domingo, 5 de abril de 2015

EL ESPÍRITU DE EOSÓ




  

Eosó
Volviendo a los morimós o dioses de menor importancia tenemos a Eosó, el que hay muchas leyendas ya que es el capitán de los guerreros., cuenta el claretiano padre Martin del Molino en su libro Los Bubis Ritos y Creencias, una de ellas.
En tiempos remotos, apareció por el mar, frente a la desembocadura del río Iladyi, un numeroso ejercito maléfico, era tal que Eosó tuvo que huir en retirada, por los barrancos del Iladji, llegado al lugar de las famosas cascadas, Eosó estableció una treta, consistente en acumular el agua y soltarlas precipitadamente sobre el enemigo. Así aguardó hasta que el botutú de Ebobó , le avisó que subían por el río. Divisó Eosó la llegada de esos miles de enemigos, entonces dio orden a sus tropas de abrir las compuertas. Sobre los enemigos cayó una avalancha de agua, tierra y piedras, produciendo el hecho, la hondonada en forma de herradura que ahora contemplamos.  Todavía existe una capilla en honor de Eosó en las cercanías de las cascadas.  En ella se celebran actos, como sacrificar un gallo y libaciones de topé. Quedan restos del gallo en el remanso del río pero duran poco, ya que los cangrejos que representan a los soldados lo devoran.
En el río Iladji hay pozos profundos, destinados para la prisión de los malos, llamados oborimodoodo. Eosó no tiene potestad para encarcelarlos para siempre en  el infierno eterno que se halla bajo la tierra, sino solo para castigarlos según su falta, Eosó los arrojará por las cascadas o los introducirá en sus pozos, también puede utilizarlos como esclavos para traerle carne del bosque o vino de las palmeras (topè) 
Este dios es muy venerado y a ofrecerle ofrendas acuden a su capilla los que se sienten perseguidos por algún espíritu maligno o incluso los cazadores que no encuentran la caza habitual en el bosque, y piensan en la existencia de maléficos seres a los que puede combatir Eosó. Es bueno dar de comer a los famosos cangrejos que son en realidad las fuerzas guerreras, lo que denota su cuerpo acorazado y sus peligrosas pinzas.  

Extraido del libro del padre claretiano Martin del Molino, Los Bubis Ritos y Creencias 
.
Fernando García Gimeno
Barcelona a 5 de abril de 2015


sábado, 4 de abril de 2015

MMO MORIMÓ




                                                                



MMO O MORIMÓ
 De pequeño cuando llegué en 1942 a la isla de Fernando Poo, me hablaron del morimó, y notaba que lo explicaban con cierto temor y mucho respeto,
tal vez porqué no me lo contaron debidamente o por mi corta edad (9 años)
entendí que aquello era como hechicería, un cierto aspecto de brujería que nos  podía llegar a todos, en caso de falta de respeto. A todo ello se unió que el maravilloso mango que tenía mi abuela delante de su vivienda, lucia unos mangos de colores vivos y aspecto magnífico, y en sus mismas ramas aparecían colgadas latas oxidadas, trapos de color rojo y otros extraños artilugios, al preguntarle a mis primos que era aquello, me respondieron que lo hacía mi abuela Polonia, para  evitar que le robaran sus frutos, dado que los indígenas pensaban que eran signos del  morimó, y no se atrevían a tocarlos. .
 El padre A. Martin del Molino lo explica perfectamente en su libro Los Bubis Ritos y Creencias, por morimó desigina el bubi a los espíritus de la creación, esos espíritus podrían llamarse dioses o más bien ángeles, aunque no tienen en ningún caso una figura determinada.Los nombres de los montes, barrancos, playas, son espíritus y comentaremos  alguno de ellos.
En el pico de Santa Isabel, también llamado pico de Basilé, reside el supremo, Eri,  bajo su mando está Obasa el presidente, Eña o Raopó espíritu de los tornados y Silé de la brisa fresca de la montaña. Muy importante para los bubis es Raopó dios de los tornados. Para los bubis el tornado fecunda las palmeras, pues el  año de muchos tornados, las palmeras dan mucho aceite, se puede considerar el morimó de la fecundidad. A las órdenes de Raopó militan sus ayudantes, los  vientos engordan el bangá o dátil del aceite y barre las epidemias en los aldeas.
Por eso a Raopó y a los basibaribó se les atribuye la fuerza para vencer y guiar las lanzas en sus guerras o caceríasLos espíritus que moran junto a Dios, son los encargados de abrir los orificios del cielo que mandan el agua, parece ser que la central hidráulica está en un lugar llamado Akabasokó.
La fuerza del espíritu de Raopó, hace que puedan atravesar el río, de un solo salto,  como volando,. Se cuenta que en Batete un tal Bochomá de un arrebato, el espíritu  lo subió a lo alto de una ceiba, y empezó a llorar pensando que si el espíritu lo abandonaba no podría bajar  y moriría, pero morimó lo cogió dejándolo mansamente en el suelo.    Otro día contaremos más cosas que nos explica mejor que yo,
el padre claretiano Martin del Molino.
 Fernando García Gimeno   3 de abril 2015

jueves, 2 de abril de 2015

LA LLUVIA













LA LLUVIA

Obasa dios de la isla desde su trono
señala que es la hora de su habitual baño,
avisando  con sonoros truenos
y espada en forma de rayo.
Manda agua, se abre el cielo  
baja por las laderas de Bonyoma
con  entusiasta  anhelo
Y con perfecto celo.
Riega su cuerpo de tres mil metros
El viento masajea toda Bioko
desborda ríos, torrentes y vericuetos.
El líquido llega a la selva de Robube
Los puentes quedan inundados
desde su palacio en Basilé
nos deja bien mojados.
Todo el mundo inquieto y despierto
El trueno  cerca se escucha
de repente todo es silencio
todo queda en calma.
Las gotas recuerdan lo pasado
El campo emerge  verde, saturado

Obasa envaina el rayo, su arma. 

sábado, 21 de marzo de 2015

COMENTARIO DE LA HISTORIA DEL PUEBLO BUBI






                                                                                 
                                                           Lago Biao 

Con mis viajes a Barcelona- Madrid y viceversa, hace mucho que no escribo nada. Iba a iniciar un artículo pero antes,
me he puesto a repasar la Historia del Pueblo Bubi del padre Aymemí, que está plasmada en mi blog en las páginas 32 y 33, en XI capítulos.
En ella narra las diferentes migraciones que llegaron a la isla, su origen, según tradición, provenían de las zonas de Sudán, Alto Egipto y Etiopía.  Iniciaron su peregrinaje desde esas regiones, perseguidos por la caballería árabe que los capturaba y vendía como esclavos. La esclavitud es tan antigua como la humanidad. En su huida llegaron a la selva tropical, donde los caballos eran más lentos que los hombres para luchar con la espesa maleza y las fieras que habitaban esa foresta, además los huidos contaban con un aliado notable, la mosca tse-tsé, que transmitía a los equinos la tripanosomiasis.
Según sus creencias y tradiciones, debían caminar siempre en dirección donde se ponía el sol, hasta encontrar un río muy grande (tal vez el mar que desconocían). Esa etapa nómada transcurrió en un periodo de 100 a 200 años, se supone.
Los bubis serían de las primeras tribus que llegaron a las costas debilitadas y mermadas, aprenderían a pescar y conocer los productos naturales de la región para usarlos como alimentación, practicarían la caza. Posteriormente llegarían otras tribus más numerosas y tal vez con mayor experiencia que les habría llegado por el paso del terreno de otros nómadas. Y presionarían a los llamados bubis, que decidirían llegar con sus cayucos a ese terreno que se alzaba cercano con su Obasa (pico de Basilé) mostrando su poderío sobre la tierra
Las primeras oleadas se establecerían en las playas, ya que habían aprendido a pescar, atestiguan su ubicación los restos neolíticos de Carboneras y la cerámica de Timbabé. Más tarde huyendo de los posibles desembarcos de piratas y traficantes, se establecerían en las montañas (Salvo Santa Isabel y San Carlos ciudades fundadas por europeos, no hay ningún pueblo junto al mar, tal vez Ureka cuyas playas eran protegidas por el mar embravecido). En las abundantes colinas les era fácil esconderse de los intrusos, huir o percibir su llegada, por ello en los primeros tiempos usaban el silbo para comunicarse de una montaña a otra.

El padre Aymemí en el relato de esas migraciones, explica las razones de nombres duplicados, como Basakato del Oeste y del Este y el motivo que el rey Moka y otros formaran escuadrones punitivos y defensivos (Lojúa). Todas esas luchas de asentamiento hicieron igualmente que a la llegada de los blancos, no quisieran tratos con los fundadores de Clarence (Santa Isabel) y la denominaran Ripottó (pueblo de blancos).
Resumiendo que el padre Aymemí que pasó cuatro décadas con el trato directo con los bubis, lo explica tan bien e interesante, que prefiero que entréis en este blog a leerlo, dado que yo no podría aportar nada de valor ,. Hoy me voy a leer la historia del pueblo bubi por tercera vez.

Un cordial saludo   Fernando García Gimeno    


miércoles, 14 de enero de 2015

PRIMER ASENTAMIENTO ESPAÑOL EN GUINEA





                                                       



                                 


Primer asentamiento español en Fernando Poo

Aunque lo explico en mi libro Fernando el Africano (páginas 45/48), reitero lo mal que lo pasaron transcribiendo el relato que hace de ese hecho, Dolores García Cantús en su magnífica tesis doctoral.

A primero de septiembre de 1779, llegó a Santo Tomé la zumaca Concepción fletada en España por la Real Hacienda), al mando del teniente de fragata Guillermo Cardoner, Primo de Rivera la despachó hacia Fernando Poo para un reconocimiento de sus costas con el fin de establecerse allí. El 12 de septiembre Carboner llegó a una ensenada, situada en el suroeste, donde entró. “Reconocí y puse el nombre de Concepción. Aquí se bajó a tierra y se trató con unos 30 negros que se presentaron manifestando mucho agrado y confianza”.-  Carboner bordeó toda la costa de la isla hasta la ensenada de San Carlos, encontrando tres ensenadas al este (del Corral, de la Cruz e isla de los Pájaros) y cuatro al norte. También reseña en su informe el encuentro en la isla con un navío británico.

Con los informes de Carboner, los jefes de la expedición decidieron instalar el establecimiento en la ensenada de Concepción por tener agua en abundancia, leña y estar relativamente abrigada de las turbonadas. Después del intento fallido de reclutar trabajadores  cualificados. Primo opta por comprar 60 esclavos de una embarcación portuguesa para facilitar las tareas de desmonte, desecación, construcción etc. Todo ello notificado a Gálvez por Primo y Grandellana, ya que representaba la primero línea directa y oficial que hacían los españoles en el Golfo de Guinea. En febrero de 1780 los esclavos exhaustos a causa de los duros trabajos de infraestructura en la colonia y atacados de viruela, morían en masa o huían al monte. Pero todas estas noticias llegaron a Madrid después.

Mientras tanto, el 29 de noviembre de 1779, la flota española  se hizo a la vela para Fernando Poo, llevando víveres sólo para seis meses. A finales de febrero las enfermedades  habían hecho mella en la tripulación y los trabajos no podían realizarse porque cincuenta esclavos estaban enfermos de viruela y seis ya habían muerto.

El Santiago y la polacra Santa Engracia llegaron desde  Canarias el 20 de enero de 1780, a Príncipe. El primero quedó en la isla desembarcando los pertrechos ya que la ensenada de Concepción aún carecía de almacenes, la Santa Engracia se dirigió a Fernando Poo, desde donde Primo la despachó, con correo a la Península, pero fue apresada por los ingleses. En este correo se le comunicaba a Gálvez todos los infortunios ocurridos: las embarcaciones estaban atacadas por la broma (insecto que destruye la madera), las defunciones se elevaban ya a 85 y en el hospital había 54 enfermos, sin incluir los oficiales y cirujanos, también dados de baja” contando solamente con dos sargentos y 21 hombres, únicos que hacían el servicio de guarnición. Tan solo le quedaban a Primo cuatro carpinteros negros paralizados por el miedo.  Por otra parte las medicinas enviadas desde Canarias habían llegado en mal estado y la actitud de los habitantes de la parte norte de la isla no era precisamente amigable. Solicitaba auxilios y el envío de dos compañías de tropa y operarios de todas clases para lo que ya proponía “que se escogieran negros de la Habana o de Cartagena de Indias, acostumbrados a malos climas”. El gobernador de Santo Tomé, Juan Manuel Azambuja, enterado de las desgracias de los españoles, se ofreció a socorrer a Primo con 60 hombres, pero la ayuda quedó en proyecto porque el 2 de agosto anterior había llegado el navío Santiago procedente de Fernando Poo, esparciendo tales rumores que hicieron imposible formar el socorro con voluntarios por motivo del horror con que las noticias del establecimiento tenían preocupados a estos pueblos.

En Madrid conscientes de la desesperada situación en que se encontraban los restos de la expedición, el día 22 de agosto se había ordenado el flete de una embarcación neutral, con el fin de que no pudiese ser apresada por los ingleses, hacia Guinea. Y el 16 de octubre sin ningún conocimiento de lo que había ocurrido en África, Carlos III ordenó al virrey de Buenos Aires que enviase 50.000 pesos por medio de naves portuguesas que fuesen a Santo Tomé. 

De hecho mientras se estaban cursando esas órdenes, se desencadenaba en Guinea la tragedia final, un motín contra Primo de Rivera por parte de la tropa cuyo único objetivo era dejar el establecimiento como condición imprescindible para sobrevivir.

En efecto, durante el verano del motín, la situación de los pocos españoles que quedaban en Fernando Poo se hizo desesperada: los víveres estaban en mal estado y comenzaban a escasear, la harina había sido roída por las ratas. Casi todos los soldados que quedaban en el establecimiento estaban enfermos de escorbuto y todos temían la llegada de las turbonadas otoñales, famosas en el Golfo de Guinea.

Las circunstancias adversas de los españoles eran múltiples. Como afirma Palau Claveras al realizarse el sumario contra los amotinados. :

            Todos hasta el mismo Primo de Rivera coinciden en afirmar la trágica situación de los españoles, sin alimentos o estar averiados, sin medicinas, ni facultativos, con fiebres, con muertes cotidianas, con deserciones continuas de negros, sin ayuda de la metrópoli, angustiada que estaba con los apresamientos ingleses, y con la marcha absolutamente necesaria de la bahía por el mal estado del amarre del único navío que les quedaba en condiciones de navegar.  

En efecto el navío Santiago al mando del capitán francés Sicart llegó el 19 de septiembre a Fernando Poo, procedente de Santo Tomé. El barco estaba ya en mal estado al salir de Canarias, quizás por ello su armador lo regaló a la Real Hacienda sin más obligación que el coste del seguro, y al llegar a la isla se encontraba en el siguiente estado. :

Tenía toda la proa podrida, por dentro y por fuera, así como el palo trinquete, su verga, el bauprés rendidos, los trancaniles abiertos dejando pasar a chorros el agua a la bodega y deficientes los cables, siendo de opinión que el barco no podía resistir las primeras turbonadas.

Por lo tanto el Santiago, la última esperanza de a ropa española de salir de la mortífera isla, casi no podía navegar, Primo de Rivera dio orden al capitán Sicart de volver a Santo Tomé  para arreglar el barco y traer los socorros oportunos. Esta orden fue la desencadenante del motín pues los soldados que querían partir hacia Santo Tomé temieron verse nuevamente desamparados y olvidados durante otros seis meses. 

Además de las pésimas condiciones objetivas sufridas por los expedicionarios el ambiente psicológico era el terror y paranoia colectiva a causas de la conjunción de otra serie de circunstancias más objetivas.

Los bubis, que ya habían rechazado la dominación española desde el principio se volvieron más audaces conforme iba menguando la fuerza y cantidad de tropa. Las descripciones de enfrentamientos entre ambos grupos son continuas en el memorial del sargento amotinado, Jerónimo Martín, se deduce que el miedo a un ataque de los bubis una vez partido el navío fue un factor determinante.

Por otra parte según denuncia Claveras el trato del Primo de Rivera era duro. Como ejemplo y según juicio de valor: A palos obligaba a salir de las chozas a los negros que eludían la asistencia de misa. También se le acusaba de haber echado a palos del hospital al soldado Andrés Pérez mientras le gritaba “Maulón” tu lo que buscas es no trabajar” y a los pocos días moría, al soldado León no le permitió curarse y murió con una cadena puesta entre las piernas en trabajos duros. Y por último Félix García murió de un palo a las partes porque no había ido a oír Misa.

MIS COMENTARIOS

La razón asistió a los sublevados, ya que el mismo Primo de Rivera cuando se celebró el juicio en tierras americanas solicitó el indulto para los mismos y les fue concedido.

La verdad es que el fracaso del primer asentamiento de los españoles en aquellas tierras, hizo que se enfriaran los ánimos y hasta mediados del siglo XIX no  volvieron a emprender de una forma constante el asentamiento en aquellos parajes. Se puede afirmar que España estuvo en Guinea de una forma vigorosa cuarenta años. En 1930 todavía no existía la carretera que unía las dos principales poblaciones de la Isla de Fernando Poo. Los contactos con la Península se reducían a un barco mensual. En el Continente el comercio era con Bata y Kogo, junto a la costa, el interior era casi desconocido. Con el agravante que en esos cuarenta años, España sufrió una guerra civil que durante unos años aisló más esos territorios de la Península.

España hizo el cambio de tierras americanas con Portugal, pensando en establecer en aquellos parajes unos depósitos de esclavos y no tener que comprárselos a los ingleses básicamente, pero cuando se lo tomó de una forma mejor planificada, los ingleses astutamente convencieron a los países europeos a firmar el Tratado de la Represión de la esclavitud y además se erigieron en guardianes de su cumplimiento. De tal forma que sus navíos de guerra apresaban a los traficantes de esclavos y otras veces a barcos que efectuaban comercio en las costas del Atlántico, acusándolos de traficantes de esclavos. De esa forma controlaban el comercio con los africanos, especialmente el aceite de palma que precisaban para su incipiente industria de maquinaria.

Es una muestra más del fracaso colonizador de España, incluso en la Independencia de Guinea, si el los primeros tiempos hubieran ayudado al demencial Macias, facilitándole la Ayuda económica necesaria para la nueva administración o a Teodoro Obiang  al dar el golpe de Estado, le hubieran garantizado las fuerzas de su propia seguridad, hoy el floreciente comercio de Guinea y su petróleo estaría vinculado a España.

Fernando García Gimeno     Algete a  14 de enero 2015



domingo, 21 de diciembre de 2014

COMENTARIOS SOBRE EL PUEBLO FANG-2




                                               

                                                       Monte Alen hotel


COMENTARIOS SOBRE COSTUMBRES PUEBLO FANG -2

 (Extraídas de comentarios del padre claretiano Pelayo Rodriguez
  Publicadas durante 1932 en la revista La Guinea Española. )

Luchas. Mesing. El día que se celebra esta lucha, se convoca grande multitud y se preparan opíparos banquetes de suculentos manjares para los actuantes.

Son éstos unos mozos fornidos, de bellas facciones, raza pura, robustos, sanos y limpios, de estructura atlética que con el extraño tatuajes parecen luchadores  romanos y la imaginación instintivamente visita los circos romanos en donde se celebraban aquellos espectáculos de luchas.

Vienen estos individuos de muy lejos del interior, llamados por aquellos reyezuelos o sátrapas que quieren obsequiar a sus súbditos con este entretenimiento.

Se practican estas fiestas por el tiempo de Navidad Nfuma y en la luna llena regularmente, así como los cuentos de los juglares, Nvet.

En este tiempo parece que todos se vuelven locos y lo celebran con morrocotudos bailes y llama la atención el ansia con que esperan la fiesta y la luna que ellos denominan lámpara de moreno.

Faltará, tal vez que comer; pero bailar lo hacen a las mil maravillas. Aunque dice el refrán que “no hay consejo sin pellejo”, en esta ocasión falla este principio, pues aunque no hay pellejo hay consejo, esto es, que no habrá que beber, pero danzas, brincos, hacen bulla y ruido ensordecedor, esto hasta no poder más. Cuál sea la razón de tanta alegría por estos acontecimientos, lo ignoro, ¿Tal vez serán remembranzas de sus orígenes?.

Para esta función de luchas, se limpian muy bien, limpian la plaza en donde se han de celebrar estos espectáculos, se quitan todos los cantos, se allana extendiendo por todo el local arena fina, todo con el fin de que no se lastimen los actuantes, y se forman otrosí dos bandos. 

Ya todos reunidos aparecen los luchadores con el cuerpo limpio y aseado, cubiertos no obstante, con lo más preciso para luchar, pero sin ofender los ojos de los concurrentes, pues allí acuden hombres, mujeres, jóvenes y niños con avidez espantosa de ver el juego.

Suenan estrepitosamente sin césar los tambores y comienza la contienda en la que brillan por su ausencia los mamporrazos y si, solo esfuerzos titánicos a ver cuál es el que puede hacer caer antes a su contrincante. Con el sudor copiosos se hace una masa o barro la tierra, y los luchadores embarrados parecen dragos de ultratumba y se escurre uno de otro como las anguilas y de esto le viene el nombre al local maneg, greda o arcilla; y es muy difícil inclinarse la victoria por uno o por otro lado, según los esfuerzos inauditos de los atletas, azuzados al mismo tiempo por los partidos contrarios.

Cuando se determina por uno o por otro lado la victoria, los del partido vencedor  llevan a éste en volandas, mientras los tambores e instrumentos musicales ejecutan tocatas de triunfo y es calurosamente aclamado por la multitud  con afecto de júbilo y cantos de victoria interminables.

Así continúan los juegos hasta disolverse los asistentes y así continúan las luchas horas y horas, entre derrotas y triunfos, días enteros con gran regocijo de todos.

Todos suelen dar un regalito a los lidiadores, además del pago que le da el contratador que suele ser pingüe y copioso, además del trato esmerado que les dan durante su permanencia.

Es de rúbrica terminar la función, casi siempre, con un trago de negro y legítimo morapio del que arrasca y  calienta el cuerpo, claro que para los luchadores ha de ser la mejor parte, los que al saborcillo de este refrigerio después de tantas fatigas deben decir en su corazón con Ruiz Alarcón

Mienten todos los gallinas,
Los bellacos y bellacas,
Que osarán decir que el vino
Debe dar tributo al agua.


( eso lo firma el padre Pelayo Rodriguez C.M.F. 

lunes, 15 de diciembre de 2014

VERSO A LOS AMIGOS NAVIDAD 2014



                         
                                   
 

VERSO NAVIDAD 2014

Todos los años dedico una nueva poesía
A los de mi blog , amigos  lectores
Y este año olvidarlo no podría
Ya que me agrada sumar errores.

Hemos pasado un año muy denso
Con el  coletas y el Nicolás
Y ahora finalizando, pienso
No recordarlos jamás.

Unos comentan que el país naufraga
Otros que esto va viento en popa
Algunos añoran a Fraga
Y otros van ligeros de ropa.

Creo que son fechas de afectos
De gratos recuerdos y añoranzas
De analizar bien los hechos
Y de gratificar las panzas.

El odio y la envidia no alimentan
Así que perdonar pecados ajenos
Rogarles que no nos mientan
Y que haya justicia, por lo menos.

Felicidades amigos y adversarios
Buen vino y mejores manjares
Perdonar a los contrarios
Y que la felicidad suba a los altares.


Fernandoelafricano.blogspot.com