martes, 13 de octubre de 2020

EL MUNDO GIRA

 


EL MUNDO GIRA    

Cuando se forma una familia, se consolida habitualmente al tener hijos. Los primeros meses o los primeros años, sus lloros, sus quejas son misterios que no somos capaces de resolver, agotan nuestra paciencia intentando averiguar, la causa de sus lloros. La práctica, los consejos que recibimos de los veteranos, nos ayudan a solucionar el problema, a veces.

Cuando ya pueden ir al colegio y saben expresar la causa de sus dolores y sus deseos diarios, vienen los problemas de los estudios, de sus caprichos de alimentación y los alborotos de su vida cotidiana, luego su plan para ganarse la vida, bien en una carrera universitaria o formación profesional, todo ello son avatares que nos presenta la vida, que como una guerrilla tenemos que combatir.

Al final en la mayoría de casos, hemos llegado a la meta con éxito y podemos pensar en descansar. ¡¡ eso es un pensamiento filosófico ¡! La realidad en muchos casos es diferente: Hemos comprado una vivienda, no tenemos deudas, la pensión nos permite sobrevivir, pero el mantenimiento precisa inversiones.

En ese momento nos damos cuenta que hicimos mal en tener uno, o dos hijos, tendríamos que haber tenido diez de cada.

¿Porqué?: Lo habitual es que la edad te haga torpe, la informática ignorante y la experiencia cómodo.

Digo torpe, para los arreglos caseros, luces, pinturas, chapuzas en general que antes eras capaz.

Ignorante en informática, dado que, aun conociendo el tema, evoluciona a tal velocidad y se utiliza en todo elemento nuevo, que como no avances día a día, te quedas desfasado, desconectado diríamos dado el tema.

Comento lo de cómodo, siempre hay uno de tus hijos o la pareja de él o ella, que sabe más que tú, ahí tienes que sacar el tema por “casualidad”, como ejemplo: Un día de estos tengo que ver como se limpian los filtros del aire acondicionado, lo que pasa es que me da vértigo subir en la escalera o la silla. De esa forma lo coaccionas para que te lo hagan.

Resumiendo: Cuando son pequeños piensas a veces que hiciste mal en tener hijos, pero ahora te arrepientes de no haber tenido más. En la explicación hemos olvidado la posible ayuda económica que puedes necesitar por no llegarte la pensión. Un hijo es una inversión financiera segura.

 

Fernando García Gimeno – El Africano-

Barcelona a 12 de octubre de 2020

 

No hay comentarios: