lunes, 22 de septiembre de 2014

CHIBA Y SU HISTORIA



                                                                       


                                                             CHIBA Y SU POBLADO

Chiba es un héroe mítico surgido de la supuesta lucha entre los poblados de Baho y de Belelipa. Chiva capitaneando a 120 guerrero de Belelipa . Una lanza hirió de muerte a Chiba, sus seguidores echaron al suelo sus lanzas y lo rodearon como testimonio de su admiración, así murieron lanceados por los de Baho.
Todos prefirieron morir al lado de Chiba y acompañarlo al otro mundo, que vivir derrotados. La madre de nuestro héroe llamada Morihí, lloraba desconsoladamente la muerte de su hijo, hasta que oyó una voz que le decía: No llores, el llanto no saca a ningún hombre del sepulcro.
Chiba se hallaba en la región del otro mundo, y como allá se vive mejor, los jefes espirituales organizaron un gran banquete, pero existía un problema grave por el cual no podía acudir al  banquete Chiba, dado que al morir joven todavía no había adquirido el título de Aloboam, indispensable para entrar en la primera categoría social. – Eso nos indica que allí también hay lo que alguno llama ahora CASTAS SOCIALES-.
La única solución posible  es volver a la tierra para recibir de una forma expresa, su titulación, así que los  jefes le autorizaron un viaje rápido de ida y vuelta.
Enterados de su vuelta y llegada, los espíritus que habitaban este mundo, se prepararon para organizar una gran fiesta, durante la cual solemnemente le otorgarían el título de Aloboam. En dicho acto estaría rodeado de sus 120 guerreros que sacrificaron la vida por él. Lo importante es que durante la celebración ningún rayo de luz hiriera a Chiba y su séquito, ello anularía todo el proceso. Para ello se dispuso que todas las nubes del cielo bajaran para extender un manto que evitara la penetración de la luz durante su fugaz estancia en la tierra.
Tantos fueron los agasajos que recibió en el acto Chiba que les prometió establecerse en el pico de Santa Isabel, y allí vivirá tranquilo con aquellos que dieron la sangre por él.
Su madre Morihi, volvió a llorar sin consuelo por volver a perder a su hijo. Con el tiempo fue acusada de haber sustraído aceite de la sociedad de mujeres de la que, ella era presidenta. Desesperada se dirigió al barranco donde se había despedido su hijo, buscando su consuelo. El poblado entero se movilizó buscando a Morihi por todo el territorio y sin encontrarla, hasta que el mismo Chiba les dijo: < No busquéis más a mi madre, está conmigo en la región de los difuntos>
En efecto Morihi estuvo suplicando en la entrada del pueblo creado por su hijo, al final la dejó entrar con la condición que no probara  nada de la comida de los espíritus, al final pudo más su curiosidad y probó algo de banga (palmiste) al momento de comerlo, su cuerpo se espiritualizó, por lo cual en los proverbios bubis, se dice, << Morihi está en el otro mundo sin haber muerto>>.
El pico es conocido con el nombre de Obasa, las creencias dicen que en su cercanía está el poblado invisible que fundó Chiba. Si alguien intenta llegar los espíritus lo despistan y hace que se pierdan por la montaña. Para poder subsistir el poblado se convirtió en un poblado de cazadores.
Chiba posee sus propios perros de caza, que a veces atacan a los que merodean por el lugar, hasta se dice que los europeos los han visto y han oído sus aullidos. El pueblo de Chiba tiene hasta búfalos. A finales del siglo XIX parece que se extinguieron los búfalos pero constancia de su existencia la dan que los misioneros descubrieron en sus primeros contactos con los jefes bubis, cráneos, pieles, cuernos y pezuñas de estos animales. Existe un poblado actualmente muy modernizado que se llama Batoikopo , cuya palabra viene de :   Ba= Los  / Toi = Pretérito de toa vencer/  Kopo>= Búfalos/ resumiendo Batoikopo significa = Lugar donde vencieron a los búfalos.  En el diario de John Clarke se indica que cuando llegó por primera vez a Batoikopo en 1841, una mujer había sido herida por la acometida de un búfalo.
La fortaleza de ese pueblo estaba unida a la fortaleza del búfalo. Chiba , a veces autorizaba su caza, con algunas limitaciones, tal que no se podía descuartizar el animal en ese territorio , el cráneo siempre debía quedar en posesión del jefe del poblado, y hacer sacrificios para librar de los espíritus malignos ocultos en el búfalo.
Chiba siempre ha sido muy venerado por los cazadores. Hasta hace poco un sacerdote de Chiba lo veneraba en una cueva de Belelipa.   

Los datos están extraídos del libro del padre claretiano A. Martin del Molino, Los Bubis Ritos y Creencias.


Fernando García Gimeno     22 de Septiembre 2014

viernes, 19 de septiembre de 2014

EL ORÁCULO BUBI



                                                                   


                                      EL ORÁCULO BUBI 

  No soy bubi, ni siquiera fernandino pero mi corazón es puro Bioko, así que voy a seguir contando curiosidades de sus hábitos, para ello extraigo de los sabios que han escrito sobre ellos como mi muy estimado claretiano A. Martin del Molino, que desde que recibí un correo suyo de las Américas hace años, no he sabido nada más
Aunque se va perdiendo la costumbre, siempre el pueblo bubi ha tenido mucho respeto por los espíritus y su influencia en la vida de los vivos, hoy vamos a explicar por encima lo que es la Casa del Oráculo.
Recibe el nombre de rojia, que significa lugar donde un espíritu habla. Hoy ya no es lugar destacado del poblado, dado que la religión cristiana y las autoridades han presionado sobre el tema, así que se oculta o disimula. Por lo que vamos a dar la descripción que nos detallaba el padre Martin del Molino.
Las paredes de una casa construida con troncos y helechos, de unos 20 metros cuadrados, de techo bajo, es posible que una persona tenga que agacharse para entrar, casi seguro que dará con la cabeza en la campana, un fruto redondo y seco en cuyo interior suena la semilla que lleva dentro, lo que avisa al espíritu, ello es igualmente una medida de seguridad , para evitar sorpresas en el sueño nocturno.
Tal vez, tropezaremos igualmente con objetos colocados intencionadamente, así que los que vengan con malas intenciones, el espíritu, estará advertido.
Igual que en la antigua Grecia existían oráculos de Zeus en Olimpia, que daban respuesta a las preguntas formuladas a los dioses, mediante sus pitonisas y sacerdotes, así los bubis tienen o tenían el hombre del oráculo, el ELODYÍ, que se sentaba en una especie de trono entre empalizadas y postes. El asiento es denominado eupá o eonda, que pertenece al espíritu de aquel lugar. A los dos lados brillan los fuegos de dos leñeras, el de la derecha para calentar o dar vida a los espíritus masculinos, el de la izquierda a los femeninos, ya que el universo es dual como las cosas. También es cierto que las zonas que se practicaban estas costumbres, a medida que desaparece el sol, baja mucho la temperatura.
En la misma casa, unos troncos sirven de asiento para los profetas en las celebraciones nocturnas. En la pared de enfrente cuelgan profusión de objetos, tales como cráneos, pieles, semillas, huesos, todo tétrico dada la oscuridad interior solo alumbrada por las llamas de los fuegos. Junto al departamento principal hay otros tres más pequeños que pertenecen al cortejo del principal espíritu Riako.
En la izquierda podemos vislumbrar dos celdas para sus dos mujeres y a su derecha una para su escolta que guarda la casa llamada ibecha y la siguiente para los ordenanzas o recaderos, llamados basoome. Delante de lo que llamaríamos trono hay una banqueta, para que se coloque el consultante o si no la hubiera, de cuclillas, ya que es de mala educación hablarle de pie.
Para llegar al que llamaremos brujo no se puede ir con las manos vacías, sería una falta de respeto y seguramente influiría en el Elodyí, que podía sentirse ofendido. En la época del padre Aymemi, lo habitual era llevar tabaco, bebidas alcohólicas, el coñac era muy apreciado, y algo de dinero. La ofrenda ritual se llama Repo, el ebaari es el acto de la consulta.
El consultante sabe que en proporción de lo llevado, dependerá el resultado de la consulta, es como si comprara al brujo, aunque nunca ningún hechicero se ha hecho rico con ello.
Depositada la ofrenda el consultante expone el motivo de su visita y sus aspiraciones El oráculo iniciará una serie de preguntas sobre su estado, familia. A continuación el elodyí, golpeará la tierra con su vara como demandando señales   de la decisión a tomar. El acto adquiere más solemnidad al agitarse el ecachá o fruto lleno de semillas cuya sonoridad  depende del interés que ha despertado la ofrenda al brujo.  Para el mismo acto a veces se utiliza una calabaza llena de pequeñas piedras o semillas, que se agita sobre la cabeza del demandante.
Estos actos sonoros, que se pueden ampliar con una campana de madera, llamada silebó, se hacen fundamentalmente para espantar a los malos espíritus que rondan a veces estos actos.
De repente el hechicero inicia unas convulsiones o su cuerpo se agita y sus manos se mueven con gran teatralidad, su  sonrisa nos indica que ha llegado respuesta de su consulta. Lentamente se apaciguan sus gestos, señal de que el espíritu una vez dejado su mensaje, vuelve a su mundo.
A veces se establece un dialogo.  El Ñe muao, que ha entrado en el cuerpo del profeta saluda de modo afable al espíritu del consultante, es decir al espíritu personal o mmo-oró. El hechicero va desarrollando las señales que le mandan del otro mundo, a veces con un lenguaje desconocido, para ello incluso tienen un ayudante que le vaya traduciendo sus mensajes al  solicitante.  En ese dialogo que puede durar un cuarto de hora, el solicitante recibe los consejos y causa de sus males.
Decía el padre Pereda, que el acudir al bojiammó, era más usual entre  las mujeres, se verificaba habitualmente de madrugada.
Algunos oráculos habían sido contados a los bubis, según explicaban a los misioneros en 1841, por sus hechiceros, pronosticando que llegarían unos hombres blancos que les traerían cosas extrañas y una nueva religión. Alguno antes de conocer los aviones, afirmó que deseaba morir antes de que veamos a los hombres blancos volar por los aires sobre nuestras cabezas.   


Datos extraídos del libro Los Bubis Ritos y Creencias del claretiano A. Martin del Molino. 

sábado, 6 de septiembre de 2014

SÁLVESE QUIEN PUEDA






SÁLVESE QUIEN PUEDA

A esta mi España querida
la veo, pero , qué muy mal,
 os lo relato de forma reducida,
esta cuestión, que está fatal.

Unos que quieren ser Estado
desde el llamado Rosellón
y con algunas islas de al lado,
hasta cerca de Castellón.

Otros  la tierra de sus abuelos,
que no sé a quién la compraron,
y sin sonrisas ni camelos,
aseguran que la habitaron.

Vendrán estos con  turbante,
y  bien tapadas las mujeres,
que no hay algo tan excitante
como no saber lo que tienes. 

Hay otro, calladito de momento
con la chapela escondida,
y en alguna reunión o evento
veremos lo que hace o pida.
.
Están así mismo los araneses
que su valle es muy singular
y se unen algunas veces
a tanta demanda general.

No olvidemos a los tortosinos,
dueños del Ebro y del arroz,
que entonan muchos trinos,
de independencia en pos.

Resumiendo que por pitos o flautas,
nos iremos el resto al Perejil peñón
a volvernos navegantes e internautas
con lo que quede de esta nación.


Fernando García Gimeno     5 de septiembre 2014

jueves, 4 de septiembre de 2014

NOSTALGIA DOLOROSA








                                                         NOSTALGIA DOLOROSA


i Fernando Póo hermosa y  querida
 hace cincuenta años que te abandoné ahora,
 en mi corazón sigue la herida
y mi alma todavía llora.

Me vine por mi propia voluntad,
mi vida en la isla fernandina
adivinaba mucha maldad,
en los comentarios estaba la inquina.

Hoy, en la mansedumbre de mi edad,
pasan las escenas de mi  juventud,
todo es verde, dulce, amor, beldad,
vienen los recuerdos como un alud.

Traen hasta el olor del mango,
la dulzura de la papaya ,
de los gorriones el canto,
lo recuerdo todo, donde vaya.

Con el balón rompíamos  los cristales,
con gran disgusto de los claretianos ,
nos escondíamos  en los  soportales
e inocentes levantábamos las manos.

Negros , blancos, sirios y libaneses
Todos éramos un equipo para jugar,
las peleas entre nosotros  a veces
era una forma de disfrutar.

Por las tardes a dar vuelta en la plaza
a poner las semillas del amor,
luego a las nueve para casa,
recordando algún rubor.

Tras acumular algunos años   
al Casino en las verbenas,
con nuestros mejores paños
a disfrutar alegrías y penas.

La playa en San Carlos, de Boloko,
era la excursión más deseada
bebiendo agua de coco,
de alguna palmera doblada.

La música de ritmo africano,
agita hasta el pensamiento,
a todo ser  humano,
su ritmo  pone contento .

Alguna lágrima  de mi rostro sale, 
al recordar mi tierra querida,
por hoy, el lloro ya vale
al contaros algo de mi vida.


Fernando García Gimeno      Barcelona   a  3 de septiembre 2014

viernes, 29 de agosto de 2014

LOS IMPUTADOS



                                                 



LOS IMPUTADOS


Malas lenguas aseguran que los juzgados
están de momento paralizados ,
al haber tantos imputados en las listas
y de ser condenados en las vistas ,
no habría prisiones suficientes
para tantos delincuentes,
así  que tienen que edificar nuevas prisiones
o  buscar alternativas y soluciones,
tal vez algún acuerdo negociado
con un número determinado,
darles desayuno, merienda y cena
solo al mes, de días una docena ,
al no haber camas para todos suficientes
jugar a médicos y pacientes,
alternando cada día la litera
pues es la única manera,
de que duerman unos los días pares
y  a los otros les toquen los impares,
algunos se les podrían enviar de excursión
por ejemplo al llamado Perejil peñón,
lo que si está muy claro
que tener tanto delincuente es muy caro.


Fernando García Gimeno   Barcelona  29 de agosto 2014

miércoles, 27 de agosto de 2014

EL TELÉFONO MÓVIL


                
                                            La piña de cacao que como una campana
                                            llama a esa agricultura perdida en Bioko


     EL TELÉFONO MÓVIL


Se inventó el  móvil y el mundo ha cambiado,
creo que ya los niños nacen con uno pegado.
Suena cuando duermes la mejor siesta,
o cuando estás en plena fiesta,
se entera todo el mundo de tu vida,
y sigues hablando a la vuelta y a la ida,
hablas alto como en teatro el actor
se enteran de tus problemas que cuentas sin rubor.
Me quedo  sin batería en el  más importante momento
 se corta la historia  cosa que mucho lamento,
necesito algo y no hay suficiente cobertura
mi vida se vuelve en profunda amargura,
quiero decir una frase brillante en la reunión,
todos los teléfonos suenan, un follón.
Entre mensajes, whatsapp  y correo
necesito el tiempo hasta cuando meo,
antes tenía, hijos, amigos y mujer
ahora no tengo tiempo para el querer.
Dos  móviles tienen algunos para destacar
uno para el trabajo y otro de línea particular.
Para recibir una llamada suena una señal
es un fantástico concierto musical,
todo el mundo busca en su cartera
resumiendo es de locura esta era.   

Fernando García Gimeno    Barcelona  27 de agosto 2014

lunes, 25 de agosto de 2014

LA RECOMENDACIÓN




LA RECOMENDACIÓN


Salí del pueblo con mi carta de recomendación
para un alto cargo, casi ministro de la administración,.
que según todos los pueblerinos rumores
al de mi pueblo, le debía muchos favores. 
Ufano y con mi  nueva corbata y traje
convertido a príncipe de mi habitual de paje.
Llegado a Madrid y presto a gozar de mi futuro 
me engalané y con cara de hombre maduro,
encaminé mis pasos hacia el despacho
del personaje con lúcido penacho.
El conserje con ínfulas de almirante
calmó mis prisas al instante,
me hizo esperar un par de horas
sin excusarse por las demoras,
con voz recubierta de cierta ironía
me recomendó volviera al mediodía.
Al fin, el ilustre personaje con  frialdad mucha
me dio con sus palabras una congelada ducha,
de momento no había  ninguna plaza vacante
y hasta el año siguiente o más adelante,
que volviera el año siguiente
para que me tuviera presente.
Con todos los respetos me acordé de su padre
así como de su parentela y su madre,
y aproveché la carta de recomendación
para solucionar de barriga un apretón.


Fernando García Gimeno   24 de agosto de 2014