martes, 9 de junio de 2020

LOS HOLANDESES EN CORISCO




LOS HOLANDESES EN CORISCO

Un general holandés de Fuerte Mina (Costa de Oro) envió a Corisco, cerca de 40 holandeses en el año 1679, con el fin de fundar una colonia, y preparara la tierra para plantar maíz y otros productos que sirvieran para alimentar sus barcos de la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, y en ese lugar se abastecieran de alimentos en su viaje hacia Holanda o hacia América, sin tener que recurrir como hacían ahora, a los islas portuguesas de la bahía de Cabo Lope, con el consiguiente gastos y pérdida de tiempo.
En realidad los barcos holandeses que traficaban por esas costas, desistían muchas veces por las fuertes mareas y turbonadas habituales por estos parajes.
Al decidir ubicar un depósito de alimentación en esta zona, buscaron un lugar llano y con pocos árboles para edificar sus alojamientos, lo fortificaron con algunos cañones de hierro, para prevenir el asalto de los pocos nativos que habitaban esas tierras. El cultivo de maíz y otros productos de su alimentación, se les dio bien, pero los malos aires de Corisco les produjeron enfermedades malignas, de las que murieron 17 hombres y los que quedaron vivos, prefirieron volver a su puesto en Mina. Antes de su marcha destruyeron sus alojamientos e incluso la factoría comercial, que habían inaugurado ha poco tiempo. Desde entonces no han vuelto a tener contacto con esa zona.
LAS ISLAS MOUCHERON ( Elobeyes)
Las tres pequeñas islas de Moucheron, han recibido el nombre de un holandés que en el año 1600, en ruta hacia las Indias Orientales, fue arrastrado por las mareas hacia estas islas de Guinea, y aquí embarrancó su barco o se consideró incapaz de continuar el viaje.
La cuestión es que decidió construirse un pequeño fuerte en la isla más grande y dedicarse a comerciar con los nativos de la costa cercana. Una vez organizado dejó encargado del comercio a un tal Hensis. Había pasado menos de cuatro meses desde la marcha de Moucheron , cuando los indígenas del Gabón, temerosos  de que aquel lugar fuera el centro del comercio en la zona, tomaron la decisión de destruirlo, tras varios asaltos fracasados, al fin lo consiguieron, dando muerte inhumana al holandés ty a los nativos de la bahía de Sangra (Río Muni) que negociaban en aquel lugar o trabajaban para el holandés.
Esta matanza exasperó a los de la bahía de Sangra y los pongos de Gabón.
       COMERCIO EN EL RÍO ANGRA ( Río Muni)
El río Angra es un lugar de comercio muy frecuentado por los holandeses y también por barcos ingleses, que exportan de allí , colmillos de elefante, cera de abejas y algunos esclavos. Desde allí envían con cayucos,  barcas bien tripuladas y armadas, a los navíos anclados a distancia de la costa, como medida de seguridad.
Los nativos de la zona, dicen que el rio viene de muy lejos en el interior y trae gran caudal. En el interior de sus bosques podrían conseguir mucho marfil y cera de abeja, pero su constante lucha de tribus y la inseguridad que ello acarrea, obliga a los comerciantes europeos a estar con sus barcos anclados alejados de la costa y no estar muchos días  para evitar que con sus cayucos y por sorpresa fueran abordados.
Extraído de la revista La Guinea Española de noviembre 1960.
Fernando García   - Algete 9 de junio 2020

martes, 2 de junio de 2020

FÁBULA FANG : LA BOCA





Fábula fang publicada en la revista La Guinea Española en abril 1959.
Autor : Nguema
Título : LA CABEZA QUE HABLÓ

A la sombra de un árbol gigantesco, lamentábase un cazador de lo infructuoso que había resultado para él los esfuerzos de aquel día. Ya se decidía a regresar a su choza, sin nada que llevar para su comida, cuando quedó espantado al ver al iniciar su regreso, una cabeza humana, ensangrentada y separada del tronco.
Completamente absorto en el trágico caso, comenzó a pensar, quién sería el causante del crimen. Una voz ronca y gruesa, respondió a sus pensamientos: La boca y esa voz salía de la cabeza sangrante. Más atemorizado todavía, pero curioso por el fenómeno que le parecía haber observado, quiso cerciorarse de si la cabeza habló, y así audazmente interrogó: ¿Quién te dio muerte?, y la cabeza respondió: La boca.
Como una exhalación emprendió el cazador, veloz huida a su poblado, llegando mohíno y ensimismado, ya por quedarse sin caza ya por el suceso espeluznante que presenció.
Un anciano sarmentoso, que apretaba con fruición su pipa, le dijo al verle llegar en tal guisa,¿ qué te ocurre que no traes caza?
Caza no hallé en todo el día respondió el joven, pero fui testigo de un hecho que no habréis presenciado vos, en los muchos años de vuestra existencia.
Encontré en medio del bosque, sola y abandonada nadando en su propia sangre, una cabeza humana. Quise interrogarle y saber de su desgracia, le pregunté quién la habría separado de su cuerpo y me contestó: La boca, y así por dos veces. Ahora yo quisiera que me ayudara a darle  sepultura.  
La noticia se divulgó por los poblados cercanos y todos querían presenciar el misterioso suceso. Capitaneados por el cazador, llegaron al bosque y encontraron la cabeza, excusado decir el afán e interés de los curiosos por averiguar si la cabeza hablaba.
El cazador se adelantó y preguntó de nuevo a la cabeza: ¿ Quién te cortó? Confiaba escuchar sus tétricas voces , pero en vano, insiste de nuevo¿ Cabeza quién te dio muerte?
El silencio más absoluto fue la respuesta en ambos casos. Entonces los miembros de la tribu que le acompañaban, lo sentenciaron a muerte, acusado de mentira, sin que nada le sirvieran sus promesas, ni juramento de inocencia.
Cuando la noche cubría la selva, unas llamas rojas consumían la carne del joven cazador, que no pudo guardar su secreto y se perdió lo mismo que la cabeza, es decir por hablar demasiado, y el viejo cantor que narra la historia, saca en consecuencia que  no todo lo que perciben nuestros sentidos, ha de derramarse a través de la boca.
En nuestro romance dice que el callar lo llaman santo, o el español que manifiesta: Por la boca muere el pez.
Historia facilitada por Fernando el Africano    2-6- 2020

martes, 7 de abril de 2020

UN NEGRO CABREADO - A UN BLANCO








Querido amigo blanco:
Cuando yo nací, era negro,
cuando empecé a crecer, era negro,
cuando voy a la playa, soy negro,
cuando tengo frío, soy negro,
cuando tengo pánico, soy negro,
cuando me enfermo, soy negro.
En cambio tu, mi querido amigo blanco,
cuando naces, eres rosado,
cuando empiezas a crecer te pones blanco,
cuando vas a la playa, te pones rojo,
cuando tienes frío, te pones azul,
cuando tienes pánico, te pones amarillo,
cuando estás enfermo, te pones verde,
cuando mueres te pones gris.
Y tu, todavía tienes los huevos, de decirme que yo soy de color!!!!!!.
Firma un negro encabronado,.

domingo, 22 de marzo de 2020

CORONAVIRUS






   CORONA VIRUS

Esto del corona virus, nos está descontrolando nuestro sistema mental y habrá que buscar un momento de reflexión y pensar aquello de que si tiene remedio, solucionarlo, si no tiene remedio, no preocuparse dado que no se puede finiquitar.
El problema es que nuestra perezosa mente captura las escenas las agita cual coctelera y nos salen pensamientos muy raros pero posibles para nuestra capacidad mental.
Vivo en un adosado en un pueblo cercano a la sierra, aquí no pasea ni el alcalde, aunque me dicen que las tiendas de alimentación tienen cola y eso,  que creo toca a diez habitantes por tienda. Mi casa tiene una verja que la separa de la calle y diez escalones que me eleva sobre los posibles peatones, dándome la sensación de dominio sobre el que osa llamar al timbre.
Hace días veo con sospecha que dos migas de pan se pasean por la acera, cercanas a mi puerta y he empezado a sospechar que son dos coronavirus disfrazadas de pan, para colarse el día que abra la puerta de la calle. Confío que antes de que suceda eso tendrán que comerse las dos migas por hambre, ya que nosotros tenemos alimentos para quince días y estamos estudiando un plan de meditación budista, para reducir nuestras raciones de comida a la mitad. No obstante nos paseamos por la casa con una zapatilla contundente por si aparecieran las migas dentro de nuestro territorio de defensa.  
No comprendo cómo aprobé matemáticas. Uno regala 300.000 mascarillas, otro diez mil,  por otra parte cientos de fábricas dicen haber fabricado mascarillas, y hasta las monjas artesanamente las confeccionan. En cambio los centros médicos se quejan de que carecen de ellas, y ninguno manifiesta que les hayan llegado. Resumiendo con tantos miles de mascarillas parece se evaporan o el servicio de reparto nos explicará el problema. Mis matemáticas mal muy mal.
Nos manifestaban que la Sanidad Española estaba preparada para esto y era de las mejores del mundo. Pienso que en los demás países que tenía peor sanidad lo estarán pasando muy mal.
Otra cosa que no comprendo es que a esta fecha oigo decir: El Gobierno ha hecho un pedido de batas, mascarillas y otros elementos sanitarios, para cubrir las necesidades. ¿ Como a esta FECHA ha hecho? .
Para consolarnos creo yo que en vez de darnos las cifras de enfermos, y muertos, nos tendrían que animar explicando detalladamente cómo va la investigación de vacunas y experimentos dentro de ese campo y cuando alguna llegará a nuestro cuerpo.
El otro día oí los factores de riesgo, que aumentan según las dolencias:
Edad :            Tengo 87 años
Pulmones :   Me falta medio pulmón por haber padecido pulmonía
                             En el año 1938
 Cardiopatía : Tengo arritmia y tratamiento de sintrom  
Resumiendo que si reparten números, los tengo todos.

Algete a 22 de Marzo 2020
Fernando el Africano


jueves, 20 de febrero de 2020

EXPLICANDO ÁFRICA A UNA NIÑA DE CUATRO AÑOS- ÚLTIMA PARTE








SEGUNDA PARTE DE CÓMO EXPLICAR ÁF
RICA A UN NIÑO DE 4 AÑOS, EN ESTE CASO A MI NIETA ROCIO.


 Esas tribus bantús eran perseguidas por  la caballería árabe, para capturarlos como esclavos, de esa forma  fueron empujados hacia el gran bosque, donde los caballos morían al ser atacados por una mosca que se llama tsé-tsé. Al no poder cabalgar por la espesura del bosque y al ver que se les morían los caballos, los árabes  dejaron de perseguir a las tribus bantús., por otra parte creían que lo que provocaba la muerte de los caballos era el yuyu o brujería africana.   

Como estas tribus eran pueblos nómadas, huyendo siempre, construían sus casas con nipa que son las hojas de una palmera, las ataban con lianas o cuerdas de bosque. Con semillas que transportaban plantaban huertas para alimentarse, básicamente yuca, malanga, maíz  y la caza que capturaban. Cuando el terreno ya no daba frutos, se trasladaban a otro  lugar, no muy lejano, siempre en dirección hacia el mar, así hasta que muchos de ellos llegaron a las playas. Entonces tuvieron que aprender a pescar peces de tamaño mayor del que había en los ríos o lagos,  para subsistir.

Estos pueblos no tienen grandes edificios pero tienen una artesanía buena, ya que tenían que fabricar ollas, platos, lanzas, flechas y para eso descubrieron que los metales iban muy bien, el hierro, el cobre, el bronce y otros.

La parte de debajo de África, la llamaremos Sudáfrica. Se dice que excavando la tierra se ha descubierto que los primeros hombres que hubo venían de allí, además son tierras muy ricas en oro, brillantes, y otros minerales muy apreciados.

África es un continente rico en minerales, por eso hay y ha habido siempre muchas guerras, la ambición es muy mala. Además como hace mucho calor los mosquitos que transmiten las enfermedades abundan y hay muchos niños y mayores enfermos a los que hay que ayudar.

Mi abuelo vivió desde los nueve años en un país muy bonito que se llama Guinea Ecuatorial. Una de sus islas se llama Bioko, tiene una montaña de 3.012 metros de altura que se puede  subir andando, desde allí se ve el cercano monte Camerún ya en el Continente, este ya tiene 4.000 metros de altura. . La tradición cuenta que son hermanos y como son volcanes, cuando sale humo de uno sale también humo del otro, lo malo es cuando  le sacude un pequeño terremoto, a uno, parece que lo surge igualmente el otro. , entonces dicen que están enfadados.

Las playas de la isla, son tranquilas, en las mismas se pueden ver: tiburones, ballenas, mantas, grandes meros y toda clase de peces. Hay unas tortugas que llegan a sus playas y ponen como cincuenta o más huevos, que entierran con sus aletas para que no se los coman los pájaros, cuando nacen hacen una carrera para llegar al mar, antes de que sean devoradas por las gaviotas.   

Es muy bonito visitar África, pero hay que vacunarse y ponerse cremas para evitar los mosquitos, hay que llevar cuidado de no beber agua del grifo en muchos sitios, ya que no está purificada. Usar salacot, que es un sombrero construido en corcho y tela, para evitar la insolación, conviene  usar ropa clara y fresca, clara porque parece ser que los mosquitos atacan menos a los colores claros.


Algete   a  21 de enero de 2015  (renovado febrero 2020).

Texto de : Fernando el Africano

COMO DEFINIR ÁFRICA A UN NIÑO DE 4 AÑOS- PRIMERA PARTE



FORMA DE EXPLICAR COMO ES ÁFRICA A UN NIÑO , EN ESE CASO A MI NIETA ROCIO, CUANDO TENDRÍA  CUATRO AÑOS +-

    PRIMERA PARTE 

Mi nieta Rocío me ha pedido que le cuente algo de África, donde viví veintidós años, así que voy a intentar explicárselo de la mejor forma posible para que lo comprenda.

África es una tierra muy grande donde viven personas muy diferentes, así que intentaremos resumir los distintos pueblos africanos.

Están los árabes que aunque su nombre indica que son los nacidos en Arabia, también se incluyen casi todos los habitantes que ocupan el norte de África, entre ellos Egipto. Este país tiene un río muy largo que se llama Nilo, que como si fuera una carretera por él van los barcos llevando los productos que compran y venden. Cuando vas por el río al llegar a un lugar cerca de sus orillas,  se pueden ver unos edificios muy grandes, muy altos, que parecen como escaleras para subir, que les llaman pirámides, por dentro tienen como una casa, en cuyas paredes escribían su historia, pero no con letras como nosotros, sino con una especie de dibujos, que ellos habían aprendido a leer, les denominan jeroglíficos. Así que ahora después de muchos, muchos años, podemos saber su historia leyendo en esas paredes, a veces esa forma de escribir lo hacían en los llamados papiros, que eran como  un libro, fabricado con hojas de una planta acuática que una vez seca se podía pintar en ella.

En esa parte del norte de África hay muchos desiertos que son lugares llenos de arena y sin árboles, salvo que a veces debajo de la tierra hay un manantial de agua que al salir forma un lago que llaman oasis, se ve desde lejos por las palmeras que son unos árboles muy bonitos, en cuanto lo ven los camellos salen corriendo para beber. Los camellos son los caballos del desierto, que tienen la ventaja que pueden estar muchos días sin beber  pero cuando beben, se beben un montón de cubos de agua.

Las tribus que van por el desierto llevan como unas tiendas de campaña, que cuando llega la noche las montan  para resguardarse del frío, ya que durante el día hace mucho calor pero por la noche bastante frío.

El Centro de África está habitado por personas de una piel oscura por eso se les llama negros, en esa zona es donde llueve mucho y todo el año hace calor, como hace calor y llueve mucho, las plantas se hacen muy grandes, por lo que hay bosques que andar por ellos es difícil, aparte de que es peligroso, pues al haber tantas plantas y frutos hay muchos animales, que pueden resultar peligrosos, como gorilas y serpientes. La humedad y la vegetación hacen posible que las moscas, mosquitos y otros insectos estén como en un hotel para ellos, así que hay que protegerse contra los mosquitos.

Hay otra parte del centro de África que se conoce como la sábana, con muchas praderas verdes pero con menos árboles. Aquí hay todo tipo de animales, cebras, elefantes, leones, jirafas, a veces hay manadas de animales que cubren el horizonte de tantos que son.


Los negros que habitan África son de muchas tribus, entre ellos están los  bantús, que no han utilizado la escritura hasta hace unos pocos cientos de años, en su lugar y para conocer su historia utilizaban a los llamados nvet , griots , o lo que llamaríamos trovadores, que iban por los poblados contando la historia de cada tribu y sus héroes.




martes, 11 de febrero de 2020

MI SUEÑO SE PUEDE CONVERTIR EN REALIDAD






MI SUEÑO SE PUEDE CONVERTIR EN REALIDAD

Ahora que el cambio climático puede hacer subir el nivel de los mares en cerca de un metro, muchos países del Pacífico y un número importante  en que sus costas son lugares escogidos para las vacaciones, desaparecerán o tendrán que invertir miles de millones para adecuar las viviendas cercanas a sus costas. Por ejemplo ayer vi las costosas instalaciones que ha efectuado Italia en la ciudad de Venecia para evitar nuevas inundaciones, que no solo destruyen sus playas, lo hacen así mismo en monumentos y esculturas patrimonio de la humanidad.
Mi idea faraónica es construir un canal que cogiendo  agua del Mediterráneo entre por Libia, atraviese Chad, baje bordeando Nigeria y Camerún, entre en la República d África Central y muera en la República del Congo.
Eso costará miles de millones y una ingeniería complicada, pero es que hoy en día ya los países desarrollados están destinando muchos millones a la ayuda a esos países a fondo perdido.
De esa forma, se evitaría las muertes en las travesías de las pateras, el problema de encontrar trabajo en el mundo desarrollado a todos estos emigrantes, pero muchos más logros:
Cambio climático, al introducir tanta masa de agua, se produciría la evaporación, lo que originaría lluvias, cambiando el clima de esa zona, si el agua de la lluvia no fuera suficientemente potable, Israel produce unas potabilizadoras fantásticas. Facilitándoles semillas y unos consejos de lo que se podría cultivar en la zona, no pasarían hambre y no precisarían sucumbir en pateras. Se daría mano de obra a cientos de miles de trabajadores.
La obra se podría adecuar a los ingresos por ayudas. El comercio de esas naciones con Occidente, les facilitaría nuevos mercados, que ahora tienen limitados al cruzar muchos países antes de llegar al consumidor.
De no acometerse esa obra faraónica, los países que tienen costas, tendrían que gastar miles de millones en retranquear sus costas, con millones de hogares destruidos.  Poder es querer.
Fernando García  Fernando el  Áfricano
Algete 11 de febrero 2020