miércoles, 28 de mayo de 2014

LAS MININGAS DE FERNANDO PÓO EN LA DÉCADA DE LOS 40/50






        LA PROSTITUCIÓN EN FERNANDO PÓO, 
                       DÉCADA DE LOS 40/50

A las mujeres que supuestamente ejercían esa profesión se les denominaba MININGAS, que en la lengua fang significa MUJER. Ello ya nos define que la forma de ejercerla era muy distinta a la que conocemos en el mundo occidental. Para aclarar más este punto me ha asesorado el profesor y amigo Eugenio Nkogo, profesor de la Universidad de León. :
En efecto el término Minenga, Mininga  en la fonética Ntumu, Okak, etc. Significa MUJER, y no tiene ninguna connotación con la prostitución, como lo confirmará cualquier fang y todos los diccionarios fang-lenguas europeas que se puedan manejar.
Por el contrario una prostituta sería “Ebina baboman” (Plural de Emina baboman), como figura en el diccionario fang catalán escrito por Lorenzo Bacale. Además de eso en el “ Vocabulaire Français-fang, de Cyriaque Simón-Pierre Akomo-Zoghe, un joven lingüista gabonés que emplea un Ntumu –Okak-Atsi de Mitzic, una prostituta se llama Mvegbe a Minenga, mientras que en el diccionario español-fang, Nkóbe fang á pañá, de Julián Bibang Oyée, la prostituta recibe dos nombres: 1º “Akpara” es un préstamo lingüístico bien conocido en el antiguo Fernando Póo o en Malabo , donde se oía igualmente el término Ntsua.

Habitualmente las que se dedicaban al oficio más antiguo del mundo, como dicen, estaban comprendidas entre la edad de 17 años a 28. Cuando llegaban a su plenitud como mujeres, cercanas a los treinta años, buscaban una pareja estable en su entorno tribal y diríamos que sentaban la cabeza.

Voy a exponer las relaciones vistas desde el  lado europeo, que aunque me considero más africano que europeo, voy a disfrazarme por un rato de blanco.

Daremos una de las diferencias notables entre occidente  y el África tropical. El peor insulto entre ellas, era decirse que: Tú no eres mujer, ya que no has tenido ningún hijo. Lo que significaba, que el quedarse embarazada y tener un hijo fuera del matrimonio era algo de lo que se sentían orgullosas, pese a la presión de las iglesias cristianas en aquella zona.

Otra diferencia notable era que una joven se iba con un hombre a la casa de este, y ni fijaba una retribución, ni tan siquiera después de estar toda la noche con él, le  pedía dinero. Ese gesto debía siempre iniciarlo él. Por otra parte no se conformaba con un rato de placer, deseaba  pasar toda la noche con el sujeto, lo que significaba que le apetecía su compañía y el trato.

Buscando razones para que una nativa fuera con un blanco, podríamos suponer que la principal era económica, aunque existían otras razones importantes para ellas, como que las casas de los europeos tenían cuartos de baño con ducha, las neveras tenían además de bebidas gozaban de productos para comida y aperitivos, en las casas se podía oír música en tocadiscos, y como normal general, las trataban con deferencia y tenían largas conversaciones que  encantaban a las dos partes.  Eso no es óbice para reconocer que algunos niveles de la sociedad  nativa, tenían mejores casas y muchos medios económicos que superaban a los europeos empleados de empresas establecidas en la isla. 

Si existía un blanco o nativo que las trataba mal, quedaba rechazado por esa sociedad, dado que se confesaban todos los detalles de sus relaciones, tanto es así que cuando uno entablaba una conversación con una nueva amistad, se encontraba que aquella antes de iniciar esa pequeña relación, ya se había enterado de casi todos los detalles de tu vida social que le interesaba, tales como donde vivías, tu familia, tus anteriores aventuras, y muchos más detalles. A veces he pensado que se hacían apuestas  a ver cuál es la que conquistaba antes a tal persona.

El preámbulo del acuerdo , se efectuaba casi siempre en un local de ocio o en un encuentro casual por la noche, dada la presión policial y política del Gobierno, que no toleraba las conversaciones en pleno día de un blanco y una negra, si consideraba que eran por razones sexuales, de tal forma que si uno se paraba a conversar con una nativa con cierta asiduidad, era posible que en breves días le llamara la policía gubernativa, para dar unas explicaciones de esos encuentros y recibir la advertencia de que le podían aplicar el llamado artículo V, (creo que es similar al de las Leyes de Indias*, ver la ley en que creo se basaba el Gobernador) que consistía en darle tiempo para hacer  la maleta y en el primer barco o avión saliera expulsado de la Colonia. 

Los lugares de ocio eran, el Anita Wuau, Riakamba y posteriormente Cuatro Ases. En realidad se trataba de locales  compuestos de un mostrador, unas mesas de cristal o madera y unas sillas metálicas o de madera, todo muy sencillo, mal iluminado  y una pequeña pista de baile. La ventaja que tenía es que la bebida era muy barata y uno podía mostrarse esplendido, invitando a sus conocidos y conocidas , si no recuerdo mal, un coñac ,un medio wisky, o una coca-cola (cuando llegó allí)costaba 5 pesetas.
En aquellos locales como ya no estábamos los blancos a la vista del escándalo  eclesiástico, podíamos charlar, bailar y bromear con las nativas y confraternizar con los nativos de cierto nivel económico que iba por aquellos locales, básicamente fernandinos y algunos bubis que vivían cerca.

Lo normal es que después de cenar o de haber ido al cine (que estrenaban cada día película) se pasara uno por aquellos locales a saludar y tomar unas copas con los amigos de todo color, y a la par ver si había nuevas chicas que habían llegado básicamente del Continente.

La verdad es que muy pocas bubis (la etnia de la Isla) acudían a esos locales, lo habitual aparte de algunas fernandinas, el resto eran de Camerún y de Guinea Continental. Las que gozaban de fama por su belleza eran las bengas y kombes, aunque conocí  varias de Santo Tomé  muy agraciadas.  El idioma básico era el español, en cambio con los hombres era el piching, la razón que encuentro para ello, es que las chicas como venían de Río Muni, no dominaban el piching, ya que en aquella región la mano de obra era fang la mayoría y en cambio en la isla era nigeriana, cuyas etnias dominaban el piching lo mismo que nosotros los fernandinos o kriós.**

Lo habitual es que invitabas  a una joven que te agradaba y si ella aceptaba (no siempre) después bailabas un rato y le insinuabas de ir a tu casa, si aceptaba , como tenías el coche en la puerta, os ibais para toda la noche. Algunas veces esos encuentros se producían al atardecer al pasar por delante de la casa de una mujer conocida (allá todos nos conocíamos) y te invitaba a entrar  y entonces los tiempos  del  encuentro eran más reducidos.

Si  la noche había sido agradable para las dos partes, se acordaba que ella viniera a tu casa al día siguiente y a la misma hora. Eso se podía prolongar hasta que una de las partes, encontraba pareja de mayor atracción. En ese período de contacto, nunca  me encontré con que se fijara o se diera un dinero como norma. En muchas ocasiones al cabo de una semana de iniciado, ella hablaba de un vestido que había visto o unos zapatos que le agradaban. Aquello era una insinuación de que precisaba dinero.  Eso con la llegada de funcionarios y militares de alto nivel,en la década de los 60, que desconocían esa forma de relación, hizo cambiar la tradición, y se inició la fijación de cotizaciones y tiempos, lo que quitaba cierto aire romántico al trato habitual.

Por cierto casi todas las blancas que tenían habilidades para coser y bordar, trabajaban la confección para las negras, que les agradaba cada semana llevar un vestido nuevo. Mi  tia Cloti, era una de las más cotizadas, lo mismo que mi actual madre política. En casa de mi tía Cloti conocía algunas  señoritas nuevas que llegaban a Santa Isabel.  


*El la ley R.D. 13 diciembre de 1858 de ADMINISTRACIÓN LOCAL, Estatuto Orgánico (Gaceta del 15) En su artículo 5º Dice : El Gobernador de Fernando Póo, Annobón, Corisco y sus dependencias, es el responsable de la tranquilidad de las islas cuyo gobierno se le confía; en este concepto, además de las atribuciones que se le designan en el presente Real  decreto y de las que se le determinen en las disposiciones  que en lo sucesivo puedan dictarse, queda desde luego investido de todas las atribuciones discrecionales que la naturaleza del país o la urgencia de un suceso imprevisto pueda hacer necesarias.

 **   Los fernandinos eran los descendientes de los funcionarios que llegaron a la colonia
 sobre 1837, formando parte del equipo del Tribunal para la Represión de la Esclavitud que establecieron los ingleses al fundar la ciudad de Clarence( Santa Isabel), así como esclavos liberto traídos de Cuba, casi todos ellos de religión anglicana o metodista, y con base de expresión en el conocido lenguaje mistificado del inglés, apodado piching.
Los kriós, a veces es lo mismo que los fernandinos pero se aplica más a los hijos de negros venidos de Camerún, Nigeria etc., que se han criado en la Isla, pero no han nacido en ella.  

Fernando García Gimeno
Barcelona a 27 de mayo 2014






1 comentario:

maria dijo...

Eso de que en los primeros días no se las pagara ...no sé, no sé. Pero , desde luego, ellas no se lo tomaban como una prostitución ni como algo malo si no como una necesidad para coseguir ropa o cosas que de otra manera no podían tener.