de comer algo. Una vez bien cocinada con cacahuetes o calabazas, las vuelven a entregar a los mayores, quienes ponen toda la comida a la calavera y se van al pueblo, permaneciendo sentados en el salón común, si bien los pícaros no pierden de vista el ELIK en el que se hallan las calaveras, y una vez han creído que los difuntos ya se han atracado de comida, recogen los envueltos y los engullen, bajo la sombra de un árbol, haciendo creer a los inocentes que las almas de los difuntos están bien satisfechas del convite que les han ofrecido,.

Datos extraídos y copiados del libro titulado Quince Años de Evangelización, escrito por el vicario apostólico de Fernando Póo, don Leoncio Fernández Galilea C.M.F. , editado en 1939.

miércoles, 30 de agosto de 2017

QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- VI



QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN - VI


Imposición sagrada e inviolable.

Pague o no el embaucado, no se libra de ella, salvo que se la quite otro Ngang, en peligro de muerte, mediante un hechizo que se inicia llevando al enfermo a un riachuelo, ciegan el río con una empalizada y barro, hacen una balsita a la que le llega el agua por su curso natural, y en donde asientan al enfermo. Un poco más arriba hacen otro remanso, en el que sumergen hierbas en maceración, después sacrifican un animal doméstico, como una gallina, derraman la sangre en una olla que contiene agua impregnada de las hierbas en maceración, remueven la mezcla  y de seguida el Ngang, propina este brebaje al enfermo, con sus palabras mágicas, y asperge al sujeto diciendo en su idioma: te absuelvo de los errores que cometiste, absuelvo te, absuelvo te. A continuación abren las empalizadas que detenían el agua y la corriente se lleva las inmundicias. El Ngang continúa arrojando el agua sagrada a la cabeza del enfermo, que sigue sentado. El anti hechizo ya está puesto. Si el enfermo sana, la contra medicina ha producido efecto y si muere es debido a la brujería, contra la cual no puede luchar el Ngang. 

El Ngi

El ngi, es la medicina de la esperanza y del consuelo, es el vengador de los pecados contra la moral familiar, contra los preceptos que regulan el uso de la vida conyugal, y de todas las acciones que implican robo, perjurio o infidelidad matrimonial.

Se representa como u na figura de mal aspecto, echado tripa arriba, de formas grotescas y salvajes, como el bicho que representa, entre una empalizada rodeada de pinchos y espinas, para que se enreden en ella los brujos que se enfrente al Ngi. Es una caseta hecha de barro, con un agujero en medio del vientre, en el cual colocan medicinas conocidas, así mismo huesos, fémures y húmeros de niños difuntos.

Junto a esta figura, que habitualmente es masculina colocan otra del sexo débil, la mujer del Ngi, Omoho.

La acción principal del Ngi tiene lugar por la noche, que consiste en ahuyentar del lugar todos los posibles brujos o personas que vengan a perturbarlos, en ese afán van sacudiendo mandobles a diestra y siniestra a cuantos se encuentran en la calle, así que a la mañana siguiente , algunos se quejan de grandes dolores debido a los golpes que les dieron por la noche con los huesos del Ngi.

Como los poderes del Ngi están limitados por una jornada de camino, se tiene la costumbre que de trecho en trecho, se colocan figuras del Ngi para ahuyentar a los malos espíritus.

martes, 29 de agosto de 2017

QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- V


QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- V

 
Transmisión del Evú

 



Todos los indígenas que tienen el oficio de Ngang y mejor aún los beyem creen poseer el Evú y lo pueden transferir, esa cualidad de trasferir a otros el evú, se llama evialeha; la
Transmisión del Evú
 
Todos los indígenas que tienen el oficio de Ngang y mejor aún los beyem creen poseer el Evú y lo pueden transferir, esa cualidad de trasferir a otros el evú, se llama evialeha; la acción de hechizar lo expresan con el verbo aviale y al que lo realiza mviale.
No se hechiza a mayores, sino a pequeños, antes de llegar a la pubertad. Ocultamente en una casa aprovechando cuando hay poca gente en el poblado.
El mago que desea embaucar a un pequeño para transmitirle el evú, ha de preparar tres cosas por lo menos, primero el Evú de un difunto o carne humana que sigilosamente ha extraído del vientre de un muerto. Segunda: una cría de quiróptero, ordinariamente murciélago y tercera, algunas hierbas supersticiosas. Obtenidas las tres intenta atraer al pequeño, prometiéndole una golosina o algo atrayente para el mismo. Una vez ha logrado entre en el lugar, le dice: Te voy a hacer una medicinita para que seas rico y tengas suerte en la vida.
El mago pone una olla al fuego de antemano preparado, cocina un poco de comida revuelta en las tres cosas mencionadas, prueba la comida para ver si está guisada y luego invita al niño a que coma sin miedo.
-         Abre bien tu cosa- le grita-
-         Y El niño impulsado por este imperativo, abre la boca como un pajar , el hechicero aprovecha el momento para meterle la cría del murciélago (Evú) hasta la boca del esófago , la que el niño traga . Si durante ese  acto acierta a entrar alguna persona, el mago huye como alma que lleva el diablo.
 
Dos pájaros de un tiro.
Ahora viene lo más grave de la magia negra. El hechicero terminado el acto, le dice: Ahora págame, dice al niño fascinado.
.- ¿ Que le voy a dar, si no tengo nada?. Responde el niño temblando.
-Entrégame a tu padre o tu madre, tu hermano o hermana- replica el viejo.
El Brujo seguirá presionando al niño, hasta que consista en que este verbalmente le entregue un familia, con esto ya le basta al hechicero para apoderarse de aquel ser, a veces un brujo de estos se apoderada hasta de la voluntad de todo un poblado.  Así de un tiro mata  dos páj acción de hechizar lo expresan con el verbo aviale y al que lo realiza mviale.




No se hechiza a mayores, sino a pequeños, antes de llegar a la pubertad. Ocultamente en una casa aprovechando cuando hay poca gente en el poblado.

El mago que desea embaucar a un pequeño para transmitirle el evú, ha de preparar tres cosas por lo menos, primero el Evú de un difunto o carne humana que sigilosamente ha extraído del vientre de un muerto. Segunda: una cría de quiróptero, ordinariamente murciélago y tercera, algunas hierbas supersticiosas. Obtenidas las tres intenta atraer al pequeño, prometiéndole una golosina o algo atrayente para el mismo. Una vez ha logrado entre en el lugar, le dice: Te voy a hacer una medicinita para que seas rico y tengas suerte en la vida.

El mago pone una olla al fuego de antemano preparado, cocina un poco de comida revuelta en las tres cosas mencionadas, prueba la comida para ver si está guisada y luego invita al niño a que coma sin miedo.

-         Abre bien tu cosa- le grita-

-         Y El niño impulsado por este imperativo, abre la boca como un pajar , el hechicero aprovecha el momento para meterle la cría del murciélago (Evú) hasta la boca del esófago , la que el niño traga . Si durante ese  acto acierta a entrar alguna persona, el mago huye como alma que lleva el diablo.

 

Dos pájaros de un tiro.

Ahora viene lo más grave de la magia negra. El hechicero terminado el acto, le dice: Ahora págame, dice al niño fascinado.

.- ¿ Que le voy a dar, si no tengo nada?. Responde el niño temblando.

-Entrégame a tu padre o tu madre, tu hermano o hermana- replica el viejo.
El Brujo seguirá presionando al niño, hasta que consista en que este verbalmente le entregue un familia, con esto ya le basta al hechicero para apoderarse de aquel ser, a veces un brujo de estos se apoderada hasta de la voluntad de todo un poblado.  Así de un tiro mata  dos pájaros.

domingo, 27 de agosto de 2017

QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- IV


QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- IV

Fábula del EVÚ
Los viejos pamues cuentan a sus hijos al amor de la lumbre, la siguiente fábula del Evú. :  
Cuando el ordenador del mundo Nkombot, hubo criado al género humano, crió también el Evú, pero lo dejó, en medio del bosque. Como no tenía quien lo cuidara, pronto comenzó a sentir los efectos del hambre y prorrumpió en grandes y continuos alaridos.
Nadie se atrevía a averiguar el origen de esos gritos, hasta que el jefe del poblado, se decidió a ello. Encontró al Evú bajo un árbol y entabló un diálogo :
¿ Que te pasa?
-         Tengo hambre -le respondió -  
-         En un abrir y cerrar los ojos se coló por la boca del esófago, yendo a morar en su vientre. Estando en el estómago seguía hablando.
-         - Vamos al pueblo; vamos al pueblo-
-         ¿ Como tú hablas desde mi estómago
-         Tengo hambre tengo hambre.-
-         Así que el jefe se dirigió al pueblo y mandó prepararle comida, yuca, plátanos, ñame. Cacahuetes etc.
-         El Evú le dice: Amigo yo no como esas cosas-
-         Entonces el jefe del poblado, manda matar gallinas y una cabra.
-         Le responde yo no como carne-
¿Pues entonces que comes?
Me alimento solamente de sangre y de huevos y de carne humana.
Sea esta leyenda o patraña, el caso es que cuando algunos están enfermos del Evú, lo primero que hacen es comer huevos crudos, cosa que de ordinario no hacen los pamues.
Por eso cuando ven a los europeos que se comen los huevos crudos o pasados por agua, con toda naturalidad, se quedan asombrados.

Antropofagia pamue

El motivo de la misma puede ser la leyenda del Evú, el caso es que no hay nnem o beyem entre nuestros continentales que no tengan en su abono un buen número de personas sacrificadas y devoradas por los mismos.
Claramente lo atestiguan ellos cuando en sus conversaciones manifiestan y dicen con naturalidad “ Ma dzi ngbwo” , he comido carne procedente del Ngbwo o del Evú.
Precisamente poco después de redactar estas líneas el Gobierno de la Colonia, ordenó el fusilamiento de un Nnem o brujo que no tuvo reparo en manifestar que había comido ocho personas.


sábado, 26 de agosto de 2017

QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- III



QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- III

Un “ EKI” para todos los profanos
Todos los pamues no iniciados se han de abstener de una clase de cabra montés, llamada so. , aunque desconocemos la razón para ello. Solamente las ancianas pueden comer impunemente la carne de esta cabra.
La mujer joven o niño profano que quebrante esta prohibición contraerá una úlcera que solamente puede ser curada con un remedio, conocido con el nombre de Mbo-Dong, y que consiste en uh tronco seco de árbol palomero que el Nkokom –Biang , su ayudante el curandero hará pasar por entre las piernas del penitente mientras el Nang pronunciará una fórmula mágica.
Como es lógico la úlcera se cura a pesar de las supersticiones.
La Magia y la brujería
Es esta palabra precisa e indispensable para explicar gran parte de los fenómenos anímicos y espirituales de la vida de nuestros pamues. 
Esta palabra es gran recurso para justificar cosas que no entendemos. Reservada a unos cuantos, los coloca por un nivel superior a los demás, ese patrimonio se llama Los Beyem, del singular Nnem . Los que no tienen esa cualidad son los que en pamue se llaman Memieme. La cualidad se llama ngbwo.

Esta cualidad se halla localizada en el Evú. Que tienen ellos mismos o les ha introducido otro. Su filosofía es que nadie muere de muerte natural a no ser que sea uno tan viejo y que ya no pueda sobrevivir por más tiempo en este mundo, los demás mueren por efecto de ese Evú . Los Beyem tienen en su mano y voluntad la posibilidad de influir en el Evú.
Esta foto no es mía, espero que se propietario no se enfade por este abuso dada su calidad y que debe ser de hace más de cincuenta años.  

viernes, 25 de agosto de 2017

QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- II



QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN-II

El Totem entre nuestros pamues
Es la gran institución etnológica cuya existencia y realidad no podemos menos de confesar entre los naturales de nuestra zona continental, sean ellos de la familia que se quiera.
Tenga ella los caracteres sociales que en la misma ponía el autor tan nombrado en estudios de esta naturaleza, como Monseñor Leroy, manifiéstese más bien, como quieran otros, bajo la forma de prohibiciones y tabús, pactos de sangre y deducciones  exogámicas, achaquemos a ella las relaciones rituales que parece tienen nuestros indígenas con determinados animales al constituirse bajo la tutela en determinadas ocasiones y circunstancias en la vida, como iniciación, juventud, vida marital y hazañas guerreras, bien se manifieste de otra forma, como aparece a las veces en las leyendas folklóricas de nuestras tribus, el hecho es que nunca, si queremos explicar bien ciertos acontecimientos, debemos dejar de la mano este sistema totémico, ya que forzosamente debemos recurrir al mismo en incontables ocasiones de la vida de nuestros naturales continentales.
El “tótem” pamue, considerado como el ser tutelar, bajo cuya custodia y protección se hayan todos nuestros pamues, es el Mvame , o gran abuelo, como si dijéramos, de todos ellos, siendo este el de la nación, nvamayong, el de la tribu, mvamayong; de la familia, mvamdzag; del individuo mvamesa.  
Considerada en sí la tutela y protección que emana del  mismo, no el mismo ser tutelar, tenemos que el “tótem” entre nuestros pamues es la gran palabra BIANG, a la cual vinculan ellos todos los efectos sorprendentes  y maravillosos que en la misma cabe concebir y colocar.

Sacerdote y su coadjutor
Era el encargado de guardar y custodiar el depósito del mvamayong y de cuantos objetos encarnaba la medicina de la tribu que a cada familia y comunicad estaba reservada en la antigüedad de nuestros hombres continentales.
Dedicado exclusivamente a labor tan beneficiosa y encomendada, en torno de su persona se contemplaba un cúmulo de tradiciones veneradas y de misterios, que no cabe decir ni ponderar cuánto se realzaba su personalidad ante cuantos individuos componía la tribu.  
Efectuaba las labores de sacerdote y maestro en las ofrendas Tales como el “biki” y los “tabús”. Como tal ejercía como médico ya que todas las enfermedades procedían de un mal espiritual, por lo que a toda su comunidad, aconsejaba los procedimientos para reponer la salud.
En caso de lances guerreros, nunca se exponía y era protegido de varios servidores.
Su nombre Ngang- bengang y su coadjutor Nkokom biang, por ser el que corría con la preparación de los actos.
Pecados que no muerden
Toda transgresión del “tótem” y de cuantas prohibiciones no se respeten, son pecados  que reciben su castigo, salvo que se someta a ciertas ceremonias rituales establecidas.
Iniciados
Los hombres que impunemente pueden asistir y oir todo lo que se hace en las ceremonias rituales y secretas de la familia pamue,k se llaman “Ngos-bengos” . Los niños que se sujetan a ciertas ceremonias y ritos por dolorosos que sean, tiene  el nombre de “Mvon-bemvon”, durando varios días que duran las ceremonias de iniciación.
Para iniciar a un niño, se tapa el cubierto o salón con hojas secas de plátano; llaman al iniciado o iniciados, les hacen incisiones rituales (Bogú) en el pescuezo, en un lugar algo retirado, les dan algunas advertencias y los encierran en un lugar que tendrán que estar incomunicados ni tan siquiera visualizados por los profanos.
Queda un vigilante para garantizar su aislamiento y cuando el “Mvon” tiene necesidad de salir, el que vigila grita “Eeh” y todos los profanos huyen despavoridos a esconderse en sus casas, ajustando las puertas de las mismas.
Después de unos días, llevan al niño a un bosque cercano, en un sitio lodoso, remueven el barro un poquito y hacen postrar al niño tocando el barro con el vientre, volviendo al retiro.,  Al siguiente día lo acompañan al río para bañarse bien y untarlo con aceite de palma. Al regreso es cuando se presenta al público, entrando de cada en casa, comiendo algo cuando se le ofrece.

Los que se hallan perpetuamente excluidos de los misterios pamues, como las mujeres, o, temporalmente como los niños y los no iniciados, se llaman “ebin-bibin”. Cuando los mayores quieren hablar de cosas secretas, despachan a los curiosos  con la consabida frase “huid todos, que hablamos de cosas que los bibin no pueden escuchar. Todos se van corriendo.
 

miércoles, 23 de agosto de 2017

QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- I







QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN -I

El otro día repasando alguno de los seiscientos libros que tengo sobre Guinea, me parecieron muy interesantes algunos datos que en su momento pasé por alto, del libro del vicario Leoncio Fernández, editado en 1939, titulado Quince años de Evangelización, así que alguno de esos datos interesantes, a mi criterio, los plasmaré en publicaciones consecutivas.
Circuncisión particularidades de la misma
La circuncisión es una operación indispensable para nuestros indígenas continentales, es una afrenta para el pequeño que despunta en edad, saber que no se halla circuncidado.
El circuncidador es un hombre práctico de ordinario; para ello usa una una navajita que emplean para raparse la cabeza, a la que dan el nombre de “ okenk- ngeng” ; un vez practicada la operación echa un salivazo impregnado del jugo de fruta de kola que mastica mientras efectúa la operación.
Si el niño es todavía pequeño, la madre cuida de lavarle todos los días la operación y la herida que se produce en la misma con agua templada, mezclada de algunas hierbas; si el niño es ya algo crecido, como sucede con frecuencia, sobre todo en determinadas regiones, lo asientan en sus paños naturales al lado del fuego lento y después de unos días lo acompañan al río, poniéndole sentado en medio de él, de cara a la corriente, para que con la misma se le desprendan más fácilmente cuantas costras y demás inmundicias se le hayan quedado adheridas a la piel, efecto de la operación.

El tiempo más a propósito para practicar esta operación es el “eseb” o el verano del África ecuatorial, que viene a coincidir , poco más o menos, con los principios de nuestro año ordinario, y, por consiguiente, con la fiesta de la Circuncisión del Señor. 

CONTINUARÁ....