domingo, 20 de abril de 2014

LOS FERNANDINOS


                                                           


                                                   LOS FERNANDINOS


Los llamados kriós e ilustres fernandinos
casi todos son de raíz isabelinos,
unos vinieron del Tribunal de la Represión,
de la colonia de Sierra Leona , de Freetown,
fundaron Clarence ,  Santa Isabel querida ,
y con su esfuerzo le dieron vida.
Después vinieron comerciantes y agricultores,
todos pusieron esfuerzos y amores,
otros los enviaron desde Cuba libertos ,
de la caña y el tabaco expertos.
Aquella nueva ciudad para los bubis Ripotó,
pese a la malaria y el tsé-tsé floreció,
se convirtió en una perla codiciada,
para nosotros tierra amada,
se trajeron trabajadores krumanes  y nigerianos
cuyo esfuerzo les alabamos.
Los hijos de aquellos primeros fernandinos
son los primeros universitarios que conocimos. 
Deseo que en esta floreciente Guinea Ecuatorial
no se olviden de ese esfuerzo crucial
que tuvieron que hacer aquellos pioneros
que de las carencias fueron prisioneros
sin transporte, sanidad,  teléfonos y carreteras
supliendo  ello de todas maneras.
Vaya en  piching , tenkio, tenkio, mi grito,

gracias, gracias en español lo repito. 

Fernando García Gimeno 

Soy un krió 

Barcelona a 20 de abril de 2014





domingo, 13 de abril de 2014

NOTAS SOBRE LA TRATA DE ESCLAVOS EN GUINEA


                                                                   
                                                                Bata

                                   NOTAS SOBRE LA TRATA DE ESCLAVOS




Hojeando mis libros, vuelvo a repasar uno titulado Reivindicaciones de España, escrito por José María de Areilza, Consejero Nacional y Fernando María de Castiella catedrático de Derecho Internacional, y que luego sería Ministro de Asuntos Exteriores. La fecha del libro editado por el Instituto de Estudios Políticos es 1941. 

Así que encontrando datos sobre este tema tan nefasto, copio estos datos y sus pensamientos.

Desconozco la razón de llamarle Trata de Esclavos, a este repugnante tráfico de esclavos, aunque hasta entre los mismos africanos, tenían a veces justificación. El explorador Richard Burton que fue cónsul de Inglaterra en Fernando Poo, cuenta una entrevista con el rey Gelele de Benin, y al preguntarle la razón de que vendiera esclavos a los traficantes, le respondió de la siguiente forma:
Yo lucho con mis vecinos, y en defensa de mis súbditos y como defensa de nuestras vidas, capturamos prisioneros, a veces en número importante. No puedo alimentar a tanta gente, independiente  que es un peligro y un esfuerzo enorme el custodiar a 300 o 500 prisioneros. Solo conozco tres soluciones, que son matarlos, comérmelos, o venderlos. Creo que la mejor solución para ellos es venderlos, de esa forma siguen teniendo la esperanza de fugarse o sobrevivir. Burton ante tales argumentos reconoció, que por lo menos actuaba con lógica.
La Trata a finales del siglo XVII y inicios del XVIII, estaba en pleno apogeo, dado que la nueva agricultura de América  se estaba consolidando y para ello precisaba cada día más mano de obra, para el algodón, tabaco, caña de azúcar etc. Los indios no solo se negaban a trabajar como esclavos con los europeos establecidos, sino que luchaban contra ellos por no aceptar ser sometidos y esclavizados.
Arribaban al Nuevo Mundo, navíos llenos de esclavos, Inglaterra, Francia, Holanda y Portugal eran los países que casi como un monopolio comerciaban con esclavos.  España en sus numerosas colonias americanas le urgía entrar en aquel comercio, en principio el 12 de julio de 1696, firmó un tratado con la Compañía Real de Guinea, de Portugal, para el suministro de esclavos, y aunque cifró una cantidad, esta siempre se sobrepasaba con el clandestino. Antes ya había firmado contratos con Francia para la adquisición de 49.000 negros y con Inglaterra una cantidad cercana a 20.000. España necesitaba una posesión que le sirviera de almacén de esclavos en la costa africana, para comprar braceros a los jefes indígenas que vendían a sus prisioneros y hacían redadas sobre tribus cercanas o en algunos casos en su propia gente.

Como el comprar a otros mercaderes, ese sistema era oneroso, y deseaba su emancipación en la provisión de mano de obra, movió al conde de Floridablanca, artífice del Tratado del Pardo, a solicitar de Portugal, que le cediera sus posesiones africanas en el Golfo de Biafra, en compensación a cederle la Colonia de Sacramento en América.
Según el Tratado de Aquisgrán el privilegio de asiento y navío de permiso, estaba concedido a Inglaterra. El 5 de octubre de 1750, bajo Fernando VI, se firmaba en Madrid el acuerdo con el Reino Unido en virtud del cual nos librábamos de tan pesada hipoteca a cambio de pagar una fuerte suma y a sugerencias de Ensenada, adquirir el antiguo derecho para la Trata de la que había  gozado La Compañía de Corisco.
Con el Tratado del Pardo, se le adjudicaba a España la soberanía sobre las islas de Fernando Poo, Annobón, Corisco y los Elobeyes  y de la costa africana en la extensión comprendida entre las bocas del Niger y la desembocadura del Ogoué, es decir cabo López.
Eso alborotó algo a los negreros, pero el 16 de mayo de 1778 se encargó a los ministros de España en Inglaterra y Francia que comunicaran a los gobiernos de esos países que si bien el tratado  servía a España para abastecerse de brazos para América, las necesidades eran tantas, que seguirían adquiriendo una buena cantidad a los proveedores habituales.  
Todos los traficantes de esclavos, establecían un depósito para ir acumulando sus compras, hasta que tenían el número suficiente o conseguían el transporte adecuado. Los sitios adecuados, eran islas cuya defensa era fácil, (Gore, Zanzíbar, Corisco,) y donde se cargaban los negros y los víveres necesarios para el viaje. La experiencia les había enseñado que de no ser así, los mismos  reyezuelos que les vendía la mano de obra, luego se la robaba.
Esto funcionó hasta que el 8 de febrero de 1815, a raíz del  Congreso de Viena, se promulgó la declaración colectiva de Austria, España, Francia, Inglaterra, Portugal, Prusia y Suecia contra la trata de esclavos. El 27 de septiembre de 1817, diciembre de 1822 y junio de 1835 se firman nuevos acuerdos bilaterales entre Gran Bretaña y España, relativos al mismo asunto.
Me temo que esos acuerdos estaban promovidos por Inglaterra que ya no precisaba de nuevos remanentes de esclavos en sus colonias y en cambio ese comercio había abierto la puerta al comercio en el Atlántico que hasta entonces controlaba, lo que perjudicaba su floreciente industria comercial y el dominio marítimo que impulsó su comercio. .
Se estableció un Tribunal para la Represión de la Esclavitud en la colonia inglesa de Freetown, y los barcos ingleses vigilaban las costas atlánticas africanas, capturaban y hasta hundían los barcos de traficantes de esclavos, es más con esa excusa, a veces cuando capturaban barcos sin que llevaran negros, si en su registro verificaban que el contenido en agua y comida era muy superior al normal, daban por detenido el barco alegando que iban a buscar esclavos.
Como se sabe alegando motivos de salud, ya que en Freetown el personal europeo fallecía a los pocos meses de su llegada,  fundaron la ciudad de Clarence en territorio español de la actual Malabo, desembarcando en la bahía de Venus el 27 de octubre de 1827. En ella establecieron el Tribunal de la Represión con los funcionarios que trajeron de Freetown. Al abandonar la Isla el gobernador Nicolls en abril de 1835, queda otra vez a isla bajo el dominio español representado por el inglés John Beecroft (No había ningún español en la isla).
Pese a que España tras el Congreso de Viena había cerrado su depósito en la isla de Corisco, los ingleses mandaron al bergantín Wolverene , bajo el mando del comandante William Tucker, que destruyó en 1840, las factorías comerciales que tenían dos españoles en aquella zona,  con la excusa de que seguían dedicándose a la Trata. Prueba de que no era así es que se  llevaron preso a Londres, al comerciante Miguel Pons, y posteriormente en el juicio probatorio, lo tuvieron que dejar libre al demostrar que las acusaciones eran falsas. (Ver  en la página 9 de este blog dos artículos sobre el tema).
Aunque los españoles empezaron tarde en este repugnante negocio, hubo algunos que sobresalieron, tal es el caso del más conocido traficante de esclavos el malagueño Pedro Blanco, (ver entradas página 9) cuyas factorías en Sierra Leona (Gallinas) fueron igualmente destruidas por los ingleses en 1840. Blanco que llegó a tener negocios en Londres, Liverpool, Habana. Madrid, Cádiz, etc. , tuvo como clientes al famoso pirata Drake, cuando ya funcionaba como empresa   Drake y Cia.

Fernando García
Barcelona a 13 de abril de 2014



lunes, 7 de abril de 2014

TERCER CONGRESO AFRICANISTA- TERCERA Y ÚLTIMA PARTE



                                                                               

                                                              Fruto del cacao, nace en el
                                                               tronco, debe estar amarillo
                                                               para estar maduro, o algo rojizo.


                                                      SOBRE EL TRABAJO


Los trabajadores procedentes de Sierra Leona, como los de Liberia y Calabar, envidian la vida que lleva el bubi en el interior, y así cuando alguno no le agrada el trabajo, la finca o la paga, huye y se agrega en calidad de compañero de trabajo al bubi, asimilando sus costumbres hasta el extremo que llegan a su dialecto y a vivir de su forma, es decir del merodeo y rodeados de cuantas mujeres mejor.  Por eso entiendo que al bubi se le debe imponer  obligaciones que le hagan contraer necesidades, siendo esto a la vez un medio para que reconozcan la soberanía de España, que debe alcanzar a todos los poblados.
Además, hay otra ventaja de la cual nosotros, los españoles no hemos querido aprovecharnos, y es que aquellos indígenas adquieren tantas mujeres como pueden, porque es costumbre muy antigua de ellos. Todo el trabajo queda para la mujer, el hombre solamente se dedica a la caza, a la pesca y a extraer el vino de palma, mientras las mujeres hacen toda la labor del campo con sus pequeños a la espalda y amarrados a la cintura.
Hay otra dificultad para la contratación de braceros. Se presentan a veces algunos propietarios que de una forma u otra, han conseguido braceros en las colonias extranjeras, y van al curador  a celebrar los contratos. Aquel empleado se niega  a admitir contrato alguno, por la sola razón de no haberlo celebrado antes en la colonia de procedencia, y por consiguiente después de haber sufrido unos gastos de importancia, pierde los braceros que el Curador le obliga a embarcar para su país, ante el temor de una reclamación diplomática.
El indígena de los territorios del Muni está casi siempre en constantes guerras, unas tribus contra otras, sin que nuestras autoridades puedan impedirlo, porque nuestra soberanía no alcanza más que a las playas y algunos kilómetros contados, al interior, y precisamente por esto mismo podrían nuestros gobernantes aprovecharse por muchos medios que siempre está a su alcance, procurando atraerse a Fernando Poo, pueblos enteros.
Los vengas, bujebas y otros están siendo arrollados por la importante tribu de los pamúes, que quieren dominar hasta las mismas playas, habiendo ocasiones que las autoridades de Bata, han visto atravesar la capital a todos aquellos huyendo de estos último, en unión de mujeres y niños, con impasibilidad , no hicieron otra coa que mirar aquel reguero de negros y negras que estuvieron pasando durante tres días, todos ellos cargados con su impedimenta, sin habérseles ocurrido brindarles protección y facilitándolos medios para trasladarse a Fernando Poo.
No hace más que tres años que, por iniciativa de la Cámara Agrícola, e organizaron dos expediciones con el apoyo oficial, a fin de reclutar braceros, en igual día partieron ambas para los extremos opuestos de la Isla, que recorrieron los pueblos del interior, invitando al trabajo a aquellos indígenas, y bien pronto se tocaron los resultados, seiscientos braceros se registraron aquellos días en Curaduría.
No está desacertada la idea de la inmigración de hombres de color procedentes de Santo Domingo, Cuba y Puerto Rico, sin embargo en ese proyecto podría influir en que se explotasen diferentes cultivos, ya que desgraciadamente para ellos y para España, limitándose al cacao, sería un fracaso. 
También es de mucha conveniencia pensar en el aumento de población de colonos europeos, no en la forma que se hizo en 1892, con las familias que, procedente de Alicante, Valencia, se llevaron desde Argel a Santa Isabel, pues en aquello, aparte del mal resultado que dio, fue una carga para el Estado.
Los oficios escasean allí, no existiendo ningún taller a que recurrir en caso de cualquier trabajo de carpintería, herrería o demás, no hay zapateros y a veces falta hasta peluquería, no digamos nada de sastre, ni modista, ni aun costurera, a quien poder encargar algún trabajo, estamos al principio de todo.
Obligar a los comandantes de puesto de policía a formar un censo de todos los poblados que hay en su demarcación, lo que daría un dato exacto del número de ellos que hay en el interior, y de cuyo resultado podría deducirse la política que había de seguirse para la recluta de braceros. Respetar a los dueños de las fincas siempre que estos se adaptaran a nuestras leyes tomando los debidos títulos de propiedad y satisfaciendo trimestralmente la contribución territorial, pero haciendo trabajar a todos aquellos que no justificasen su modo de vivir, evitando los robos y quitándoles los vicios que tienen, origen de los conflictos.
Por lo que respecta al Muni, es necesario que el Estado cambie de política, visto el fracaso de la de atracción que hasta el presente ha venido practicando, y con lo cual, no solamente no hemos obtenido resultado práctico, sino que nos desprestigia ante ellos.  Los jefes de poblados que no demuestren su adhesión a España, deben ser sustituidos por otros que lo sean, y que nos ayuden a nuestros proyectos, señalándoles a estos una pensión mensual de 30 a 50 pesetas, según la importancia que tuviese, pero suprimiendo las pensiones y regalos que hoy se hacen sin fruto alguno.
RESUMEN DE LOS ACUERDO TOMADOS SOBRE EL TRABAJO
Que se conceda por el Estado una subvención al  primer español que se establezca en Monrovia, siempre que se comprometa, dentro de su negocio, a encauzar una corriente emigratoria hacia Fernando Poo.
Que el Gobierno organice, reglamentándo debidamente y limitando su extensión, la emigración de colonos europeos, como también de Santo Domingo, Cuba y Puerto Rico, y a su vez facilite en Fernando Poo,  la emigración de braceros y sus familias procedentes de las colonias africanas, especialmente las de la Guinea Española, presupuestando a tal fin una cantidad a compensar a las compañías de vapores el importe de los pasajes y otras atenciones que  un principio requerirán aquellos.
Revisión del Reglamento del Trabajo, reformando todos aquellos artículos que ejercen influencia contra producente contra los intereses  creados y en el cual deben dar las mayores facilidades para la recluta y contratación de braceros, imposibilitando que haya un excesivo número de vagos y dificultando la rescisión de contratos sin grandes motivos justificados.
Una campaña activa a favor del Tesoro, obligando a los peritos agrícolas a denunciar todas aquellas propiedades rurales que no estén debidamente registradas y dentro de nuestras leyes, alcanzando especialmente esto a los indígenas.
Emprender la labor de crear necesidades al bubi, imponiéndole contribuciones y otras obligaciones, como sería la prestación personal para los trabajos de carácter público, dificultando también de un modo indirecto la clase de vida que hacen, especialmente procurando desterrar de ellos la costumbre de poseer varias mujeres, que tanto imposibilita el aumento de población.
Que el Gobierno conceda a los elementos activos de aquella colonia, que el presidente de la Cámara Agrícola, como representación único de todos los intereses allí creados, forme parte de la Junta de autoridades y del Patronato de Indígenas.
Firma Francisco López Canto   en Valencia a 9 de diciembre 19909.

MI COMENTARIO

La verdad es que aquellos aventureros de la agricultura, carecían de todo:
Falta de mano de obra, servicios sanitarios, carreteras, comunicación marítima regular con la Península y el Continente, artesanos, ingenieros agrícolas, bancos, y además de todo esto pagar unos derechos arancelarios para entrada en España de una mercancía que era de una colonia española.
Para solucionar la mano de obra sugerían traer esclavos libertos de América, como ya se habían traído de los que  los barcos ingleses, en nombre del Tribunal de la Represión  capturaban y luego soltaban en Cuba, donde el Gobernador cubano, en algunos casos para evitar que alentaran a los explotados en Cuba enviaba en un barco a Fernando Poo, amparándose en que el presupuesto de Fernando Poo, lo pagaba la Hacienda cubana.  Se alentó buscar braceros en el Congo Belga, Monrovia , estudiar el conseguir artesanos en España que quisieran venir a la colonia, donde faltaban de todo. Imponer tributos a los bubis para que se vieran en la necesidad de trabajar, presionar a los comandantes de puesto en el Continente para convencer a sus habitantes a venir a la Isla, especialmente a las tribus minoritarias.
Yo en 1950 empecé a trabajar en una gestoría que nos cuidábamos de todas las cuestiones laborales de los trabajadores nigerianos que cultivaban las fincas de cacao, a mi cargo en esas labores tenía unas 800 personas . En esos 800, en los diez años que contrataba y liquidaba trabajadores, nunca tuve un fang o un bubi como bracero, si en muy pocos casos como chófer, cazador u otro oficio. Por cierto en esos años pese a los trabajadores nigerianos existía  falta de mano de obra, dado que el gobierno de Nigería  siempre reducía el número de trabajadores solicitados por mediación de la Cámara, pese a que en Calabar había colas de personal deseando venir a Fernando Poo.
Se quejaban de que el bubi no quería trabajar, lógico. El bubi tenía la vida solucionada, todos gozaban de alguna pequeña propiedad en la que cuidaban su mujer o sus mujeres, la huerta, suficiente para alimentarlos e incluso a veces mandar a su mujer al mercado a vender parte, su bebida o aguardiente (topé) lo extraía de las palmeras de su terreno, alguno de sus hijos era el que trepaba para poner la vasija donde recogerlo. Muchos el Gobierno les concedía un terreno por los hijos que tenían o habían heredado de su familia., ese terreno se lo arrendaba a un agricultor más potente (casi siempre europeo) y con esa renta y la huerta tenía suficiente para vivir sin agobios. ¿Para qué tenía que trabajar? Entonces no existían las ambiciones de posesión que nos ha creado la televisión y el cine, el clima ayudaba, con un par de camisas y pantalones, era suficiente para ropero.
 Los bubis cuando llegaron a la Isla en varias oleadas se supone eran pueblos pescadores y se establecieron entre otras sitios en la playa de Carboneras. Se supone que cuando la época del tráfico de esclavos huyeron a las montañas, donde sus poblados tenían la entrada oculta y el mismo trazado de las edificaciones se hacían como un laberinto, de esa forma cuando los traficantes llegaban al poblado, sus habitantes ya estaban ocultos en el bosque, utilizaban como señal de alarma, el silbo, dado que el terreno muy montañoso les hubiera obligado a subir y bajar colinas cercanas pero distante en tiempo en recorrer el camino. Por cierto ayer vi en un reportaje de internet, un rebolano que todavía sabía efectuar la llamada por silbo, con gran potencia.  
Por cierto los representantes de Guinea que fueron al Tercer Congreso Africanista, lógicamente su interés fundamental era Fernando Poo, dado que eran miembros de la Cámara Agrícola de Fernando Poo, para ellos la parte de Guinea Continental solo les interesaba como fuente de mano de obra. La verdad es que poco existía de agricultura comercial en aquella zona, tal vez algo de la madera por parte alemana.. .

Barcelona a 8 de abril de 2014

Fernando García Gimeno



         

domingo, 6 de abril de 2014

TERCER CONGRESO AFRICANISTA.- segunda parte


                                                                 
                                                  Dril de la Caldera de Balachá

TERCER CONGRESO AFRICANISTA, -  Segunda parte

Otras conclusiones.-

1º.- Estudio de las leyes e impuestos que rigen en los puertos extranjeros para nuestros buques, adaptándolos nosotros para ellos.

2º.- Prohibición absoluta de que los vapores que visitan los puertos de Fernando Poo, Bata y Elobey, abran tiendas a bordo y por consiguiente , hagan ventas, cumpliendo así nuestras leyes de aduanas, que soplo permiten la descarga de mercancías y equipajes previamente declarados.

3º.- Reforma de aquellas disposiciones que imposibilitan la exportación e importación de puertos extranjeros en nuestros buques.

4º,. Creación de una junta de comercio en Ferrnando Poo, compuesta de cinco españoles allí establecidos, que intervenga en todo lo que se relacione con el comercio y la industria de Fernando Poo, siendo el cargo gratuito y obligatorio, debiéndose ser desempeñada por espacio de dos años.

5º.- Se establecerán campos de experimentación en nuestros territorios de Guinea, ampliándolos con el establecimiento de una sección botánica, al objeto de atender a la jardinería nacional de especies propias de la zona tórrida.

6º-. Construcción de muelles y tinglados en San Isabel, San Carlos y Bata, y precisión de estudiar el establecimiento de faros y balizamientos en la costa continental de Muni.

7º.- Necesidad de crear un banco de exportación para Marruecos, dominios de España en el Norte de África, Sahara y Golfo de Guinea.  Con capital español y disfrutará la garantía del Estado y el auxilio indispensable hasta que sus beneficios aseguren su existencia.  Con las mismas garantías existe la conveniencia de la creación de una sociedad bancaria o Banco Agrícola Hipotecario del Golfo de Guinea, en quien el Gobierno podría confiar los servicios de Tesorería y emisiones fiduciarias o bancarias.
En navegación, se toma el acuerdo que no se conceda a ninguna empresa  extranjera privilegio de andén especial o de atraque en los puertos españoles u otros cualesquiera, que signifique preferencia sobre los buques españoles.

Que se aplique a los buques españoles procedentes o con destino a Fernando Poo y Muni, las mismas tarifas de practicaje, amarraje, fondeo y sanidad que rigen en los puertos españoles.

Que se haga obligatoria la escala en Acra y Lagos, estableciendo una expedición quincenal entre la Península y Fernando Poo, por Canarias y los puertos que se crea conveniente. Estas expediciones deben salir, una de un puerto de Levante, y otra del Norte, tocando en los principales puertos de cada región, y que se prolongue hasta Elobey y Libreville.

Establecer comunicación telefónica e internacional en la costa del Muni hasta Camerón, colonia alemana.
Tarifas reducidas de ferrocarril para el transporte de vinos y porcelana desde el centro de España hasta Cádiz, puerto de embarque con destino a Fernando Poo.

Excitar el celo del Ministerio de Estado para sacar a pública subasta el servicio de comunicaciones y transportes interinsulares en el Golfo de Guinea en vapores de buenas condiciones, toda vez que los actuales son casi INÚTILES. (Lo pongo en mayúscula para destacar)

Que se considere transitoria la recluta de braceros en colonias extranjeras para los trabajos agrícolas de la Guinea Española, puesto que teniéndolos en nuestros   territorios , en ellos es donde deben reclutarse.    
Que en tanto que subsista la recluta transitoria, tengan los propietarios de las fincas de Fernando Poo y el continente un representante en la República de Liberia, subvencionado por aquellos y por el Gobierno español, y nombrado por mayoría de votos entre todos los propietarios, con la aprobación de la autoridad superior de la colonia.

Que todos los braceros contratados en colonias extranjeras, se les den facilidades para llevar a sus familias a Fernando Poo  y al continente español, exigiendo a los propietarios la construcción de casas aisladas para la instalación de estas familias.

Que se cumplimente lo que hay ya dispuesto respecto a la prestación de personal con los bubis de Fernando Poo.
Que los braceros reclutados en el continente español  para los trabajos en Fernando Poo, sean conducidos con sus respectivas familias.

Que se estudie la conveniencia de contratar braceros en el Estado del Congo Belga.

Que al campo de experimentación agrícola de Fernando Poo se lleven de Cuba y Puerto Rico hombres prácticos en los cultivos tropicales y un director procedente de la Escuela Colonial Belga hasta que España esté en condiciones de enviar personal adecuado.

Que en vista de ser el cacao producto español, de la depreciación considerable que ha sufrido en el mercado y de la imposibilidad en que se halla el agricultor por la falta de vías de comunicación, escasez de mano de braceros y otra multitud de deficiencias que existen actualmente en la organización de la colonia, se impone la necesidad de rebajar los derechos arancelario al tipo de 0,35 peseta por kilogramo.
Que sería conveniente que la Cámara Agrícola Oficial de Fernando Poo, tuviera una representación en la Junta de Autoridades y en el Patronato de Indígenas.

Que para contrarrestar el paludismo  en las posesiones españolas del Golfo de Guinea, deberá procurarse: 

1º Las plantaciones de eucaliptus, 
2º La destrucción de las larvas y huevos de mosquitos en las aguas estancadas, por medio del petróleo; 
3º La preservación de las viviendas, colocando telas metálicas en los huecos; 
4º Editar una cartilla que vulgarice los medios profilácticos contra el paludismo, los cuales fijarán en todo edificio público; 
5º Aconsejar, el  uso de pequeñas dosis de sales de quinina.

Que sería conveniente para el desarrollo de la Colonia, la organización en la guardia colonial de secciones de ingenieros, con gente de color y mandadas por oficiales de dicho cuerpo, para dedicarse constantemente a la construcción de caminos y edificios para establecer los puestos militares.

APÉNDICE 1

La Cámara Oficial Agrícola de Fernando Poo, enterada de este Congreso, hemos acordado designar a dos señores del Comité para que expresen nuestras aspiraciones y necesidades en este Congreso. Dada la escasez de fondos de la Agrupación, no alcanza a más que a pagar los gastos del viaje y hasta 50 pesetas diarias a cada uno de los señores representantes para gastos de estancia, mientras dure el Congreso.
La más importante necesidad, de vital importancia para nuestra vida agrícola y comercial, es la cuestión de braceros. No necesitamos encarecerla por ser demasiado conocida por ustedes. Una solución para esta cuestión o ayuda para resolverla será el crear necesidades a los bubis, imponiéndoles contribución por viviendas, por fincas o por cabezas de ganado. Creando necesidades al bubi podremos conseguir que concurra al trabajo.
Transportando gratis a las familias de los trabajadores que vienen de Guinea Continental, podríamos formar núcleos de familias trabajadoras en la Isla, que a la larga ayudarían a resolver el más importante problema en que se estanca el engrandecimiento de estas tierras.  
Le sigue la instalación del cable (supongo se refiere a cable telefónico) , que tan exiguo sacrificio pecuniario exige y tantos beneficios depararía a la agricultura y al comercio.
Mejora de los aranceles de importación de cacao y café.
Reforma de del  itinerario de los vapores intercontinentales e intervención de la Cámara Agrícola en la reforma, si  a de responder a nuestras necesidades.
Disertar acerca de la propiedad de los extranjeros en sentido restrictivo.
Ampliación de muelle y aduana de Santa Isabel, construcción del muelle de San Carlos, estableciendo en este importante poblado una oficina de aduanas. Faros y balizamientos  en la Guinea Continental.
Estos son a grandes rasgos nuestras perentorias necesidades. 

APÉNDICE IV
¿ Qué influencia benéfica o perjudicial pudiera causar a Fernando  Poo, el proyectado arriendo de los territorios continentales de la región del Muni a una entidad colonizadora?

APÉNDICE VII
Sabido que la Junta de Aranceles y Valoraciones propuso, y así quedó que el cacao a su entrada en la Península pagaría un 25% sobre su valor comercial, tomándose como base que el precio del kilo era de 2,80 pesetas, lo que supondría pagar 0,70 oro por cada kilo de cacao.
Hoy los precios de aquella época  debido al aumento de la producción mundial han caído y se cotiza el kilo de  1,80 a 1,90, con lo que resulta que el agricultor, después de descontar los derechos de Aduana, gastos de flete, comisiones y otros, no le queda lo suficiente para cubrir los gastos de sus plantaciones
El Estado para evitar la ruina de estos agricultores, deberá poner pronto remedio, rebajando sus aranceles, para que los agricultores puedan contratar más braceros y desarrollen sus explotaciones agrícolas. .
Es vergonzoso tener que confesar que en toda la isla de Fernando Poo existen solamente unos 18 kilómetros de carretera (Ocho de los cuales corresponden al camino de Basilé, que lo, hicimos los mismos agricultores por prestación personal, dando para ello los trabajadores de nuestras fincas) , no hablemos de líneas férreas, ni caminos vecinales, porque estos ni  se conocen en la Isla, no quedando, por lo tanto, más vías de comunicación que estos reducidos kilómetros de carretera, vía marítima (explotada por un sistema tan primitivo como son las balleneras) y unos cuantos caminos que solo pueden transitar por ellos peatones indígenas.
Los braceros, que es otro de los más importantes factores, tenemos que pagarlos cada día más caros, siendo a su vez más difícil obtenerlos, cuando pata adquirirlos en buenas condiciones bastaría con hacer una legislación especial como la tienen hecha todas las demás naciones en sus colonias, para obligar indirectamente a los indígenas de la Isla y del Continente a trabajar, y con ello conseguiría España hacerles conocer los beneficios del trabajo.
El mayor inconveniente que se tropezaba antes para la formación de un Banco, eran las deficiencias que se notaban  en el Registro de la Propiedad, cuya oficina, sin concederle importancia alguna, era desempeñada como cosa secundaria, por un empleado de aquel Gobierno General, y por consiguiente los defectos de que adolecían las inscripciones eran tan grandes y tan numerosos, que la propiedad no estaba bien acreditada. Debido a las gestiones de la Cámara Agrícola, se salvó esto y hoy está incluido en el presupuesto un Registrador de la Propiedad, que se dedica exclusivamente a las inscripciones con lo que estas revisten la debida garantía. Por todo ello urge la apertura de un Banco Hipotecario y Comercial en Guinea.
El Banco beneficiaría los territorios en los siguientes conceptos:
1º Regularizar la producción.
2º Acabar con los préstamos usurarios.
3º Aumentar las relaciones mercantiles con la Península.
4º Mejorar los precios de venta.
5º Desarrollar el crédito territorial y agrícola.
6º Producir un alza general en la riqueza urbana y en la rústica.
7º Fomentar los grandes cultivos.
8º Ayudar al pequeño propietario sindicado.
9º Estimular la variedad de cultivos.
10º Introducir y desarrollar nuevas industrias.
11º Solucionar en parte la cuestión de braceros.
12º Terminar el agio del oro
13º Aumentar el comercio de exportación
14º Garantizar a los fabricantes e industriales.


 MICOMENTARIO a  esta segunda parte
Tengo comprobado que un porcentaje importante de personas que emprendieron negocios agrícolas en Guinea, habían sido funcionarios que llegando a esos territorios y gozando de la influencia del cargo y del estamento político, lograban cesión de terrenos, tal es el caso de Tomas Pol, Avendaño, Fontán, el origen de Frapejo y otros, incluso médicos de la armada que se establecían tras un periodo militar, como el doctor don José del Val. Es lógico, ir a Guinea en aquellos tiempos era buscar la muerte. El clima, el desconocimiento de las dosis necesarias de quinina, las aguas estancadas llenas de larvas de la Anopholes y Tsé- Tsé, en la Isla se sufrieron etapas de Fiebre Amarilla, Tripanosomiasis, Dengue, Paludismo, varios tipos de Filariasis, Disanterías amebianas y bacilares.


Continuará en otro capítulo más, dado lo largo que hubiera resultado este. …….

viernes, 4 de abril de 2014

TERCER CONGRESO AFRICANISTA- 1909- primera parte


                                       



                                             



        MEMORIA DEL TERCER CONGRESO AFRICANISTA -. 1909- Primera parte.

Esta mañana me puse a repasar el libro de este congreso celebrado en Valencia en diciembre de 1909, el que nos da una idea del concepto en que tenían a Guinea y lo alejado de la realidad, así que voy a comentar algunos de las conclusiones y propuestas que se celebraron en el mismo, dividiéndolo en un par de entradas de mi blog.

La Cámara Agrícola de Fernando Poo, tuvo noticias del Tercer Congreso Africanista, que se reunía, así que convocó con urgencia una reunión de su junta el día 4 de noviembre de 1909. Designando tres vocales para exponer en el congreso las necesidades de Guinea. Estas tres veces seleccionadas fueron: don Francisco de A. Ribas y Serra, don Antonio Pérez López y don Francisco López Canto.  
Leyendo los temas propuestos para el Congreso  destacaba que de treinta y una temas a discutir en el mismo, sólo tres se podían relacionar con los intereses de las colonias occidentales de África, y aun así, estos eran de relativa importancia. Para los promotores de ese congreso, África era Marruecos solamente., tanto es así que ni  la Cámara Agrícola Oficial de Fernando Poo, ni su Comité en Barcelona fueron invitados debidamente y con el tiempo necesario para ello.

Concluidos todos los preparativos  con el comité de Barcelona, salió la comisión para Valencia el día 7 de diciembre, ya que estaba anunciada la sesión inaugural para el día 8.
El tema de Navegación cuyo ponente era don Vicente Barrantes y Abascal, era lograr que se estableciera una línea marítima, saliendo un barco de Barcelona y otro de Bilbao alternativamente, y que además de Las Palmas, recalara en Monrovia, Acra o Lagos, suprimiendo el atraque en  Río de Oro, dado que esta localidad ya tiene establecida comunicación regular con Canarias y el desviar la línea de Fernando Poo  para esa zona, era aumentar las fechas de viaje, cuando en realidad el comercio con esa zona era tan ridículo que en las estadísticas de 1906, figuran 68 pesetas como el total de los derechos de aduana.  En cambio Fernando Poo en 1908, produjo la no despreciable cantidad de 3.107.938 kilos de cacao que se convirtieron para el Estado en un ingreso de 2.175.556,60 pesetas. , que con los ingresos locales y otros de aduana de menor importancia, cubren con creces el presupuesto de la Colonia. , a pesar de ser hoy Fernando Poo sobre quien grava los gastos de Río de Oro y de los demás colonias del Golfo de Guinea.   

Otro tema es lograr que las autoridades apliquen a los buques españoles procedentes o destinados al norte de África, Marruecos, Río de Oro, Canarias y Fernando Poo, las mismas tarifas de practicaje, amarre, fondeo y sanidad, que rigen en los puertos de la península para el cabotaje.

Que en la misma forma en que en los puertos extranjeros de la costa occidental de África se practican los derechos de anclaje a nuestros buques, también se impongan en nuestros puertos de Guinea Española, a los buques extranjeros.

Entre otros puntos importantes, se acordaron los siguientes: Que se concedan a la producción nacional iguales ventajas y facilidades que tiene la extranjera por sus respectivos países.

El apartado F, referente a la solución del problema de braceros, fue objeto detenido estudio, prevaleciendo como base fundamental, la argumentación del señor Barrantes, unánimemente aceptada, de ocupar militarmente el Muni, es decir, necesidad imprescindible de ejercer una soberanía efectiva sobre las tribus de Bata y Elobey, de donde deben salir los braceros para la Isla, se llega igualmente a otros acuerdos.

La idea de inmigración de gente de Santo Domingo, Cuba y Puerto Rico, sería contraproducente por motivos políticos.

El señor Barrantes hizo presente que en el Congreso Nacional Penitenciario se habían adoptado conclusiones que no afectaban directamente a los establecidos en Guinea Española, cuyas conclusiones  se referían a los problemas del epígrafe general de Colonias Penales Exteriores.:

¿Sería acertado y eficaz sustituir la pena de relegación que establece el código español, por el trabajo obligatorio en nuestras posesiones del Golfo de Guinea?
En caso afirmativo,¿ Qué clase de delincuentes se debería aplicar esta pena?

Las conclusiones adoptadas en el Congreso Penitenciario, fueron estas:

1º La pena de deportación y las colonias penales exteriores constituyen un sistema punitivo penitenciario que responde a fines de la pena y es de eficacia probada para la colonización de posesiones lejanas, desiertos o con pocos habitantes.

2º Los argumentos que se presentan en contra no tiene consistencia.

3º Todo país debe absorber sus criminales, y en todo sistema punitivo deben existir penas eliminadoras. Con las colonias penales, el pais absorbe a la gente criminosa, puesto que a las posesiones lejanas que se establecen la cubre el pabellón  nacional. 

La historia evidencia que todos los pueblos en su lucha contra la criminalidad y en defensa contra los ataques de grandes criminales, han empleado medios eliminatorios, y cuando han tenido posesiones lejanas disponibles, a ellas los han enviado, aplicando la deportación y dando con ello nacimiento a la colonización libre. Deberían  con la relegación, reducirse a una, la deportación con trabajo forzoso, destinando a los deportados a nuestras posesiones de África, en forma análoga a como ha hecho Francia en Nueva Caledonia y en Guayana por las leyes de 1854 y 1885, como lo hace Portugal en Angola y demás posesiones de África por su Código Penal, su ley de 1892 y otras disposiciones, Rusia en Sakhalina y Siberia por las reformas del conde Sperankio y el ukase de Nicolás II, y como quiere hacerlo Alemania en África ,e Italia en Erythrea ( y añado yo, Inglaterra en Australia)          

La posesión más a propósito para el destino de la deportación es Fernando Poo, porque la isla está explorada, porque allí se ha establecido todos los elementos de la administración pública, de justicia y economía, porque faltan trabajadores que hay que ir a buscar a precios altos y no se hallan entre los pamúes y krumanes de las posesiones vecinas pertenecientes a otros Estados.

La pena de deportación debe aplicarse a los que hoy se imponen las de cadena de reclusión y a los delincuentes habituales con más de tres reincidencias, siempre que sean mayores de veinte años y menores de cincuenta.

La Colonia dependerá del mismo ministerio que corresponda la posesión, el personal directivo, administrativo y de vigilancia, habrá de elegirse del Cuerpo de Prisiones, el suministro de víveres, el cuidado de ropa y la asistencia a los enfermos, podrá estar a cargo de una comunidad religiosa.

Los deportados serán elegidos entre los de mejor complexión física y más apta para los oficios y trabajos que la institución requiera.

El sistema penitenciario aplicado a la Colonia será el progresivo, dividido en cuatro periodos: celular, trabajo forzoso en común, trabajo remunerado, libertad condicional. Los límites de los periodos  los determinará el reglamento, el avance o la regresión, el director, con el tribunal de disciplina.

La extinguida colonia penal de Santo Tomé, se ha regido por la legislación general portuguesa  para esta clase de establecimientos, similar al propuesto.

CONTINUARÁ……….


Mi comentario a esta primera parte

Que el cacao pagara en aquel entonces el 25%& de derechos de aduana sobre un precio tarifado de 2,80 pesetas el kilo, hacia casi imposible tener beneficios a los agricultores, ya que en la realidad el cacao se lo compraban más barato. Era incomprensible que un producto cosechado en una posesión española, por lo tanto España tuviera que pagar derechos de Aduana y además tan altos.

Cuando habla de braceros, comenta que no puede ir a buscar trabajadores extranjeros y habla de los pamúes, eso significa que la región de Río Muni todavía la consideraban ajena al dominio español, es lo que yo defiendo cuando dialogo con un guineano y les significo que España solo estuvo en Guinea Continental desde  1920 +- hasta 1968, o sea  menos de medio siglo, en esa misma época como veremos en el próximo comentario ni tan siquiera en Fernando Poo  había carretera hasta San Carlos, así es muy difícil que progrese un país. España estaba en la ruina con las luchas de las independencias americanas y con la guerra de Marruecos, y esa pobreza de carreteras, sanidad, enseñanza etc. Era visible en España continental.


Fernando García Gimeno    Barcelona a   4 de abril 2014

viernes, 21 de marzo de 2014

MEMORIAS DE ÁFRICA. GUINEA




                                                                   

                                              Los refugiados alemanes del Camerún en 1916
                                               que montaron campamentos en Sipopo.   

MEMORIAS DE AFRICA GUINEA


El otro día llegó a mí poder un artículo muy profundo escrito por Carlos Fleitas Alonso, con este título y publicado en Tribuna Abierta de ABC, en 31 de julio de 1986.

Para aclarar diré que Carlos era el gerente de una potente empresa finquera allí en Fernando Poo, Caifer y que llegó a presidente del Consejo de Vecinos de Santa Isabel (alcalde), canario de buena planta física, estaba fuera del círculo de mis amistades, dado que yo era un simple empleado de una pequeña empresa. Leyendo su artículo en mi memoria vienen un montó de personas que esa independencia fue su sentencia de muerte sicológica.  Aunque ponga mi mejor deseo en transmitir la fuerza de su escrito, no será capaz, pero si me agradaría que por lo menos hiciera reflexionar a aquellos estúpidos políticos que condenaron al olvido a miles de coloniales.

Empieza el artículo con la célebre frase de la baronesa : Yo tenía una granja en África., con cálida voz cargada de nostalgia cuenta, esa sufridora, los tiempos vividos en la Kenya británica, donde se arruinó por proteger a los kikuyus.

Nosotros teníamos una granja en África, podía ser una finca de cacao, una gestoría, un cafetal, un comercio o una "factoría" , o como yo un trabajo y sobre todo mi hogar, donde me había criado y donde había estudiado primero en la Misión Católica y luego en el Instituto siete años, siempre compartiendo enseñanza con mis compañeros de color, mezclados sin  ningún problema. Cierto es que eran fernandinos o hijos de nativos con cierto poder adquisitivo o funcionarios. Hay que pensar que en aquella España, en muchos pueblos no iban al colegio y tenían que trabajar siendo niños en sus pedanías.

Cuenta el artículo como España de trescientos mil kilómetros cuadrados, como mínimo, que se suponía podía reclamar, le dieron 28.000 km. Cuadrados.

El 20 de julio de 1901 sobre las blancas arenas de las playas de Bata, las delegaciones francesas y españolas forman con la prestancia que requiere el acto, delante del mástil de la bandera tricolor francesa, frente a los delegados, una escuadra de marineros franceses y a la izquierda otra escuadra de marineros españoles.

A los compases de la Marsellesa es arriada la bandera francesa y con respeto se traslada a bordo del cañonero "Aleyon" de la escuadra gala. Mientras tanto, la delegación española se hace cargo del edificio de madera, de estilo colonial, que ha sido, hasta ese momento, sede de la representación francesa y que pasará a ser a partir de ese momento, base de la delegación española.

A la sombra de los cocoteros y de los egombe-gombes, unos grupos de pescadores de la etnia ndowe; combes y bengas, contemplan la ceremonia con curiosidad. Unos guerreros pamues, descendientes de Ntumu Afiri, con sus atuendos de guerra observan sin comprender el significado del acto.

A la mañana siguiente, forman de nuevo frente al mástil vacío, las delegaciones de España y Francia, y con las tropas formadas, a los acordes de la Marcha Real española, es izada con toda solemnidad la bandera roja y gualda. El territorio africano queda bajo la tutela de España.

Se intercambian documentos se saludan los delegados y la Comisión Francesa se dirige a su lancha para emprender a bordo del cañonero su viaje de regreso a Francia. La Delegación Española embarca más tarde en el cañonero Magallanes, de la armada española, que les llevará a la isla de Fernando Poo. La delegación n continuará después su regreso a la península en el  <>.

Lo que ocurrió después es poco conocido, hombres que podían compararse al legendario conde Savorgnan de Brazza se aprestan para la colonización de los restos del Tratado de El Pardo. Iradier, Bengoa, Ayala y otros anónimos, y sobre todo los misioneros claretianos penetran en territorio fang, pero de eso ya ha pasado mucho tiempo. Para dar idea de la dureza de aquellos tiempos en 1859, llegó una expedición de colonos, al cabo de un año  quedaban solo tres vivos. La malaria, la moscas del sueño, la falta de agua potable y otras enfermedades como la filaria etc. Terminaban en pocos meses con los europeos. Hasta que no se empezó a secar pantanos e higienizar los alimentos, era la muerte segura,.

Las arenas de la playa de Bata han sido el mejor testigo, por allí llegaron y salieron los colonos españoles.

Un día de marzo de 1969, sobre las arenas blancas de la playa de Bata
, los colonos se arremolinan, cargando con lo poco que pueden llevarse de su ajuar, y      
 hombres y mujeres, mezclados con las Fuerzas Españolas que han recibido la orden de regresar, esperan la llegada de las barcazas para dirigirse a los buques de la Armada Española, para un viaje sin retorno. En Santa Isabel lo hacen con un avión  sobrecargado con el doble de pasajeros con el consabido riesgo de su vida. y la Guardia Civil les obligan a embarcar ocultándose en el bosque sin poder desfilar o embarcar con dignidad por el muelle de la ciudad, no vaya a ser que Macias o la ciega ONU, les llame al orden.  

Hombres y mujeres expulsados de Guinea volvían derrotados buscando refugio en sus familias y tratando de adaptarse a una vida poco favorable, con problemas sanitarios  buscando la beneficencia hasta el final de su existencia. Gente como mis primos que habían nacido en Guinea hacia 50 años, desconocían lo que era España y tuvieron que mendigar favores, perdieron casa, enseres, empleo, amigos, salud, en parte por la incompetencia de un Gobierno que miaba para otro lado, dada su estupidez  manifiesta.

Fidel Azaceta, tenía una granja en África, una hermosa finca, desde la baranda de su casa colonial, contempló a lo largo de su vida las maravillosas puestas de sol que solo pueden admirarse en África, pero Fidel Azaxceta murió con sus dos piernas amputadas en una sala de Beneficencia, sin tener una sola moneda de su propiedad sobre su mesilla de noche, Fidel Azaceta solo tenía una granja en África.

Para otros su máxima aspiración podría ser una licencia de taxi para atender a sus necesidades.

Señor Presidente, señores del Gobierno, yo tenía una granja en África. Nosotros
Teníamos una granja en África.


Fernando García Gimeno - resumido y adaptado  refleja pese al tiempo transcurrido
El pensamiento de miles de españoles abandonados, a los que hay que sumar los nativos que teniendo nacionalidad española, se les negó sus derechos al llegar a esa Tierra.


21.03.2014.

jueves, 20 de marzo de 2014

ËL TELÉFONO DE LA SELVA - 4º Y ÚLTIMA PARTE





     Este artículo que finiquita aquí fue escrito en la etapa de teniendo del actual coronel de la Guardia Civil Luis Baguena Salvador, recordando su niñez tanto en Evinayong como en Santa Isabel.