jueves, 16 de marzo de 2017

LA SANTA ISABEL DEL SIGLO XIX- FINAL



LA SANTA ISABEL DEL SIGLO XIX - FINAL


El carácter de los krumanes es orgulloso y tienen una antipatía total hacia los españoles, que ha sido cultivada por los pastores protestantes en sus iglesias.

Las parejas viven habitualmente amancebadas, algunas negras con los blancos a los que procuran esquilmar todo lo que pueden, los misioneros españoles están haciendo una labor para que cambien su concepto de los españoles y los futuros colegios que se vayan creando en aquel territorio contribuirá a esa labor.

MI SÍNTESIS

Los ingleses trazaron una ciudad en medio de un bosque, pero las aguas pantanosas y la densidad de esa selva hizo muy dura la labor, ya que fallecían los europeos con porcentajes altísimos, es más de los libertos negros que llegaron de Cuba, en número de 200, en menos de un año solo quedaban hábiles para el trabajo 30, el resto estaban enfermos o fallecidos.  Finalizado el desbosque, mejoradas las viviendas, y  desviando las aguas pantanosas, así como intensificando algunas medidas sanitarias como  tomar quinina habitualmente, llevando salacot y evitando ropa de color negro que atrae más las moscas y mosquitos,  se alivió el concepto de casi una muerte segura en aquellas tierras. Además se  verificó que a 500 metros de altitud, la malaria y la tripanosomiasis desaparecían dado que la anopheles y la tsé- tsé, no les gustaba el frío.

fernandoelafricano.blogspot.com   

Fernando García Gimeno 

Barcelona  10 de Marzo 2017

miércoles, 15 de marzo de 2017

LA SANTA ISABEL DEL SIGLO XIX- CUARTA PARTE



LA SANTA ISABEL DEL SIGLO XIX- CUARTA PARTE

 En el cuadro como se observará no aparece ningún portugués, cosa extraña cuando además figura en su escrito que había una tienda de una persona de esa nacionalidad.
Como se verifica en el cuadro, la mayoría son los llamados krumanes,  que trajeron los ingleses bien como funcionarios para el Tribunal de la Represión, bien como trabajadores del campo u oficios, tales como carpinteros, albañiles etc. Estos se vestían la mayoría a la europea, son aficionados al lujo, variar de trajes, elegantes unas veces y otras no tanto. Las negras  gastan diariamente unas batas largas  y traen en la cabeza pañuelos arrollados en forma de turbantes, andan descalzas pero los días de fiesta, se visten a la europea, a veces con abrigos y vestidos de lana que les han vendido los comerciantes.
Hablan habitualmente un inglés adulterado, el llamado piching. Los domingos salen a pasear, y algunos leen la biblia, Cuando pueden organizan sus baleles, ya en medio de la calle o en su casa. Con una vela colocada en una botella, forman círculo a su alrededor, y se pasan seis y ocho horas contentísimos.
El día que en el café Towsend  pueden organizar un baile, se presentan las negras con sus vestidos, coronas de flores, guantes y botitos. Los negros solo se permite la entrada a los que van a la europea.-

NACIONALIDADES                VARONES              HEMBRAS
Españoles…………………….         104                            -
Ingleses……………………….            7                            -
Holandeses…………………               2                                   1
Franceses…………………..               1                            -
Fernando Poo (¿bubis? )                 150                                140
Congos………………………        190                                  24
Calabar……………………..            50                                 30
Ibo……………………………         52                                 47
Krumanes…………………            359                                   1
Sierra Leona…………….                10                                   6
Bonny……………………..             15                                10
Bimbia……………………..           27                                   5
Lagos……………………….          11                                   3
Camarones………………              61                                 10
Principe y S. Tomé……                 28                                   7

Totales……………………       1.067                               284  
 

lunes, 13 de marzo de 2017

LA SANTA ISABEL DEL SIGLO XIX- TERCERA PARTE



LA SANTA ISABEL DEL SIGLO XIX.- TERCERA PARTE


En la actualidad existen en Santa Isabel siete tiendas, en las que se halla abundancia  de latas, arroz, garbanzos, vinos, licores, ropas  hechas y otra infinidad de artículos, aunque faltan los más necesarios como el pan, la carne y sobran los de lujo. Desde que se estableció la compañía americana hay muchos días ternera, cabrito o cerdo fresco. Las casas de comercio: cuatro son inglesas, una portuguesa y dos españolas, y las citamos porque es lástima el ver los extranjeros explotando comercio y agricultura en este país virgen, que ofrece un gran porvenir.
Tres cafés públicos, establecidos en 1863, dan animación a Santa Isabel y contribuyen en parte a disipar el aburrimiento que es, nuestro concepto, una de las causas principales que influyen en el ánimo de los europeos para mirar este país con tanta prevención.
El de Towsend que es el mejor y en donde se reúne la aristocracia europea, el de Obon que está en la plaza de España, y el de Laureano, que es el comerciante portugués. En todos ellos no faltan refrescos y licores y en el de Townsend hay comidas, de manera  que puede considerarse como un café fonda. La bahía es abundante en pescado: pargos, colorados, lenguados, congrios, rodaballos , tortugas, sardinas, en fin toda una variedad de peces, más los que son propiedad de la zona tropical. Pero este artículo , que explotado surtiría con abundancia a la población de Santa Isabel, y a toda la isla, está muy escaso, por no haber personas que se dediquen con los elementos necesarios para la pesca, pues si bien algunos marineros de los buques y negros de la población van algún día con sus aparejos, no son los  necesarios y los sitios mejores para ello. Los bubis que son los que habitualmente viven en el litoral, cuando concluyen sus trabajos agrícolas, se ocupan de pescar con anzuelo,  lo necesario  solamente para comprar tres o cuatro botellas de caña.
Hay también abundante caza, la más conocida son antílopes y palomas. Los bubis nos enseñaron una piel de buey que ellos habían matado en la falda que baja del pico al O. y nos dijeron que había muchos, y que eran grandes y bravos. El padre Campillo nos aseguró también haber visto muerto por los bubis un Orangután, pero el bosque impenetrable no permite hacer cacerías, y si algunos antílopes y palomas se han cazado , ha sido en los desmontes y a la espera de los sitios que la casualidad hizo conocer.

La población de Santa Isabel está formada por distintas nacionalidades que podemos dividir en tres secciones: una ambulante, que es la que se ocupa de los trabajos del Gobierno y de los particulares, otra cuya permanencia es temporal, como los empleados, y otra fija constituida por los emancipados, muchas familias venidas de la costa y los descendientes de los primeros colonos que vinieron con el capitán Owen en 1827, y que son los que, educados bajo los principios ingleses, conservan su carácter y se lo dan  a la ciudad. A pesar de su primer aspecto que ofrece una población cuyo idioma y costumbres  son inglesas, notase, sin embargo mucha variedad en estas mismas, y para concretar puede verse el siguiente cuadro:

CONTINUARÁ..

sábado, 11 de marzo de 2017

LA SANTA ISABEL DEL SIGLO XIX - SEGUNDA PARTE



LA SANTA ISABEL DEL SIGLO XIX - SEGUNDA PARTE

La población se compone de 15 calles con 192 casas, de las que 30 son altas y bien acondicionadas. Todas tienen sus huertos limitados por estacas, en la que se ven plátanos, mangos, piñas y naranjos. Algunos con terrenos más espaciosos, tienen plantas de café, cacao y algodón, pero todo en pequeña cantidad, pues sus habitantes se dedican habitualmente al comercio.
-         El autor insiste muchos en las casas altas y su explicación es la protección que ello lleva sobre el peligro de las serpientes,. Ratas de bosque y otros animales, que el aquellos años inundaban la ciudad.

Su bahía es limpia y con mucho fondo hasta cerca de tierra. En la playa se ven almacenes grandes que sirven para el depósito de los géneros que se traen de la costa y de Europa, cuya carga y descarga se verifica en el pequeño arenal con bastante facilidad, si bien se echa en falta un muelle , que abarataría los costos. Casi en medio de los almacenes está la Aduana y de donde parten dos caminos, uno a la casa del Gobernador y el otro a la plaza de España, formando ambos una rampa bastante inclinada.

Tiene Santa Isabel bonitos paseos, la quinta Matilde al O. toda sembrada de algodoneros, cafeteros, cacao y tabaco. Al E. la Punta Fernanda, que se desmontó en 1864, en la que se conserva el monumento levantado a las víctimas de la expedición Níger en 1841 y 1842, y la ceiba debajo de la que se dijo la primera misa en este país, cuando la venida de la corbeta Venus en 1845, en ella aún se conserva el marco que hizo el doctor Sanz para colocar a la virgen del Pilar y a sus pies yacen los restos del Gobernador Beecroft, muerto en junio de 1854. Al E. de Punta Fernanda hay otra bahía donde desagua el río que circunda la población (rio Cónsul creo), y en la que están los almacenes del Gobierno. Otro de los paseos más concurridos es el del camino de Banapá (actual carretera a Luba), que coge toda la calle Armero hasta el río, allí comienza el desmonte que están haciendo los americanos, el que, a juzgar por su actividad con que trabajan,, lo veremos pronto cultivado, ofreciendo grandes productos a sus explotadores, al mismo tiempo que mejorará las condiciones de insalubridad. 

CONTINUARÁ.....
 

viernes, 10 de marzo de 2017

LA SANTA ISABEL DEL SIGLO XIX- PRIMERA PARTE



LA SANTA ISABEL DEL SIGLO XIX PRIMERA PARTE

Siempre he tenido es deseo de saber cómo era Santa Isabel, en los primeros tiempos, sobre finales del siglo XIX.
Por esas ansias de hurgar en casas antiguas de compra-venta de libros, he conseguido uno, editado en 1867, que su autor relata la ciudad y sus habitantes en esos años. El autor es imparcial dado que se trasladó a Fernando Poó con la misión de efectuar un  estudio médico topográfico de la Isla. El autor es don Antonio San Martin y Montes, primer ayudante del Cuerpo de Sanidad de la Armada, ex interno de la Facultad Clínica de la Universidad de Santiago.
Así que voy a casi copiar lo que relata en su libro de Estudios Topográfico- Médicos de la Isla de Fernando Poó. En la página 62, inicia la descripción de la ciudad, de esta forma: 
Sobre una alfombra de verdura, formada por las enredaderas y los guayabos que visten el terreno cortado a pique, se levanta la población de Santa Isabel, hoy capital de la isla de Fernando Poó, á 25 metros sobre el nivel del mar. Situada en la parte N. de la Isla, y casi en el extremo de la parte  E. de la extensa vega que se prolonga desde Punta Hermosa hasta perderse en la bahía de San Carlos, ocupa una posición pintoresca: a sus pies la magnífica bahía en forma de anfiteatro, limitada por las puntas << Fernanda >> y la de los << Frailes>> ( esta será la conocida por nosotros Punta Cristina) en la que no faltan sus barcos de cabotaje, otros mayores vienen de Europa , algunos vapores ingleses y franceses y muchos cayucos empleados en la carga y descarga. Al N. la costa occidental de África en la que se levantan el elevado pico de Camarones, y al S. el de Santa Isabel.

La población ocupa una llanura, y aunque la calle que mira a la bahía es de forma semi-circular, las otras son todas rectas y espaciosas. Desde el mar no se ve más que la calle de la Marina, que la forman, empezando a mirarla por el E., el Hospital, la casa del cónsul inglés, la del Gobierno, la de Townsend, que es el mejor café de la población, la de los empleados civiles, el elegante cuartel, a cuya parte posterior están sus cocinas, y la cárcel pública; luego sigue un barracón, la casa del juez, de de Linslager, la entrada de la plaza de España( donde se ve la iglesia católica, la bonita casa de los P.P. jesuitas y otras de los comerciantes)la de Smit, la de Pellon, la de Townsend y compañía, y por último unas casas bajas y los barracones de los krumanes y de los emancipados. Todas esas casas están elevadas y son grandes y con bastantes comodidades. Las demás calles son largas y anchas, y aunque algunas hay también buenas, elegantes y elevadas casas, en lo general son bajas; pero con sus salas y gabinetes separados.
   Banda de música de las tropas alemanas refugiadas en Fernando Poo , en la Primera Guerra Mundial , 1916, tropas indígenas fullah-

miércoles, 8 de febrero de 2017

REBOLA






REBOLA


Cuento leyenda que editamos en Crónicas de Guinea, muy interesante y que su autora se identifica al final. De eso hace muchos años.



Hola a tod@s ,nací en Malabo hija de padre español y madre bubi.Desde el año 1971 mi familia reside en las islas Canarias.
Para mí ha sido una verdadera alegría encontrar este foro.Mi contacto con la cultura bubi ,sus costumbres etc. ha sido muy escasa (llegué con 8 años).No he vuelto a Guinea,pero gracias a dos mujeres maravillosas(ya fallecidas) Fidela Boneke y Carmela Eyanga pude recuperar mis raíces .Soy contadora de cuentos desde hace 9 años y curioso....es ahí, narrando donde ,por ¿genes?.¿recuerdos? se me nota de donde son mis raices.Agradeceria a cualquier participante del foro que tuviera ,algún relato, cuento,historia de Guinea me la hiciese saber.Es una promesa que hice a estas dos grandes mujeres:que se conozca Guinea y según ellas ,la mejor forma de conocer un pueblo es por sus historias .Os mando esta .Ah! Nahesi es mi nick aquí ,pero para mi abuela era Bonaí



Rebola lugar en donde nacen los niños

una reliquia familiar y tribal es la leyenda de el espíritu protector de la isla de Bioko:Bisila,la madre de la etnia bubi de Guinea ecuatorial,que los españoles ,ante la impotencia de ver que la seguimos venerando...la proclamaron virgen.
Es un relato ,que amo pues soy como toda bubi:hija de Bisila
Que ella les colme de bendiciones queridos tesoros de esta página...
más o menos suena así aunque no se como se escribe realmente:
bola,bolaaa,we be é ,e Bisila á a la poalá a lo´pá isopó we a bé é
'niño ,niño ,no llores que Bisila vendrá te dará el pan,no llores'.
'.
así me lo contó mi abuela,así lo cuento yo....
Hace mucho ,mucho tiempo , en el pueblo de botejé en la isla de guinea ecuatorial hubo una gran epidemia ,y comenzaron a morir los niños ,el cielo se oscureció , los colores se apagaron y a las mujeres se les secaba la leche de sus bobís(pechos) los hombres que tenían medicina ,no sabían que hacer,hablaban con los espíritus ,pedían para que se acabara aquella epidemia ,pero nada sucedía...
Un dia la hija del botuku (jefe de la tribu),que era ya una hermosa adolescente, fué al río a bañarse con sus amigas,y mientras se bañaba,sintió ganas de hacer cacá,así que se metió en una cueva ,por verguenza y cuando ya habia terminado JUUUU!¿que fué lo que vieron sus ojos eh?....delante de sus ojos vió a la mujer más hermosa que había visto en su vida.Era una mujer con cientos de trenzas largas hasta la cintura, una piel negra ,brillante,unos bobís hermosos ,que en uno de ellos mamaba un niño,una falda larga de rafia....la hija del botuku comenzó a gritar ,pues sospechaba que aquella que tenia delante no era una mujer, sino un espíritu
Y si era un espíritu que queria usar el cuerpo de la chica ,para dar su mensaje,la chica siguió gritando y ella habló:'no grites, yo soy BISILA si haceis todo lo que yo os digo volverán a nacer los niños en Botejé ..porque los niños son tesoros que han de cuidar de la tierra,he de hablar con los hombres medicina y te necesito para ello'.La hija del botuku siguió gritando, hasta que cayó desmayada...momento que Bisila aprovechó para entrar en su cuerpo
Cuando las amigas de la hija del botuku, entraron en la cueva ,la encontraron en el suelo y sin sentido.La llevaron ante los hombres que tenian medicina,estos por como estaba su cuerpo ,deducieron que estaba poseida por un espiritu y enseguida le hicieron las pruebas para saber : una vez despierta;le dieron de comer un fruto que solo lo puede comer alguién que tiene un espíritu dentro,pues su sabor es tan amargo ,que para una persona normal,el amargor es insoportable; la hija del botuku comió 3 ,como si fueran el manjar más exquisito.Hicieron la segunda prueba;darle de beber agua del mar,ella bebió 7 litros como si fueran agua dulce del rio .Viendo que estaba poseida hablaron con el espíritu:¿quien eres y qué quieres?; Bisila habló:'yo soy Bisila si haceis todo loque digo,volveran a nacer los niños en Botejé ,los niños son tesoros ellos han de cuidar de la tierra.Construireis una rogia(choza) en lo alto de la montaña, allí una mujer que yo elegiré,como en este caso la hija del botuku y un niño elegido por mi ,me traeran en ofrenda ,los frutos de la tierra , yo hablaré por medio de ella e iré indicando a los hombres que tienen medicina lo que hay que hacer en adelante'.
Hicieron lo que Bisila pedia...una rogia en lo alto de la montaña,llevaron todo tipo de frutos de la tierra, desde entonces ella se ocupa que tengamos tanta abundancia en la isla,que no nos falte ningún alimento
y ....sucedió algo hermoso : el cielo se llenó de luz,volvieron los colores,comenzaron a NACER NIÑOS,cada mujer tenia un niño amamantado de su bobí,niños sanos ,alegres,botejé se llenó de risas.
y ...siguieron naciendo niños,niños que al crecer dejaban el pueblo e iban poblando la isla,y ...siguieron naciendo niños,niños que al crecer dejaban la isla y poblaban el Continente,y... siguieron naciendo niños,niños que al crecer dejaban el continente y poblaban la tierra,la cuidaban.
Es por eso que el pueblo de botejé hoy se llama Rebola(donde vienen los niños) y es por eso también que las mujeres

'Así me lo contó mi abuela y así lo he sentido yo'.
bubis de guinea ecuatorial siempre tenemos un niño en nuestro bobí ,es el regalo que le hacemos a la tierra y entregamos a Bisila,porque los niños son tesoros para ellas .Y... esta que les ha contado esta historia es un regalo que una mujer bubi dió a la tierra y entregó a Bisila su cuidado.

Así me presento BONAI 

sábado, 28 de enero de 2017

EL LEGADO DE LOS JESUITAS EN GUINEA. FINAL





 Escrito Nº 5
Cuando un joven desea contraer matrimonio consulta primero con sus padres  y obtenido el beneplácito pasa al butucu o jefe de la aldea y le manifiesta sus intenciones, y si este lo ve bien, se entabla una negociación.
A la misma acude con una calabaza llena de topé (aguardiente) u otro regalo como una pieza de caza o gallinas el novio. Después fijan lo que pagará por la novia, en cuyo trato se incluye trabajos agrícolas de desmonte o plantación de nuevas semillas. Habitualmente no le entregarán la novia hasta que cumpla 16 o 18 años, durante ese periodo deberá seguir contentando a sus futuros suegros, sino se puede quedar sin su pareja y perder la inversión.   
Cuando la novia llega a esos 16 años, se renueva el encuentro con nuevos regalos, como aceite de palma, abalorios, tabaco etc. En ese momento la novia pasa a ser lo que llaman Bulá, que podríamos decir que es periodo de la luna de miel, pero no puede tener tratos con los forasteros, y debe cuidarse de darle de comer a su marido, proporcionándole  si puede alguna caza, como gronbif (rata de bosque) ardillas, antílopes, culebras etc. 
Vuelven a untarse de tol-lá que es un ungüento compuesto de ceniza, hojas de árboles molidas con una piedra, aceite de palma, y un fruto que da un tono rojo fuerte. Las personas que le traen los regalos de boda, deben así mismo embadurnarse con el unto. En medio del recogimiento y para que no tenga trato con seres extraños le dejan como compañía un niño o niña de 8 a 10 años. La bulá utiliza muchos abalorios, trenzas, conchas ensartadas (llamadas Chib-bó) en todo el cuerpo y en las rodillas un tejido construido con cuerdas que le oprimen y hasta mortifican. En la cabeza parecen trenzas en punta al quedar el cabello endurecido por el aceite de palma.
Todo esto dura hasta que el marido ha reunido suficiente dinero para celebrar el enlace.  Si el marido no tiene muchos medios y además es su única mujer, esos privilegios le duran unos seis meses, si tiene otras mujeres que trabajen ese tiempo se alarga  hasta 18 o 20 meses.
Las bodas acuden prácticamente todo el poblado y las dos familias al completo, durante días se acumula todo el aguardiente posible, cuando terminan las ceremonias que pueden durar más de un día, la novia es libre para hacer vida normal.

Ahora vamos a resumir la otra parte de la vida, que es la muerte. Los bubis cuando un enfermo ya está casi en coma, le doblan las rodillas, supongo que para que el ataúd les dé menos trabajo. Untan su cuerpo con bastante aceite de palma, de esa forma queda lustroso, le hacen un ataúd de hojas de palma entretejidas a la manera de una estera. Entretanto  la viuda saca una cesta en donde tiene sus riquezas  o signos significativos, tales como collares, trozos de piel de animales como cabra, antílope, y una calabaza vinatera, llena de topé y otra de aceite de palma. Las plañideras corean las virtudes del difunto que repiten en estribillo el resto de asistentes, se bebe todo lo que ofrece la familia y la mujer (creo) pasa a depender de la familia del difunto.


FIN de mis impresiones de este libro tan interesante EL LEGADO DE LOS JESUITAS, escrito por el profesor Miquel i Vilaró Güell.