lunes, 27 de febrero de 2012

AÑORANZAS Y NOTICIAS DE NUESTRA GUINEA-II


De Río Benito   enero 1922

Estos días pasados se ha visto muy honrada la playa con la visita de dos grandes hombres del interior, los jefes: Mitogo Nkogo y Mitogo Abesolo, que recibieron amablemente cuando los visité en su poblado.
Mitogo Nkogo, alto, fornido, de cuerpo hercúleo, es el jefe principal de aquellos contornos, teniendo su residencia en el pueblo de Ngom. Pertenece a la tribu Anvon como su homónimo Abesolo. Tendrá 52 o 54 años, y en todo ese tiempo, ésta es la primera vez que pisa la playa de Río Benito. Confiado en el conocimiento y amistad que establecimos como mi visita a su pueblo, ha aprovechado la ocasión para dilucidar sus cuestiones ante el Delegado del Gobierno en ésta, que tiene que hacer buena cara a todo lo que se presente con iguales pretensiones. Con motivo de su estancia en esta Misión le interrogué sobre si era la primera vez que veía el mar, y me contestó  que siendo muy joven, bajó con una caravana hasta la playa de Bata. Entonces dijo, que no había más que algún blanco que otro y eran franceses.

Hazañas de un tigre

Como exquisita muestra de amistad me regaló una hermosa piel de tigre de 2,65 metros de largura total.
Enterado de su historia, resultó ser de un valor nada despreciable. Su relato es el siguiente: Como jefe principal y pudiente, tiene sus animales caseros, como los demás del pueblo tienen también los suyos. Pero el tigre en cuestión (llamémoslo por fin leopardo) le olió a cosa buenas la carne de sus cabras, y una tras otra le fue quitando las treinta que poseía. No valía esperarle, ni estar alerta, pues él sabía realizar sus hazañas en tiempo y razón que nada malo le sucedía. Por fin, resueltos a dar con la bestia, determinaron que uno de sus hijos de Mitogo, llamado Milang, valiente hasta la temeridad se metiera en la jaula que tenían preparada, juntamente con la última cabra que les quedaba. Tras varias noches de espera, se presentó el leopardo, y al acometer a la presa, quedó fuera de combate atravesado por una lanza que disparó la trampa y por el certero fogonazo de escopeta que le propinó el valiente Milang.
Es un buen ejemplar de este famoso felino, que siembra el espanto por estos poblados indígenas cuyas cabras y gallinas sabe birlar tan a maravilla.

Caza de elefante

Hacía tiempo que el aguerrido Aurelio González se hallaba por esos bosques de Dios, sin saber nada de él, sino que se había internado en dirección sur en rutas paralelas a la playa. Ahora ya está de vuelta con un botín de 5 pares de colmillos y una laureada en la ingle que le impuso uno de los enormes proboscidios a que atacó en esta etapa. Internado por Bitika del Ndote, fue corriéndose siempre hacia el sur hasta llegar a Punta Yeke y de allí tiró hacia el Kongüe viniendo a salir por el río Etoki. Pasó por el Kongüe y el Manyani, subió a los famosos montes Mbombuanyoku y Mitra, este último el más alto de cuantos por aquí se divisan.
De las piezas cobradas hubo elefante de tan enormes proporciones, que los colmillos llegan a medir dos metros de altura, pesando en total 56 kilos. El que le acometió que era buena pieza, le tomó con la trompa entre las piernas y lo tiró de un empuje a cinco metros de distancia produciéndole una raspadura con el colmillo, caricia que resultó una herida de algún cuidado.

El Subgobernador de Bata

Estos días el subgobernador ha estado en lo que fue La Forestal ocupado según hemos oído, en el inventariado y desahucio de aquella propiedad.


Estado Numérico de los alumnos y alumnas que asisten a las escuelas de los Misioneros y Religiosas en el año 1921

    Misión                                                            Número de alumnos
 Santa Isabel (colegio)………………………          41.--
 Santa Isabel (escuela)………………………          76.--
 Banapá (oficios)……………………………          47.—
 Basilé   (colegio)…………………………...          69.—
 San Carlos (colegio)……………………….          32.—
 Batete              “       ……………………….         68.—
 Concepción     “       ……………………….         35.—
  Bata                “      ………………………..         35.—
  Benito             “     ………………………...         50.—
  San Juan         “     …………………………        20.—
  Elobey            “     ………………………….       15.—
  Corisco           “     ………………………….      16.—
  Annobón (escuela)………………………….      100.—

    RELIGIOSAS
   Basilé………………………………………          94.—
   Batete………………………………………         49.—
   Bata………………………………………..          30.—
   Elobey……………………………………..          27.—

MI COMENTARIO

Es curiosa la anécdota que cuenta Mitogo de que en su niñez o juventud estuvo en Bata y de blancos solo había franceses, que tenían un comercio y creo que un colegio. De lo que se deduce que en los primeros años del siglo XX, los españoles no habían aparecido por allí ni tampoco se atrevían. Su principal base de comercio y de su cultura en esa zona, era Corisco y Elobey. Así que en la parte Continental como máximo estuvimos 68 años.

Es curioso que en todos los escritos de ese tiempo, hablen de tigres, cuando en realidad eran leopardos. Los tigres son de Asia y además son de mayor volumen.

Colmillos de dos metros de altura, esos elefantes ya no existen, en cambio en esos años había muchos que destrozaban las plantaciones de malanga y yuka de los poblados. Recuerdo que en los años cincuenta cuando se desboscó para trazar el aeropuerto de Bata, había muchos cientos de trabajadores que precisaban alimentarlos. Según cuentan el comandante Ramón Tatay se comprometió a proporcionarles la carne necesaria, básicamente de elefante. Dicen que llegó a matar unos 500.

En la estadística de colegios, llama la curiosidad que el que tiene más alumnos es Annobón y por la cifra se supone que iban hasta los mayores, dada la densidad de población de esa isla. Uno que destaca es el internado femenino de Basilé. Ese colegio ubicado en la montaña con la ventaja de que la mosca Tsé-Tsé que produce la enfermedad del sueño o la anopheles que provoca la malaria, no soportan el frío nocturno de esa zona. Lo malo es el jen-jen tan abundante. Mi hermana que padecía anemia fue la primera europea que ingresó como interna en ese Colegio en los años 1944. Me enorgullezco de que en los años 60, cada jueves subía con mi moto a darles clases de baloncesto y jugar algún partido entre ellas, labor que realicé con todos los internados femeninos de monjas, muchos años y GRATUITAMENTE.

Fernando el Africano- Algete   27.02.2012